More

    Espectáculo futbolístico con empate en la vuelta de Hazard al Bernabéu

    El Santiago Bernabéu presenció el encuentro entre el Real Madrid y el Celta de Vigo en la jornada 24 de la liga Santander, que acabó en empate tras un enorme partido por parte de los dos equipos.

    Todo estaba listo a las 21:00 horas de la noche en el estadio Santiago Bernabéu, con la visita del Celta de Vigo que venía de ganar al Sevilla FC en Balaídos, y con un Real Madrid con la moral recuperada de la eliminación de Copa del Rey tras una importante victoria en el Sadar contra el Osasuna. Todo se preveía como un partido asequible para que el Madrid sumara otros 3 puntos más en su casillero.

    Saltó la sorpresa en el feudo blanco con el tempranero gol de Smolov en el minuto 7 que debutó con gol en su primer partido con la camiseta del Celta. Un pase descomunal de Iago Aspas que fue precedido de un control y una definición maravillosa del ruso adelantó a los vigueses en el marcador. El Celta tuvo el 0-2 en los últimos minutos de la primera parte en un testarazo de Aidoo que repelió Courtois con una palomita explendida. La primera parte se resumió en una alta presión del equipo blanco que llegaba de manera constante al área rival, pero que no creaba ocasiones claras; por su parte, el Celta llegaba poco, pero cada vez que lo hacía creaba peligro con un Rafinha que sobresalió por encima de todos, siendo uno de los destacados del partido.

    En los segundos 45 minutos, partido brillante de los dos equipos, con un juego más que vistoso y con excelsos detalles técnicos. El empate de los blancos llegó en el minuto 52, tras una asistencia de Marcelo llegando a línea de fondo, la cual definió Kroos con maestría equilibrando la balanza en el electrónico. Poco después, pasaba el minuto 65, y en la enésima internada de Hazard entre los defensas, forzó un penalti provocado por el guardameta Rubén Blanco. El capitán Sergio Ramos transformó el penalti, anotando su cuarto gol en liga, y el Madrid remontó el partido de manera momentánea. Pero los cambios surgieron efecto en el conjunto de Óscar García. Dos de ellos, intervinieron en el definitivo gol del empate: asistencia de Denis Suárez fantástica que dejó solo a Santi Mina, que definió a la perfección para igualar el partido en el minuto 85. En los minutos finales, el Real Madrid arengó hacia el área del conjunto vigués, sin encontrar fortuna.

    Sabor agridulce en la vuelta de la estrella blanca, Eden Hazard, que regresó con muchas ganas de demostrar su valía, siendo de los jugadores más activos en el partido, y realizando un gran encuentro, después de estar fuera de los terrenos de juego más de 2 meses, pero que no se pudo transformar en 3 puntos.

    Empate amargo del conjunto de Zidane, que sigue líder pero con un solo punto de ventaja respecto al Barcelona, su inmediato perseguidor. El Celta sale reforzado tras sacar 4 puntos contra dos equipos que están en puestos Champions, además de mostrar que le sobra calidad en la zona atacante.

    Este empate del Real Madrid, llega a falta de 10 días para el crucial enfrentamiento contra el Manchester City en octavos de final de la Champions League, y teniendo que visitar en una semana el Ciutat de Valencia, el feudo del Levante, un partido que siempre es complicado para cualquier equipo. ¿Podrá afrontar el equipo de Zidane los retos que les esperan en los siguientes días?

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    - Publicidad -

    + Noticias

    - Publicidad -
    P