More

    Se cumplen dos años de la muerte de José Antonio Reyes

    Ese fatídico 1 de junio de 2019 quedó marcado en el mundo del fútbol, ese mismo día la final de Champions que se iba a disputar en Madrid entre Liverpool y Tottenham quedó completamente eclipsada por la muerte del que a día de hoy es un mito para el sevillismo, la muerte de uno de los mejores futbolistas que han salido de la carretera de Utrera, la muerte de José Antonio Reyes. 

    Sin embargo, José Antonio sigue vivo en el corazón de todos los sevillistas ya que, solo muere quien es olvidado y sin duda alguna el utrerano nunca lo será. Hoy las redes sociales se inundan de mensajes de cariño hacia la figura del canterano nervionense y uno de los más emotivos es el de su propio hijo “tú orgulloso de mí y yo orgulloso de ti. Te llevaste mi nombre tatuado en la piel y te echo de menos”. Recordado día a día por todo el club, Reyes se ha convertido junto con Antonio Puerta en un símbolo y un ejemplo a seguir para todos los jugadores del Sevilla FC.

    José Antonio debutó con 18 años y esa zurda “gitana y artista” nunca se borrará de la memoria de los que lo vieron jugar. Su salida hacia el Arsenal dejó dinero para sanear las cuentas del club y empezar a construir el Sevilla grande que hoy en día sigue vigente. Por eso, aunque no jugase, el utrerano forma parte de esa primera época dorada del club hispalense. Tras su paso por Inglaterra y convertirse en el primer español en conquistar una Premier League, pasó por numerosos equipos y en todos dejó un trocito de su magia y un recuerdo imborrable de su forma de ser, hasta que volvió al Sevilla con 28 años “a ganar títulos” como él mismo decía. Cumplió con la intención de ganar títulos y consiguió formar parte del equipo que ganó la Europa League tres años seguidos siendo un jugador diferencial, todos recuerdan la mágica asistencia a Bacca en Varsovia. Era un jugador distinto que se enchufaba en las grandes noches y es que, ya podía estar jugando poco hasta que llegaba el día marcado en rojo en el calendario donde siempre cumplía.

    Dicen que los genios son efímeros y este es un ejemplo de ello, son incontables las jugadas que permanecen en el recuerdo de todo aficionado al fútbol que viera jugar a la perla utrerana. Un jugador único, especial y con mucho arte, ver jugar a Reyes era como escuchar a un cantaor mientras se rompe la camisa, los olés retumbaban desde el corazón de cada estadio que lo viera jugar, ese es su recuerdo y siempre será eterno José Antonio Reyes.

    - publicidad -
    - Publicidad -
    - Publicidad -

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    P