More

    Vinícius: “No importa lo que cobre, sino estar en el mejor club del mundo”

    Vinícius Júnior, es junto a Karim Benzema, el jugador del momento en el Real Madrid. Su desempeño en la temporada ha sido, por decir lo menos, espectacular. El equipo marcha en segundo lugar, con un partido menos, y con el mejor registro goleador habiendo transcurrido prácticamente un tercio de temporada. Los responsables son estos dos delanteros, que con nueve y siete goles, respectivamente, han facturado el 62% de las dianas. Muestra de su rendimiento, es que ambos ocupan los dos primeros lugares del ‘Pichichi’ de la campaña.

    El brasileño tiene un largo contrato por delante que expira en 2025. El Real Madrid apostó por él, le trajo desde el Flamengo a cambio de 45 millones de euros y le ofreció un contrato por siete temporadas, consciente del diamante que estaban adquiriendo. Sin embargo, el panorama futbolístico, hambriento también de ídolos, ha comenzado a hablar del tema de la extensión de contrato. Tal vez, casos como el de Mbappé, Pogba, Alaba, Rüdiger, Messi, Ramos y tantos otros, esté en la retina de unos cuantos. Llegar al último año de contrato, sin un futuro definido, ha generado no poco centimetraje en estos casos.

    Para tranquilidad de la afición madridista, Vinícius ofreció declaraciones en TNT Brasil, donde la contundencia fue la pauta adoptada.  “No me han dicho nada, pero estoy muy tranquilo porque queda mucho tiempo aún. Claro que quiero renovar, claro que quiero quedarme aquí por mucho tiempo, pero estoy muy tranquilo con eso, todo en el momento correcto. El contrato que tengo, aún es el de cuando tenía 16 años. No importa cuándo voy a renovar, cuánto voy a cobrar o cuánto cobro. Lo que importa es la satisfacción de estar en el mejor equipo del mundo”.

    Unas declaraciones que tranquilizan el revuelo causado por su representante, Federico Peña. En Globo Esporte, el agente manifestó: “Lo normal, en un jugador que firma por cinco o seis años es que, cuando queden dos años, se empiecen las conversaciones para renovar. ¿Qué pasará? No lo sé. Todo depende de la entidad del club, del tamaño, y está el tema de que el deportista quiere mejorar”.

    Peña habló también de pretensiones económicas: “Realmente no sabemos cuáles son los salarios de los otros jugadores. Digamos que está en el tercio inferior. Con Vinícius, hay una perspectiva diferente. Fue reclutado a los 16 años, es el único jugador contratado por el Real Madrid sin haber disputado ningún partido profesional. Tal vez sea mejor para él que tenga este contrato, que no esté entre los más altos en este momento y que, cuando se extienda, tal vez pase al primer tercio”.

    La línea que marcó Vinícius, con sus propias, palabras distan un poco de lo expresado por su representante. Obviamente el agente hace su papel, pero al final, lo que contará será la decisión del jugador. Sorprende en sí la trascendencia del tema a estas alturas, cuando pocos apostaban por el jugador y le hicieron blanco de burlas y memes, francamente subidos de tono.

    En nuestro caso, siempre hemos mantenido que más allá de su velocidad y su regate, Vinícius cuenta con una cualidad que, a cualquier persona, le garantiza éxitos sin importar el ámbito de la vida en que se desempeñe. El brasileño es de esos que no se rinde jamás. Si falla un regate, vuelve a pedir la pelota. Al fallar de cara a la portería contraria, lo vuelve a intentar. Si tiene que darle diez palos a una pared para derribarla, le dará once o más. Una actitud de ese tipo, acompañada por supuesto de la salud, conducirá a cualquiera a grandes cosas. El talento es importante, pero si no se acompaña con ganas y esfuerzo, se diluirá en el tiempo.

    Por otro lado, cabe mencionar si alguno de sus críticos se puso a pensar, en alguna oportunidad, lo que significó para el chico el cambio de Brasil a Europa. No es un tema de idioma. Son costumbres, idiosincrasia, formas de entender la vida, que cambian de la noche a la mañana. Con dieciocho años, enfrentar todo eso, en un club que muchos catalogan como el mejor del mundo, no es poca cosa. Casos de jugadores venidos de Brasil que han triunfado al saltar el charco, los hay sin duda alguna, pero son más los que no han logrado asentarse, o mantener una carrera a largo plazo.

    Ahora, no serán pocos los que se suban al barco ‘Vinícius’, pero ojalá, su caso sirva de ejemplo para otros que vengan en el futuro y para los no pocos detractores que ha coleccionado. Es evidente que aún falta mucho tiempo para conocer cómo se desarrollará su carrera y hasta dónde llegará. Pero, como quiera que sea, por lo pronto, el brasileño sigue callando bocas y de qué manera. El tiempo y Vinícius tendrán la última palabra, no los ‘opinadores’ de oficio.

    - publicidad -
    - Publicidad -
    - Publicidad -

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here

    P