Ibai Gómez atiza a Schuster por sus polémicas declaraciones

La final de Copa del Rey de este año sigue dando mucho de qué hablar. Como ya saben este evento iba a ser disputado el pasado 18 de abril en el Estadio de La Cartuja (Sevilla) e iba a enfrentar a dos clubes vascos: Real Sociedad y Athletic Club de Bilbao.

En este caso Bernd Schuster quiso dar su opinión para el programa de Onda Cero “El Transistor” acerca de por qué, según su criterio, la final de Copa de este año no debería disputarse ni a corto ni a largo plazo: “La final no se puede jugar por los dos equipos que están ahí”. Está claro que si por él fuera, no se jugaría final de Copa este año de ninguna de las maneras.

En cuanto a la opción de poderse jugar en unos meses la final, para que pueda acudir público a presenciar el partido, volvió a cargar contra ambos clubes: “Si por lo menos la juegan, que no sea con público, no entiendo que haya público en las gradas”, añadió el alemán. Sus críticas a los dos clubes no iban a concluir aquí ya que el exjugador y exentrenador, confesaba que “no le gustan esos dos equipos”, e incluso calificó como “imperdonable” que las dos aficiones tanto de la Real como del Athletic no tengan respeto por la competición y piten el himno nacional.

Por su parte, Ibai Gómez, jugador del Athletic Club, salió en defensa de su equipo, su afición y “su final”, devolviendo la pelota a Schuster con unas declaraciones muy directas sobre las palabras de este en su cuenta de Twitter: “A partir de ahora se contratará un “experto” alemán para decidir quién juega la final de Copa. !A ver si hay suerte!”, declaraba el extremo del club de San Mamés.

Ibai, muy molesto con las palabras de Schuster, terminó añadiendo: “ !En boca cerrada no entran moscas! ¿No hay mascarillas con cerrojo labial? ¡Una por allí!”, refiriéndose a las desacertadas declaraciones del exjugador.

Es evidente que el fútbol sin público, y en una final, perdería gran parte de su atractivo por lo que los dos clubes implicados han decidido que se juegue la final en unos meses cuando no haya riesgos de celebrarse pese a que voces críticas como la de Bernd Schuster no quieren ver este partido sea con o sin gente en las gradas.

P