El Madrid afronta un abril clave para fortalecer opciones hacia la recta final

El camino de cualquier equipo durante una temporada es, como la vida, una ruta que tiene sus altibajos. Ahora bien, para llegar a buen puerto y conseguir títulos, el asunto está en cómo aguantar y superar esos baches que se van presentando.  

La porción de la temporada correspondiente al 2021 fue bastante buena para el Real Madrid. En especial, el tramo final entre noviembre y diciembre. Tal vez, haya sido el más difícil hasta ahora, pero el más exitoso. En la Champions, jugaron tres encuentros que resolvieron con la misma cantidad de triunfos y que le garantizaron entrar en octavos como cabezas de serie. Por lo que respecta a LaLiga, se vieron las caras con Athletic, en dos oportunidades. Además confrontaron al Sevilla, Real Sociedad, Atlético de Madrid, el mejor Rayo Vallecano de la campaña, Granada y Cádiz. Todos los partidos se saldaron con victoria, excepto el empate frente al conjunto gaditano. De conseguir hacerse con el título del torneo local, ese performance, de seguro, tendrá mucho que ver.

Luego, llegaron los dos primeros meses del año y con ellos, los altibajos. Si bien es cierto, enero dejó en las vitrinas el primer trofeo de la temporada, con la obtención de la Supercopa de España, el nivel de juego no tenía que ver con el del cierre del 2021. La ausencia de Benzema y la carga excesiva de partidos para los convocados a las eliminatorias CONMEBOL, fueron demasiado y la Copa del Rey pagó las consecuencias: eliminados en la instancia de cuartos.

Esos meses de enero y febrero trajeron tres ‘patinazos’ de siete encuentros disputados en LaLiga. Por un lado, la derrota ante el Getafe, además de dos empates, frente al Elche y el Villarreal. En el otro, las victorias contra Valencia, Alavés, Granada y Rayo, siendo las dos últimas por la mínima. La Champions no se quedó atrás y la imagen dejada en París fue lamentable, aunque el resultado fue lo mejor, al recibir un solo gol.

El mes de marzo, que está por culminar, trajo el repunte y la imagen fue muy similar a la de noviembre y diciembre. Solo el cierre en el Clásico enturbió los logros obtenidos. Diez goles a favor, y apenas dos en contra, para remontar al PSG y arrollar a la Real Sociedad y el Mallorca. Luego, la debacle inesperada contra el Barça y un cero a cuatro en el marcador.

Ahora, llega abril con un calendario más cargado de partidos que el anterior y complicado por lo demás. En total serán un mínimo de siete, con posibilidad de llegar a ocho, en caso de superar los cuartos en la Champions contra el Chelsea. Solamente enero contempló tal cantidad de encuentros hasta ahora, al juntarse el torneo local, la Copa del Rey y la Supercopa, con siete disputas. Además, está un añadido: de los cinco partidos a disputar en LaLiga, tres de ellos son como visitante. Uno de estos será nada menos que frente al ocupante de la segunda plaza, el Sevilla. Por si esto fuera poco, los partidos como local serán contra el Getafe y el Espanyol. Dos encuentros que se pueden definir como ‘trampa’, pues los azulones y los pericos le han propinado dos de las tres derrotas que llevan en el torneo.

Las fechas definidas para cada uno de los enfrentamientos son las siguientes:

Sábado 02/04, Celta vs Real Madrid, 18:30h.

Miércoles 06/04, Chelsea vs Real Madrid, 21:00h.

Sábado 09/04, Real Madrid vs Getafe, 21:00h.

Martes 12/04, Real Madrid vs Chelsea, 21:00h.

Domingo 17/04, Sevilla vs Real Madrid, 21:00h.

Miércoles 20/04, Osasuna vs Real Madrid, 21:30h.

Sábado 30/04, Real Madrid vs Espanyol, 16:15h.

En caso de superar al Chelsea, se agregaría el octavo partido del mes, en concreto, el 27 de abril. Sin duda alguna, un calendario complicadísimo, pero que de superarlo con éxito puede llevarle a una recta final de campaña más tranquila, al menos, en lo que a LaLiga se refiere. El aspecto físico y las lesiones jugarán un papel fundamental. Benzema y Mendy están en la etapa final de su recuperación y ambos son claves en el esquema de Ancelotti. Sobre todo el primero de ellos, donde ya está más que demostrado que la sinergia que ha encontrado con Vinícius es tal, que la ausencia de uno influye demasiado en el desempeño del otro.

Aunque la espera durante los parones se hace cada vez más larga, lo cierto es que ya resta muy poco para que comience a rodar el balón. La afición espera y anhela que, como dice la canción, nadie les robe el mes de abril.

P