More

    Crónica| Sheriff 0-3 Madrid: Papeleta resuelta y clasificados a octavos

    Partido disputado en la noche del miércoles 24 de noviembre de 2021, a las 21:00h, en el Sheriff Stadion, correspondiente a la quinta jornada de la Fase de Grupos en la Champions League, entre el Sheriff Tiraspol y el Real Madrid. El encuentro fue dirigido por el árbitro polaco, Szymon Marciniak, con el apoyo en el VAR del colegiado de la misma nacionalidad, Tomasz Kwiatkowski.

    Alineaciones:

    El Sheriff, bajo el mando del técnico ucraniano Yuriy Vernydub, armó una convocatoria de 21 jugadores. El once inicial quedó integrado por Athanasiadis, Costanza, Arboleda, Dulanto, Cristiano, Thill, Addo, Adama Traoré, Kolovos, Bruno y Castañeda.

    Con la dirección del entrenador italiano, Carlo Ancelotti, el Madrid llevó a 23 convocados para el partido. Se quedaron fuera, por lesión, Fede Valverde, Ceballos y Bale; además de Hazard, convaleciente de gastroenteritis. La decisión de Carletto fue salir de inicio con Courtois, Carvajal, Militão, Alaba, Mendy, Casemiro, Kroos, Modrić, Rodrygo, Benzema y Vinícius.

    En el partido anterior, hace dos meses, el Real Madrid salió derrotado en su casa con marcador de uno a dos. Si bien es cierto, los merengues lo intentaron de todas las formas posibles, con más de treinta remates al arco, no pudieron conseguir el triunfo y recibieron una de las derrotas más sorpresivas de la historia del torneo. A primera hora, el triunfo del Inter contra el Shakhtar dejó a los merengues en el segundo lugar del grupo. En consecuencia, el triunfo era prácticamente mandatorio para ellos, pues no solo les permitiría la clasificación a octavos, sino que evitaría una última fecha traumática, por decir lo menos.

    El partido:

    Los primeros minutos mostraron a un Real Madrid un poco impreciso en defensa. La siguiente jugada corrió a cargo de los blancos, pero la recuperación del balón por los moldavos lanzó un contragolpe trepidante desnudando de una vez su estrategia: presión alta, fuertes en defensa y contragolpes rapidísimos. Los merengues buscaban la calma y el control del balón. Un planteamiento lejos de lo señalado por Courtois en la previa: “Tenemos que enseñarles desde el inicio que vamos a ganar”.

    La primera oportunidad real para el Madrid llegó al minuto 7’, tras una recuperación de Modrić y habilitación en largo para Rodrygo, pero la defensa resolvió, no sin apuros. Dos minutos después un remate de Kroos desde fuera del área provocó el rechazo del portero y el gol de Benzema, anulado por fuera de juego.

    Los avances del Sheriff llevaban fuerza y peligro, aunque la presencia de Carvajal y Mendy, que no estuvieron en la encuentro de la primera vuelta, daba cierta seguridad en la zaga. Sorprendentemente, para lo que había sido el juego merengue en los últimos partidos, el ataque se recargaba por la derecha. Esa misma banda, en el 16’, trajo una nueva acción de peligro, pero el remate de Rodrygo fue controlado por Athanasiadis. Cinco minutos más tarde, el brasileño se internó de nuevo en el área chica, pero se engolosinó y no pudo concretar. El Madrid ya mostraba otra cara, habiendo superado el desconcierto inicial.

    La ubicación de Modrić, recargado a la derecha, y el hecho de que estaba más enfocado que Kroos al ataque era la causa de un mayor protagonismo en ese lado del campo. Tanto era así que, en el 26’, el croata se lanzó a la izquierda y Vinícius por fin entró en acción combinándose con Benzema. El transcurrir de la jugada desencadenó en una falta al borde del área, ideal para un zurdo, que Alaba no desperdició para inaugurar el marcador. Si Ancelotti necesitaba una prueba de cuál era la banda que podía darle beneficios, ya la tenía frente a sus ojos.

