Crónica| Real Madrid 2-0 Eintracht: Nada ha cambiado en Europa

Partido disputado en la noche del miércoles 10 de agosto de 2022, a las 21:00h, en el Olímpico de Helsinki, correspondiente a la Supercopa de Europa, entre el Real Madrid y el Eintracht de Frankfurt. El encuentro fue dirigido por el árbitro inglés Michael Oliver, con el apoyo en el VAR del colegiado polaco, Tomasz Kwiatkowski. En el encuentro, la UEFA estrenó la Tecnología Semiautomatizada de Fuera de Juego (SAOT). Esta se utilizará después, a partir de la fase de grupos, en la próxima temporada de la Champions League.

Alineaciones:

Con la dirección del técnico italiano Carlo Ancelotti, el Real Madrid no presentó bajas y viajó a Helsinki con su nómina completa. En total, la convocatoria incluyó a 25 jugadores. Finalmente, la decisión de Carletto fue salir de inicio con Courtois, Carvajal, Militão, Alaba, Mendy, Valverde, Casemiro, Kroos, Modrić, Benzema y Vinícius. Esta fue la misma alineación con la que los merengues consiguieron su Decimocuarta Champions, en mayo pasado, contra el Liverpool, y que les otorgó el derecho de disputar este trofeo.

El Eintracht de Frankfurt, bajo el mando del técnico austríaco, Oliver Glasner, armó una convocatoria de 22 jugadores. El once inicial quedó integrado por Trapp, Touré, Tuta, Ndicka, Knauff, Sow, Rode, Lenz, Lindström, Kamada, y Borré. En total, apenas una diferencia con respecto a la alineación que se hizo con la Europa League, al derrotar al Rangers en la definición por penales. El serbio Kostić ya no está en el equipo alemán.

La estadística general mostraba que habían transcurrido 62 años del último y único enfrentamiento, entre ambos, en competición oficial, ante 127.621 espectadores. Casualmente, se cumplieron el mismo día en el que el Eintracht se coronó en la presente edición de la Europa League. En aquel entonces, los merengues les derrotaron siete a tres, con cuatro goles de Puskas y tres de Di Stéfano. Un triunfo que sirvió para levantar la Copa de Europa número cinco y quinta consecutiva, en Glasgow. En cuanto al palmarés en el presente torneo, el Real Madrid había obtenido el título en cuatro oportunidades, en los años 2002, 2014, 2016 y 2017.

El partido:

Antes del inicio del encuentro, Benzema y Vinícius recibieron los galardones obtenidos, tras la finalización de la Champions 2021/22. El francés, como mejor jugador del torneo continental y, el brasileño, como mejor jugador joven.

Desde el primer momento, el Real Madrid tomó el control del juego. El Eintracht, por su parte, estaba totalmente metido en propio campo y esperando para salir a la contra. El primer saque de esquina fue favorable a los vigentes campeones de la Champions, provocado por Valverde. El cobro no trajo consecuencias.

Los minutos 12’ y 13’ trajeron las primeras apariciones de Courtois. La primera se marcó después como fuera de juego. En la segunda, Kamada remató a bocajarro. Ambas se resolvieron igual, con sendos paradones del belga. Luego, Vinícius lo tuvo al 16’. Tras la escapada de Valverde y la combinación con Benzema, llegó el brasileño. En realidad batió a Trapp, pero Tuta sacó el balón sobre la línea en una acción poco menos que escalofriante para todos los presentes en el Olímpico de Helsinki.

Courtois volvió a aparecer, en el 23’, para sacarle un remate al ataque alemán. A pesar del 60% de posesión del Real Madrid, hasta ese momento, las situaciones claras de gol eran favorables al Eintracht, por dos a una. Llamativo era, del lado merengue, el poco protagonismo de Benzema. Cerca de la media hora, Lenz caía y Ancelotti aprovechó la interrupción de juego para charlar con algunos de los suyos: Casemiro, Kroos, Carvajal y Militão. Su contraparte, el austríaco Oliver Glasner, no había parado de dar indicaciones durante todo el trayecto del encuentro.

