Crónica| Madrid 2-0 Getafe: Casemiro y Lucas derriban el muro azulón

Partido disputado en la noche del sábado nueve de abril de 2022, a las 21:00h, en el estadio Santiago Bernabéu, correspondiente a la trigésima primera Jornada de LaLiga, entre el Real Madrid y el Getafe. El encuentro fue dirigido por el árbitro César Soto Grado, con el apoyo en el VAR del colegiado José Luis González González.

Alineaciones:

Con la dirección del entrenador italiano, Carlo Ancelotti, el Madrid presentó una lista de 21 jugadores, donde Hazard, Vallejo, Isco y Jović se ausentaron debido a lesiones. Además, se le concedió descanso a Mendy, pensando en la vuelta de cuartos en la Champions, tal y como Carletto había asomado en la previa. De esta manera, también se le protegía de una amonestación que le pudiese dejar afuera del crucial partido ante el Sevilla, el próximo fin de semana. Una situación de la que no escapaban Casemiro, Militão y Modrić, al encontrarse en alerta, debido a la acumulación de amarillas. Finalmente, el míster decidió salir de inicio con Courtois, Lucas Vázquez, Militão, Alaba, Marcelo, Camavinga, Casemiro, Valverde, Rodrygo, Benzema y Vinícius.

El Getafe, bajo el mando del técnico madrileño Quique Sánchez Flores, no contó con los lesionados Jonathan Silva y Jaime Mata. Tampoco estuvieron Jankto, ni Arambarri. El primero de ellos, sancionado por dos partidos, tras recibir una roja directa, mientras que el segundo ya había alcanzado la quinta cartulina amarilla. Además, viajó con cuatro jugadores apercibidos: Djené, Cuenca, Mitrović y Maksimović. A partir de ahí, armó una convocatoria de 21 jugadores. El once inicial quedó integrado por David Soria, Damián, Djené, Mitrović, Cuenca, Olivera, Maksimović, Aleñá, Gonzalo Villar, Mayoral y Ünal.

El último enfrentamiento entre ambos conjuntos se remontaba a la primera fase de esta temporada, en el pasado mes de enero. En aquel entonces, los merengues salieron derrotados, con un gol de Ünal, al comienzo del encuentro, que no pudo ser revertido. Esa fue la segunda derrota que sufría el Madrid, de las tres que tiene en el torneo. La estadística general muestra que, de 33 partidos disputados, el equipo blanco ha salido airoso en 23 de ellos, con cuatro empates y seis derrotas.

El partido:

Antes de que el balón comenzara a rodar, los infantiles ofrecieron al Bernabéu el trofeo conquistado en LaLiga Promises. Un momento emotivo, en especial, cuando el capitán Marcelo se saludó con su hijo Enzo, delantero del conjunto campeón.

Tan pronto se dio inicio al partido, el Getafe mostró una línea de cinco en el fondo, tres en el medio y dos en punta. Asimismo, una presión no muy arriba, sino más bien en tres cuartos de cancha. Por su parte, el Madrid con el acostumbrado 1-4-3-3, ya mandaba un aviso al minuto 3’, con un gol anulado a Benzema por fuera de juego. El propio francés ensayaba un disparo, al minuto siguiente, que no hizo la parábola buscada y se fue largo por encima del arco de Soria. Al 7’, el primer saque de esquina, forzado por Valverde, trajo un buen disparo de Marcelo, con su ‘pierna mala’, que Soria controló sin dificultad. En el 8’, otro córner, esta vez ante un avance de Rodrygo, tampoco tenía consecuencias, pero mostraba que el Madrid buscaba la desigualdad desde temprano.

Lucas Vázquez lo intentaba, en el 13’, y Soria se golpeaba con el palo, pero sin necesidad de atención médica. Valverde le hacía volar después, con un disparo desde el vértice izquierdo. Luego, era Vinícius que se zafaba de su defensor con un caño, pero su disparo era controlado por el portero. Los primeros veinte minutos mostraban un equipo que proponía en ataque, el Madrid, mientras el otro se limitaba a defender.

Si alguna mejora podía tener el juego del Madrid en la primera media hora, esta apuntaba a que los laterales no abusaran tanto de los centros al área. El principal pitó una falta de Casemiro, al borde del área, que el brasileño reclamó con vehemencia, pues consideraba simulación de Aleñá. A punto estuvo de ver la amarilla que le haría perderse el partido contra el Sevilla, pero la oportuna intervención de Militão pareció calmar a Soto Grado.

