El ‘ingeniero’ – Capítulo 2: A sus pies, Nabil

El mejor fichaje para el Real Betis Balompié 2020/2021 no es otro que garantizar la continuidad de Nabil Fekir. Con el fichaje de un nuevo técnico y, pese a no cumplirse el objetivo para la presente temporada, el campeón del mundo debe ser, junto a Sergio Canales, el comandante de este nuevo Betis.

Existen pocos entrenadores que den espacio a un ’10’ en sus onces. En un fútbol cada vez más estructurado y donde se restringe la libertad, la tradicional figura de ‘diez’ ha ido desapareciendo en favor del interior, más disciplinado. Sin embargo, Manuel Pellegrini trata de dar total libertad a sus jugadores ataque creando una fuerte conexión entre los interiores en banda y los delanteros.

Y para una de esas posiciones no hay mejor nombre que el de Nabil Fekir. El francés es uno de los futbolistas más diferenciales de LaLiga y así lo ha demostrado en su primera temporada en España en un equipo con más sombras que luces. Irregular, pero determinante en sus acciones, el ex del Lyon es uno de los futbolistas más talentosos que han vestido la verdiblanca.

Con libertad de movimientos y cerca del área rival, se espera que explote todo su potencial, que en algunos encuentros ha quedado escondido en la sombra por culpa de un equipo que no le ofrecía aquello que él necesitaba.

Nabil Fekir será ese futbolista que lidere el ataque. Que trate de esquivar las marcas y activar al equipo en campo contrario. De aprovechar los espacios liberados por los movimientos de los centrales. De ser creativo. De lanzar contragolpes. De enviar pases milimétricos. En definitiva, de ser ese ’10’ tan poco habitual en los sistemas actuales y que tan diferencial es. Todo ello sin olvidarse de tareas defensivas, donde deberá ofrecer disciplina para tratar de cerrar espacios interiores y activarse para presionar en campo contrario.

En ocasiones el mediapunta cae a zona de interiores, donde participa más en la elaboración. En este caso es Lanzini, que actúa como ‘falso’ interior.

Pero para ello necesitará la ayuda de su acompañante, Sergio Canales. Un binomio que ilusionó a los verdiblancos a principios de temporada, pero que no se han acabado de encontrar en ningún momento. Para ello, Manuel Pellegrini le tiene guardada una posición, el interior diestro. Aquella que ocupó Silva en su Manchester City en algunos encuentros o Cazorla en el Villarreal. Un futbolista que, pese a empezar en derecha, se mueve por todo el frente de ataque, ofreciéndose como apoyo en cualquier lugar. De compaginarse con el mediapunta para trazar ataques rápidos.

David Silva, teórico extremo diestro, cae a banda contraria para realizar un desmarque de ruptura entre central y lateral.
Robert Pirès, extremo diestro, busca zonas interiores para recibir entre líneas y los dos delanteros se abren atacando el espacio. Ataques verticales.

Su conexión se prevé clave para aspirar a competiciones europeas. Y el Real Betis no puede permitirse otro año donde sus dos estrellas no se encuentren.

Con ‘Rubi’ al frente del banquillo verdiblanco, Sergio Canales ha estado más pendiente de sacar el balón desde atrás que de atacar la portería contraria. Era la solución a todo y a la vez a nada, porque pese a que el equipo le buscaba continuamente en todas las zonas del campo, sus tareas eran más propias de un mediocentro que de un mediapunta, donde realmente ha despuntado y ha marcado la diferencia.

Caído a banda derecha a pierna cambiada, buscando posiciones más interiores para no cortar la progresión de Emerson, se le abre un escenario ideal para repetir una temporada como la que culminó con su gran valedor, Quique Setién, al frente del Real Betis.

Queda por ver como sitúa a ambos futbolistas. Mientras que en LaLiga optó por dos puntas, en su última etapa en el West Ham, optó por retrasar a uno de los delanteros para que jugara como mediapunta. Aunque también daba libertad a los cuatro hombres de ataque para que llegaran todos al ataque y cubrirse de una posible pérdida con los defensas y pivotes.

Fue en el conjunto amarillo donde logró sacar el máximo rendimiento de su ataque. Siendo un equipo muy vertical e intenso, con una presión muy adelantada y con muchísima movilidad por parte de los hombres de ataque.

Un delantero más fijo y otro más móviles. Los interiores por zonas interiores para liberar los carriles exteriores para las subidas de los laterales.

Manuel Pellegrini liberará a ambos de la salida de balón, situándolos en zonas adelantadas y tratando de potenciar una sociedad que hasta el momento no ha cuajado, pero que tiene todo lo necesario para marcar un antes y un después en la historia del Real Betis Balompié. Queda por ver que roles les da a ambos futbolistas, si apuesta por dos delanteros móviles o con Fekir en punta. Lo que está claro es que les acercará al área rival y tratará de tejer redes para que ambos se encuentren de una vez por todas. El ataque del Real Betis pasará por sus pies y esto, es cuanto menos ilusionante.

El ‘ingeniero’ – Capítulo 1: El 4-4-2 como base

P