More

    El acceso a Europa del Madrid Femenino se definirá en la última jornada

    El Real Madrid Femenino arribó a la Jornada 29 de la Primera Iberdrola, para disputar una nueva ‘final’. En esta ocasión, viajó al Municipal Antonio Puchades para enfrentarse con el Valencia. Al igual que en las fechas anteriores, la única opción válida, para mantener intactas sus posibilidades de clasificar a Europa, eran las tres unidades. Para sus rivales, conseguir un punto en el encuentro les garantizaría la permanencia.

    Los dos partidos anteriores habían sido muy difíciles. Ambos derbis, primero contra el Rayo, y luego enfrentando al Madrid CFF, se resolvieron por la mínima cuando el partido ya expiraba. Por si la coincidencia fuese poca, los dos contaron con una misma heroína. La recién elegida por la afición como la mejor jugadora de abril, Olga Carmona, se encargó de convertir la anotación. Si los tres puntos eran el objetivo, de seguro que el otro pasaba por no sufrir tanto y poder resolver el partido lo más pronto posible.

    En la tabla, el conjunto merengue ostentaba el cuarto puesto, en igualdad de puntos con el Atleti que ocupaba el ansiado tercer lugar. A muy corta distancia, en la quinta posición, el Granadilla Tenerife acechaba a tres unidades. Cuatro triunfos, por una derrota, era su récord en los últimos cinco cotejos. Su rival, el Valencia, se situaba en la decimotercera casilla, con una victoria en sus últimas cinco apariciones, que incluían dos igualdades y dos tropiezos.

    Alberto Toril, técnico del Real Madrid, armó una convocatoria con 18 jugadoras, con las ausencias de Marta Cardona, Ivana, Claudia y Svava. En esta oportunidad, incluyó a la canterana Clara Villanueva, por primera vez en la lista. A partir de ahí, su once inicial quedó conformado por: Misa, Lucía, Peter, Rocío, Olga, Teresa, Zornoza, Oroz, Asllani, Esther y Athenea. En la otra orilla, el Valencia, dirigido por Andrea Esteban, presentó una lista de 23 jugadoras, de donde sacó una alineación con: Enith, Pujadas, Carro, Jiménez, Bibi, Beltrán, Candela Andújar, Torroda, Salmi, Esther Martín y Asun.

    El Real Madrid comenzó haciéndose con el control del balón y del juego desde el primer momento. Sin embargo, los primeros quince minutos transcurrieron sin mayores ocasiones de gol. Al 17’, lo intentaba Teresa, pero su disparo se iba afuera por poco. Al 21’, la heroína de los dos últimos partidos, Olga Carmona, estrellaba el balón en el larguero.

    Zornoza vio la amarilla, en el 24’, durante el primer ataque con peligro del Valencia. El cobro de la falta no trajo consecuencias, producto del fuera de juego pitado. En la continuación se hizo una pausa para la hidratación de las jugadoras. Tras la reanudación, el Valencia adelantó un poco más sus líneas. Asllani era derribada al filo de la media hora y las merengues pedían una tarjeta que no llegó. La ejecución de Zornoza no generó peligro.

    Al 38’, una falta cerca del vértice del área, a favor del Madrid, no prosperó, pero sí generó un contragolpe conducido por Asun, que no llegó a más porque el balón se le quedó atrás. Candela Andújar lo intentó, en el 39’, pero Misa lo controló con seguridad. Bea Beltrán lanzó un centro, controlado también por la portera canaria y el Valencia vivía sus mejores momentos en el partido. En el 44’, Esther estrelló el balón al larguero, siendo la segunda vez que las merengues lo hacían en el partido. La última jugada del primer tiempo, mostró a Enith evitando el tanto de la andaluza en un mano a mano.

    Dominio del Madrid hasta la pausa de hidratación. El Valencia salió del bloque bajo en la reanudación y pudo generar algunas acciones de peligro. Sin embargo, al final de la primera mitad  las merengues retomaron el control y tuvieron sus oportunidades en los botines de Esther. No cabe duda de que la necesidad de los tres puntos era una presión adicional que afectaba, en cierto modo, las acciones de juego. La charla al descanso se tornaba más importante que de costumbre, sobre todo, por el resultado positivo que estaba obteniendo el Atleti, y el empate del Tenerife.

    El segundo tiempo comenzó con el centro de Olga Carmona, que era controlado por Enith. El Valencia no se amilanó y volvía a intentar armar sus jugadas de ataque. La portera valencianista se vestía de heroína, de nuevo, al 52’, cuando la sevillana colgaba un nuevo centro, que en esta oportunidad sí lograba rematar Esther. Parecía que una de las acciones tomadas por Toril era que Olga se proyectara un poco más en ataque, para aprovechar su velocidad y desborde. Es cierto que la ausencia de Svava la lastraba un poco en ese rol, pero su influencia en área contraria era demasiada como para desaprovecharla.

    Al 56’, el Madrid conseguía un saque de esquina. Zornoza se encargó del cobro, pero no encontró rematadora. Andrea Esteban realizó un cambio, al 66’, dando entrada a Linda Bakker en lugar de Salmi. Por su parte, Toril ingresó a Nahikari, en lugar de Oroz. Al 70’, Enith volvía a salvar al Valencia, tras un disparo de la donostiarra.

    En el 72’, con el Madrid apretando, llegó la pausa de hidratación y con ella, la angustia provocada por el reloj se incrementaba. La reanudación no varió el ímpetu merengue para tratar de desequilibrar el marcador. Esther lo intentaba, pero la capitana Marta Carro se lo impedía. Al 79’, salieron Asun y Bibi, para que ingresaran Ellen Jansen y Ainhoa. Cinco minutos después, Toril le dio entrada a Caroline Møller en lugar de Athenea del Castillo.

    Olga lo intentaba, al 87’, pero de nuevo Enith controlaba. Luego, Esther remataba afuera en la siguiente jugada. El Valencia jugaba con el reloj haciendo un par de cambios. Salieron Marta Carro y Candela Andújar, para que ingresaran Oriana Altuve y Noelia Villegas.

    La principal concedió seis minutos de añadido. Al Madrid lo que le quedaba era la heroica de los dos últimos encuentros. Nahikari lo intentaba en el último minuto, pero sin éxito. El Valencia se defendía con uñas y dientes y, esta vez, no llegó el gol salvador para las merengues. Las locales, con el empate, garantizaban su permanencia en la Primera Iberdrola.

    El acceso a Europa se jugará a un solo partido. En el Di Stéfano, recibirán al Villarreal sin otra opción que ganar y esperar a que el Atleti pierda su partido contra el Barcelona. La profesionalidad culé y que quieran cerrar invictas su transitar en la Primera Iberdrola, será parte de la esperanza merengue. Pero, para ello, deben ganar obligatoriamente su último partido. Afortunadamente para el Madrid, el Tenerife no pasó del empate y se queda afuera de la carrera. Una última jornada a todo o nada ¡vaya cierre de temporada!

    - publicidad -
    - Publicidad -
    - Publicidad -
    P