More

    Opinión| ¿Qué pasa con Iñigo Vicente en el Athletic?

    Iñigo Vicente es el único futbolista que no ha disputado ningún minuto desde la llegada de Marcelino García Toral a excepción de Peru Nolaskoain, recien recuperado de una larga lesión y el tercer portero Iago Herrerín

    El técnico asturiano en la previa del choque ante el Celta, al ser preguntado por el habilidoso futbolista, decía lo siguiente: “Él sabe su situación, por delante hay muchos futbolistas. Él sabe que su participación en este equipo va a ser complicada porque hay mucha competencia en los puestos que él juega. Veo complicado que en una u otra posición le veamos jugar esta temporada”. Estas palabras han creado polémica en redes sociales entre seguidores rojiblancos. 

    Iñigo Vicente, es un jugador talentoso de 23 años, que se desenvuelve tanto en la izquierda del ataque como detrás del delantero. La pasada temporada estuvo cedido en el Mirandés de Andoni Iraola, en la división de plata, donde a pesar de no ser indiscutible para el técnico vasco, participó en 32 encuentros ligueros, metiendo tres goles y regalando ocho asistencias. En la temporada 18-19 jugó en el filial del Athletic, en segunda división B, anotando 10 goles y repartiendo 17 asistencias. En la 17-18 también en el Bilbao Athletic, anotó otros 10 goles y dio 13 asistencias. Números nada malos los del joven de Derio, que dejan patente el potencial del jugador.

    Esta temporada Iñigo Vicente ha jugado un total de 35 minutos en partido oficial, repartidos en dos encuentros, todos con Gaizka Garitano en el banquillo. Gaizka ya le tuvo a sus órdenes en el filial, donde era titular indiscutible. En el primer equipo, sin embargo, apenas contaba con él y sus dos apariciones fueron en finales de encuentros con resultado adverso, tanto en la cuarta jornada en la derrota frente a Osasuna y en la jornada siete en la derrota ante el Cádiz. 

    Debido al aplazamiento del partido correspondiente a la segunda jornada contra el Barcelona, el Athletic jugó dos amistosos contra el Sevilla, en uno de ellos, Iñigo sí que tuvo unos pocos minutos y nada más pisar el terreno de juego dio una magnífica asistencia a Asier Villalibre.

    Entonces, ¿Qué pasa con Iñigo Vicente?. Iñigo siempre ha tenido la etiqueta de ser un jugador anárquico. Un jugador que dentro del partido tiene su partido particular, donde cuando está acertado, es determinante, pero cuando no lo está, es un jugador que le cuesta ponerse el mono de trabajo. Etiqueta que Iñigo no ha tenido oportunidad de quitarse dado que sus apariciones en el primer equipo han sido muy escasas, a pesar de sus magníficos números en categorías inferiores del club. Cuesta entender la falta de oportunidades, cuando incluso jugadores como Ibai Gómez, jugador que parecía fuera de la dinámica del equipo y que incluso Marcelino le abrió la puerta de salida en el mercado invernal, está teniendo oportunidades en las últimas semanas. 

    En el fútbol actual, donde los futbolistas son atletas, donde los clásicos media-puntas finos están desapareciendo, donde se impone el físico a la calidad técnica y los partidos se deciden por pequeños detalles, en cualquier desajuste, un jugador como Iñigo parece que tiene difícil encaje. Sin embargo, el Athletic no está sobrado de este tipo de jugadores, desequilibrantes, que marcan diferencias y que en un toque de inspiración te ganan partidos. A Iñigo ahora le toca demostrar día tras día en los entrenamientos que sí tiene encaje en el fútbol actual, que sabe ponerse el mono de trabajo y que quiere triunfar en el Athletic. Y a Marcelino darle la oportunidad que tanto ansía el jugador y que merece. La afición tiene ganas de ver a ese jugador que ponía en pie la tribuna de Lezama. 

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    - Publicidad -

    + Noticias

    - Publicidad -
    P