El Real Madrid tendrá un ojo en la final y otro en la enfermería

El pase del Real Madrid a la final no fue plácido, ni en el juego, ni en la duración, pero sobre todo, en lo físico. En la medida que transcurrían los minutos, varios efectivos fueron cayendo y Ancelotti tuvo que acudir a jugadores que no estaban al 100%.

Lucas Vázquez salió con problemas en el tobillo y su presencia en la final está descartada, producto de un esguince. En su lugar queda la opción de un Dani Carvajal que hoy debió disputar unos minutos que le hubiese venido mejor evitar. Esto, producto del proceso de recuperación de su lesión.

Camavinga tiene problemas con su rodilla y estará en observación hasta último momento. Ante la ausencia, también por lesión, de Tchouameni, Carletto tiene poco margen. En caso que el francés no sea de la partida, lo más probable es que Kroos entre de “cinco” y Ceballos aparezca en el once.

El caso de Militão no parece grave y parece que todo quedará en un susto, tras el balonazo recibido que le ocasionó mareos. Un alivio para el técnico del Real Madrid, dado que su posibilidad de maniobra es poca. No hay que olvidar la ausencia de Alaba, aparte de la ya mencionada de Lucas Vázquez y un Mendy en muy bajo estado de forma.

En todo caso, lo importante es que el Real Madrid está en la final. Además, tendrán un día más de descanso que el rival al que les toque enfrentarse, sea Barcelona o Real Betis. Unas 24 horas cruciales, más aún, si está la enfermería de por medio. Por lo pronto, el demoledor calendario de enero suma un partido más y ya son ocho, con probabilidad de un noveno, según el resultado de la Copa del Rey.  Ya lo decíamos antes, el físico de los jugadores será muy importante en esta etapa posterior al Mundial.

P