More

    Crónica| Madrid 2-0 Juventus: El Rose Bowl se rinde al Madrid

    Partido correspondiente al tercer y último encuentro del Real Madrid en el Soccer Champions Tour. Se disputó contra la Juventus FC, el sábado 30 de julio de 2022, a las 19:00h, hora local, en el Rose Bowl Stadium de Los Ángeles. Para la península ibérica, serían las 04:00h, del domingo 31.

    Alineaciones:

    Con la dirección del entrenador italiano, Carlo Ancelotti, el Madrid se llevó a 28 jugadores convocados para la gira americana. Todos ellos estuvieron disponibles, tras la recuperación de Carvajal. El de Leganés había causado baja en los dos primeros encuentros, como consecuencia de un ligero esguince de tobillo. Finalmente, la decisión de Carletto fue salir de inicio con Courtois, Carvajal, Militão, Alaba, Mendy, Modrić, Casemiro, Kroos, Valverde, Benzema y Vinícius.

    La Juventus, bajo el mando del técnico italiano, Massimiliano Allegri, armó una convocatoria de 23 jugadores. El once inicial quedó integrado por Perin, Danilo, Bonucci, Bremer, Alex Sandro, Zakaria, Locatelli, Fagioli, Di María, Vlahović y Kean.

    Ambos conjuntos se habían enfrentado, de manera oficial, en veintiuna oportunidades. El Real Madrid  dominaba la estadística, con once victorias, dos empates y ocho derrotas. La última vez que se vieron, ocurrió en los cuartos de final de la Champions, en 2018. Los merengues ganaron en Italia, por cero a tres, y perdieron en casa, con marcador de uno a tres. Con dichos resultados, el conjunto blanco accedió a las semifinales del torneo y, a la postre, se haría con la Decimotercera copa de su palmarés. El año anterior también se habían visto, en la final disputada en Cardiff que significó la Decimosegunda para el Madrid, al derrotarles uno a cuatro.

    El partido:

    Tras arrancar con una derrota, por la mínima, en el Clásico, y un empate contra el Club América, el Madrid se presentó en el Rose Bowl Stadium de Los Ángeles. En los días previos, Ancelotti había advertido que el once inicial iba a ser el mismo que utilizará en la disputa de la Supercopa de Europa, el próximo mes de agosto. Además, al finalizar el encuentro frente al conjunto mexicano, señaló rotundamente: “La Supercopa es de los del año pasado, hay que tener en cuenta a los que han ganado la Champions”. Pues esa meritocracia se hizo presente en Pasadena y la alineación de arranque fue la misma que le dio al Madrid la Decimocuarta.

    Vistiendo la segunda equipación, de color lila, Modrić dio inicio al encuentro con una jugada preparada que culminó en gol de Benzema. Sin embargo, la acción fue anulada por fuera de juego. Al 4’, Valverde era derribado por Locatelli y el árbitro no quiso mostrarle la merecida amarilla.

    Los merengues, con la presión alta, le ponían muy complicada la salida a los italianos. De hecho, entre los minutos 6’ y 7’, disfrutaron de tres robos de balón que no lograron cristalizar. Hubo que esperar al 10’, para ver una primera incursión peligrosa de la Juventus, pero fue resuelta por la defensa madridista.

    En el 11’, la Vecchia Signora contó con una falta a favor cerca del área grande, producto de un derribo de Casemiro a Fagioli. El cobro de Bonucci se estrelló en el vértice del arco defendido por Courtois. La siguiente jugada trajo la confusión entre Militão y Alaba que brindó una nueva oportunidad al equipo juventino, pero que tampoco hizo efectiva.

    El Madrid probó otra jugada de pizarra, en el 14’, esta vez a la salida de un saque de esquina. Era la segunda que intentaban, tras el saque inicial que culminó en el gol anulado a Benzema. Luego, al 17’, Danilo perdió el balón que le cedió Vlahović y Vinícius aprovechó para llevárselo en velocidad hacia el área. El mismo exdefensa merengue cometió el segundo error de la jugada, al lanzarse en persecución y derribar al brasileño dentro del área. Benzema se encargó de cambiar el penal por gol.

    Después de la anotación, la tónica del partido no varió y siguió con el mismo ritmo vertiginoso con el que arrancó, especialmente, en el lado del Madrid. Di María cayó, al 26’, dentro del área, y rodó por el césped en un piscinazo descarado que el árbitro no compró. La típica jugada del argentino que, en un sinfín de oportunidades, le compraban antes de la existencia del VAR. Acá, a falta de la herramienta tecnológica, los encargados de impartir justicia estuvieron muy pendientes y acertados.

    Una gran jugada colectiva del Madrid, guiada por Modrić, culminó en un saque de esquina a favor que no era aprovechado. Corría el minuto 34’, y el conjunto español seguía dominando el encuentro de una manera que recordaba su cierre de la campaña anterior y que contrastaba con cómo había comenzado la pretemporada. Se notaba que ya estaban tomando ritmo de competición. Dos minutos después, Benzema se escapaba, pero fue muy bien controlado por Bonucci, que no le permitió rematar con comodidad.

