More

    San Mamés, golpe de realidad para el Mallorca

    El Mallorca se veía hace escasos días entre los grandes. Con tres jornadas disputadas, los bermellones se estaban codeando con Real Madrid, Barca y Atlético de Madrid, entre otros, en los primeros puestos de la clasificación. Por ello, la afición mallorquinista estaba con muchas ganas de jugar en San Mamés, estadio con no muy buen historial por parte del Mallorca.

    El conjunto bermellón compitió, dando continuidad a las buenas sensaciones que había dejado en los tres partidos anteriores, pero varios errores condenaron al equipo de Luis García Plaza.

    Primero, una falta lateral lanzada por Iker Muniain encontraba la cabeza de Vivian, que remataba a placer a la altura del punto de penalti. El Athletic hacía el primer gol a raíz de una falta evitable y la falta de contundencia en la defensa del balón parado.

    Tan solo seis minutos después, Martin Valjent, alguien que no suele cometer errores, recibía un balón de Manolo Reina sin conseguir controlarlo bien. Muniain, muy pendiente del fallo, se la robaba y encontraba a Iñaki Williams al borde del área pequeña. Este no perdonaría. El Athletic, después de no anotar en 67 minutos, se ponía 2-0 arriba.

    Valjent sería sustituido más tarde por unas molestias, como dijo Luis García Plaza en la rueda de prensa posterior. Igualmente, Sedlar, que venía sustituyendo a Raíllo y Franco Russo, también acabaría el partido de la misma manera. No le quedaban más cambios al Mallorca, por lo que finalizaron como centrales Pablo Maffeo y Rodrigo Battaglia.

    Los fallos y las lesiones contribuyeron a una mala noche mallorquinista, una noche en la que vivieron de primera mano lo que es la máxima categoría del fútbol español. Dos fallos, dos goles. Así, San Mamés se le resiste a un Mallorca que no gana allí desde hace 11 años y cuya racha continuará, al menos, otro año más.  

    - publicidad -
    - Publicidad -
    - Publicidad -

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    P