En el lado del Real Madrid, el nivel mostrado por Valverde era altísimo. Se le veía aparecer por la derecha, principalmente, pero también por el centro y la izquierda. Ni que hablar del tema de la recuperación. El uruguayo le hacía ver a Carletto que el banquillo no era para él. Al 36’, por fin se encontraron Benzema y Vinícius, con remate final del brasileño, que Trapp despejó al saque de esquina con la punta de su guante. Sin embargo, la tranquilidad le duró muy poco. Toni Kroos se encargó del cobró y Benzema bombeó el balón de cabeza. Casemiro rescató el esférico, sobre la línea final y, también de cabeza, asistió a David Alaba que, como si de un ‘killer’ se tratara, conseguía la ansiada anotación.

A partir del gol, el Real Madrid se creció y fue un monólogo merengue hasta el final de la primera parte. Benzema remató, al 40’, y el balón se iba lamiendo el poste. Un minuto después, Vinícius volvió a encontrar a Benzema, que vio cómo su remate era rechazado por la defensa, para que llegara Casemiro e hiciera lucir a Trapp. Un minuto de añadido no cambió la historia y el Real Madrid se fue al descanso ganando por la mínima. La historia del primer tiempo, se resume en lo que fue la campaña anterior para los blancos. Courtois sosteniendo al equipo, mientras llegaba el gol. Vinícius y Valverde a lo suyo, como siempre, marcando diferencias, y con un Benzema que fue de menos a más.

El Real Madrid dio inicio a las acciones del segundo tiempo. En la banda, calentaban Rodrygo, Camavinga y Tchouaméni, es decir, olfato goleador, velocidad y fuerza, en ese mismo orden. El Eintracht adelantó un poco sus líneas y ya no esperaba metido en su campo, como al principio del partido.

La primera oportunidad la tuvo Vinícius al 54’, pero Trapp se lo negó nuevamente. El Real Madrid seguía a lo suyo, circulando el balón hasta que, de repente, se juntaban Kroos, Modrić, Benzema y Vinícius para enfilar al arco contrario. Viendo lo que tenía encima, Oliver Glasner no quiso esperar mucho más y, al 67’, introdujo sus primeros cambios. Se marcharon Rode y Lindström, para dar entrada a Gotze y Kolo Muani.

Valverde y Vinícius se fueron uno al lado del otro, a fuerza de potencia y el remate del uruguayo, al 60’, encontraba de nuevo a Trapp. Un minuto después, Casemiro estremecía el travesaño. El Real Madrid buscaba el gol de la tranquilidad con insistencia y buen juego. En el 64’, la defensa merengue se durmió por instantes y le permitió un remate a Knauff que, para su fortuna, Courtois logró resolver. Al minuto siguiente, en el 65’, Benzema resolvió el asunto y marcó el segundo, tras la asistencia de su socio favorito, Vinícius. Ancelotti aprovechó y sacó a Modrić para darle entrada a Rodrygo. Del lado del Eintracht entró Alario por Touré.

Al 70’, casi llega el tercero. Primero con la combinación Vinícius, Valverde y Rodrygo. Luego, en segunda jugada, se incorporaba Benzema a la fiesta. El Real Madrid ya era un vendaval y buscaba el arco contrario con insistencia. En el 75’, salió Fede Valverde para que entrara Camavinga. Cinco minutos después, Rodrygo, Benzema y Kroos, con remate final del alemán, estuvieron cerca de conseguir la nueva anotación, pero el balón se marchó desviado.

Una falta de Camavinga, cerca del área, le otorgó una oportunidad al Eintracht. Corría el minuto 82’, pero el cobro de Gotze no fue bueno. En el 84’, Carletto realizó tres nuevos cambios. Entraron Ceballos, Rüdiger y Tchouaméni. Salieron Vinícius, Kroos y Carvajal. Dos minutos más tarde, una falta de Alaba le concedió a los alemanes un ‘semi-córner’, que tampoco llevó peligro. El Real Madrid se dedicaba a esperar y administraba el resultado con solvencia.

Tres minutos de añadido concedió el arbitraje del encuentro. Para lo que sirvieron fue para que Alario viese la primer amarilla del encuentro. Nada más ocurrió y el Real Madrid sigue a lo suyo en Europa, Supercampeones del continente. Siguiente parada, el próximo fin de semana, para defender su título de LaLiga, porque el balón no se detiene.

P