En el 35’, la primera acción real de peligro del Getafe fue una escapada de Mayoral, donde la oportuna intervención de Alaba, evitó el posible remate. Finalmente, al 37’, llegó el premio tan buscado. Vinícius centró con un disparo a tres dedos que Benzema no logró rematar, pero Casemiro entró como una exhalación y, de cabeza, batía a Soria.

Marcelo ensayó un disparo, al 42’, que Rodrygo no llegó a rematar por muy poco. Un minuto después, Casemiro protestó de nuevo por una mano no pitada por Soto Grado. Esta vez, el árbitro no le perdonó y el brasileño se perderá el crucial encuentro en Sevilla. Al 44’, también sancionó a Valverde por falta cometida sobre Villar. Un minuto de añadido no cambió la historia y el Madrid se marchó al descanso ganando por la mínima, a pesar de acumular un 71% de posesión. Además, gobernó la estadística de remates, doce a dos; con cinco de ellos al arco, por ninguno del Getafe.

El segundo tiempo comenzó con dos cambios en el lado del Getafe. Entraron Sandro y Óscar, en lugar de Aleña y Mayoral. La tónica era la misma, con el Madrid buscando el gol de la tranquilidad desde el arranque. Así, Rodrygo intentaba un centro rastrero que ya forzaba la primera intervención de Soria, al poco de iniciadas las acciones.

Benzema y Marcelo se juntaron, en el 56’, y el disparo final del brasileño arrancaba el aplauso del Benabéu. El balón se estrellaba por fuera de la red, pero la elaboración de la jugada ameritaba la ovación. El Madrid movía el balón de un lado a otro, tratando de abrir la defensa azulona que seguía con sus líneas muy juntas, con cinco en el fondo. Al 63’, caía Camavinga y Alaba pedía el balón. Sin embargo, Rodrygo movió el balón hacia atrás, en jugada preparada, y apareció Valverde para lanzar un misil que salió afuera por muy poco.

Al 65’, el Bernabéu rugía cuando Ünal le quitó el balón a Benzema que pretendía cobrar una falta recibida. Ni la infracción, ni el quite del esférico hicieron que Soto Grado sacara la amarilla. Según su criterio, la advertencia era suficiente. De seguro, Casemiro y Valverde no opinaban igual. Dos minutos después, llegaría la tranquilidad. Lucas Vázquez le dejó la pelota a Rodrygo, que le devolvió la gentileza y el gallego, de zurda, como si de un pase se tratara, batió a Soria.

En el 73’, entraron Bale y Ceballos. Para ello, se retiraron Benzema y Casemiro del terreno de juego. Fue llamativa la ovación al francés y la sonora pitada al galés. Florentino ingresó por Villar en el lado del Getafe. Al 75’, Olivera vio la amarilla, tras derribar a Rodrygo. Por su parte, Djené derribó a Vinícius en el 78’ y vio la amarilla que le hará perderse el siguiente partido. En el 81’, Quique Sánchez Flores introdujo otro cambio y entró Cabaco por Cuenca.

Ancelotti le dio entrada a Asensio en el 82’, para que saliera Vinícius con el aplauso del Bernabéu. Rodrygo se ubicaba en la demarcación de su compatriota y el mallorquín se apropiaba de la banda derecha. Al 85’, entró Okay y se fue Maksimović. En el Madrid, se retiró Alaba y entró Nacho. Un cambio llamativo, considerando que Militão estaba apercibido, pero privó la protección al austríaco, pensando en el Chelsea.

Los minutos finales mostraron una cierta relajación en las filas merengues y, por primera vez en el encuentro, el Getafe armaba alguna jugada en el área contraria. Bale lo intentó con un disparo lejano en el 89’, y el Bernabéu cambiaba sus pitidos iniciales al galés por aplausos. En el 90’, el poste le negaba a Ünal el descuento, en lo que significó el primer disparo azulón bajo los tres palos.

Tres minutos de añadido no dejaron mucho más para la historia del encuentro. El Madrid continúa con su ritmo del mes de abril, dispuesto a no dejar escapar su ventaja en LaLiga. En el horizonte, esperan el Chelsea, en la vuelta de cuartos de Champions, y el Sevilla, inmediato perseguidor en el torneo local a doce puntos. Dos encuentros de alto voltaje que revelarán, aún más, el curso de los acontecimientos y la posibilidad de nuevos títulos.

P