El enfrentamiento ante el Dudelange, con muy poco de intrascendente