    En el 40’, de nuevo la banda izquierda. Vinícius, Mendy, pase al medio y el remate de Carvajal salió fuera por muy poco. Un Kroos más metido en el ataque era el responsable y ya no era solamente Modrić el generador de juego. El 43’ trajo una nueva falta cerca del área, esta vez sobre el alemán. Benzema se encargó del cobro por ser un perfil más favorable a un derecho, pero no generó peligro. Sin embargo, dos minutos más tarde, se combinaron veteranos y noveles. Comenzó Modrić, pase a Rodrygo, habilitación a Vinícius, pase de vuelta a Rodrygo quien le sirvió el balón a Kroos, que mandó un remate fortísimo al arco desde la frontera del área grande. La celebración llegó con retraso porque hubo que esperar a que se activara el reloj del árbitro principal que dictaminó que el balón sí había traspasado la línea de gol.

    Un primer tiempo que trajo, para el Madrid, los goles que faltaron en la primera vuelta. Importante fue la solvencia defensiva, después de las imprecisiones de los primeros minutos, para contrarrestar los contragolpes moldavos. Eso fue lo que pudo mantener la portería a cero hasta que llegaron los goles. A pesar del marcador, no estaba siendo fácil la labor para el Madrid y se auguraba una segunda parte apasionante.

    Los segundos cuarenta y cinco comenzaron con la misma tónica. Los avances del Sheriff requerían de mucha concentración y fuerza defensiva que los cuatro del fondo se encargaban de aportar con mucha solvencia. El Madrid no se echó atrás y también aportaba lo suyo, con una mayor participación entre ambas bandas.

    En el 55’, un ataque por banda izquierda, donde Ferland Mendy se encargó de asistir a Benzema, trajo el tercer gol del encuentro. Gol 15 del francés en la temporada, quinto en la competición y en el minuto 55’. Un dato para el francés, por si estaba en búsqueda de un número para la lotería, el cinco podría traerle suerte.

    El técnico ucraniano, Yuriy Vernydub, respondió con tres cambios en el 59’. Salieron Kolovos, Bruno y Castañeda; e ingresaron Nikolov, Julien y Yansane. Ancelotti comenzó  reservar sus piezas, un minuto después, y salió Mendy para que entrara Marcelo. Las alarmas se dispararon en el 62’ y el autor del primer gol, David Alaba, pidió el cambio y entró Nacho. En la misma acción, Carletto sacó a Carvajal e ingresó a Lucas Vázquez. La línea defensiva que arrancó el cotejo solo tenía un sobreviviente: Militão.

    En el 67’, Courtois dijo presente sacando un remate con peligro de Traoré. La siguiente jugada de Thill pegó en el palo. Actividad normal considerando los cambios de la inédita línea defensiva merengue que necesitaba minutos de adaptación. Diez minutos más tarde, Traoré cayó al piso llevándose la mano al pecho, pero no perdió el conocimiento. A pesar de que quiso quedarse, fue sustituido preventivamente por Cojocaru. Desde aquí le deseamos lo mejor y que no pase de un susto.

    Al 84’, entraron Antonio Blanco y Asensio, en lugar de Casemiro y Rodrygo. Fiel a su costumbre como revulsivo, el mallorquín tuvo sus chances en el 86’ y el 88’, pero Athanasiadis se lo impidió. Nada más ocurrió y el Real Madrid se convirtió en el primer equipo español clasificado a octavos. Todos los goles que se le negaron en el encuentro de la primera vuelta, aparecieron en Tiraspol. Falta por ver las consecuencias de la lesión de Alaba. El camino de espinas del calendario hasta fin de año, se aclara en la Champions.

    - publicidad -
    - Publicidad -
    - Publicidad -

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    P