    Un robo de Kroos, al 41’, habilitó a Mendy que, a su vez, se encontraba con Vinícius y Benzema llevando la zozobra al arco custodiado por Perin. La siguiente acción provocó el remate del brasileño que se iba afuera por poco. A pesar del dominio merengue, no por ello la Juventus dejaba de intentarlo y, al 43’, la tuvo Vlahović, pero Militão lo controló hábilmente. El cobro del saque de esquina estuvo a punto de transformarse en la igualdad, con un poderoso remate de Bremer que no llegó a destino.

    Para cerrar la primera parte, durante los dos minutos de añadido, Vinícius levantó el murmullo del Rose Bowl Stadium con un sombrerito por encima de dos contrarios. Nada más ocurrió porque el arbitraje decidió cortar el último avance del Madrid que cerraba así un gran primer tiempo. Mucho vértigo y velocidad adornados con una buena cantidad de jugadas corales del lado merengue que la Juventus no lograba descifrar. Sería difícil destacar a alguien, pero sí sería justo mencionar el equilibrio que le estaba otorgando Valverde al equipo. El relevo que hacía de Carvajal y de Modrić, le daba mucha seguridad al equipo que se podía desdoblar en ataque, sin temer por la cobertura de los espacios que ellos podían dejar, como consecuencia de sus avances.

    Del lado merengue, Ancelotti decidió darle entrada a Rüdiger, en sustitución de Militão, para comenzar la segunda mitad del encuentro. Allegri también realizó un cambio y entró Cuadrado, en lugar de Di María. La primera jugada de peligro estuvo a cargo de Kean, pero fue neutralizado por Dani Carvajal. Valverde y Vinícius hacían lo propio, al 47’, pero tampoco lograban concretar. Esas dos acciones ya hacían prever un segundo tiempo con un ritmo similar al primero.

    Al 49’, una combinación entre Valverde, Benzema y Vinícius, con remate final de Alaba, conseguía el primer saque de esquina, del segundo período, cobrado sin consecuencias. El Madrid siguió insistiendo y consiguió otro a continuación, que el austríaco remataba afuera, de cabeza.

    Después de una habilitación de Benzema, Mendy se lanzó al espacio en un contragolpe tremendo, pero donde el pase al medio no fue de lo mejor. Sin embargo, la carrera del francés sirvió para mostrar sus actuales condiciones físicas, pues el balón parecía imposible de alcanzar. El mismo lateral volvía a buscar el gol, sin éxito, en el 55’. Tres minutos después, un avance excelso guiado por Modrić, donde participó después medio equipo, tuvo el remate final de Carvajal que Perin logró rechazar. A estas alturas, ya se podía catalogar el encuentro de un recital del Madrid. Benzema lo buscaba, al 61’, pero de nuevo el portero de la Juve le negaba la anotación.

    En la banda, Ancelotti preparaba nueve cambios y el once titular no daba tregua tratando de buscar un gol más. No tuvieron tiempo y, al 62’, salieron de la cancha para dar entrada a Lucas Vázquez, Nacho, Vallejo, Ceballos, Tchouaméni, Camavinga, Asensio, Hazard y Rodrygo. Solo se mantuvo Courtois, de los once que comenzaron. Allegri también efectuó sustituciones y salieron Fagiolli, Bonucci y Vlahović. En su lugar, ingresaron Rovella, Gatti y Aké, pero este último se lesionó al poco tiempo de entrar.

    La reanudación trajo una nueva jugada coral, donde Hazard encontró a Vallejo, para que éste asistiera a Marco Asensio. El gol que tanto buscó el once de arranque, antes de marcharse, lo conseguía el suplente en un santiamén. Algo normal, si se quiere, y que tantas veces, quien les escribe, les ha mencionado. Una cosa es el mallorquín como revulsivo y otra muy diferente como titular. Perin, Alex Sandro, Bremer y Aké salieron del partido y entraron Pinsoglio, Luca Pellegrini , Rugani y Soulé.

    La megafonía anunciaba la entrada de 93.702 espectadores. Al mismo tiempo, la Juventus volvía a mover el banquillo.  Se marcharon Danilo, Locatelli y Kean para que se incorporaran Barbieri, Cudrig y Da Graca. Si alguien piensa que el Madrid aminoraba la marcha con el nuevo once sobre el césped del Rose Bowl, se equivocaba de lleno. La velocidad y la conexión entre jugadores permanecían intactas, mostrándole a Ancelotti que la va a tener difícil a la hora de sentar a alguno en el banquillo. Tanto así que, al 80’, los espectadores comenzaron a corear un ‘ole’ que se prolongó hasta casi el 82’, porque los merengues no perdían el balón.

    Asensio veía la amarilla, al 82’, tras derribar a Cuadrado. Al 85’, la Juventus tuvo el descuento, pero fallaron dos rematadores. Los italianos se quedaron buscándola, con dos saques de esquina consecutivos, pero el Madrid abortó las intentonas. Así transcurrieron los últimos cinco minutos, con la Vecchia Signora buscando el de la honrilla, pero la orquesta merengue no lo permitió. Los oles dedicados por los asistentes al encuentro fueron el fiel reflejo de lo sucedido. Coral el once inicial y coral los del ‘rock and roll’, como llamó Ancelotti a los suyos de relevo, en el encuentro anterior. Siguiente parada, el primer trofeo de la temporada en la Supercopa de Europa.

    - publicidad -
    - Publicidad -
    - Publicidad -

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    P