Renovación Ceballos con el Real Madrid, sin prisa, pero sin pausa

Dentro del complicado regreso del Real Madrid a las competiciones, tras el Mundial de Catar, no todo fueron preocupaciones. El soplo de aire fresco llegó a cargo de algunos jugadores que, sin contar con el cartel de titulares, dieron un significativo paso al frente. Uno de ellos ha sido, sin duda alguna, Dani Ceballos.

Las lesiones de algunos y el bajo estado de forma de otros, exigió de Ancelotti y su cuerpo técnico un giro de timón. Uno de los beneficiados fue Dani Ceballos y el utrerano no defraudó. El partido clave fue en Copa del Rey, contra el Villarreal, con un Real Madrid contra las cuerdas.

Un cero a dos en La Cerámica no es un asunto baladí, pero a Ceballos le bastaron 34 minutos sobre el césped para voltear el partido. Un gol y una asistencia que valían la clasificación a cuartos pero, sobre todo, un punto de inflexión. El Real Madrid venía de la derrota en la Supercopa de España. Una que estaba en la mente de todos por lo gris de la actuación y el inicio contra el Villareal no despejaba los nubarrones. El cero a dos hizo tocar fondo y, de la mano de Ceballos, o mejor dicho, de sus pies, se levantó como ave fénix.

Algún pesimista pensaría que semejante actuación fue obra de la casualidad y que San Mamés se ocuparía de desnudar las carencias. No fue un partido fácil, para nada, pero el Real Madrid supo sufrir y golpear cuando debió hacerlo. De nuevo, varios héroes, no habituales pero, uno de ellos, de nuevo, Dani Ceballos y jugando como titular. Ancelotti lo resumió muy bien al final del encuentro: “Ha jugado muy bien, con mucha personalidad y bien posicionado sin balón”.

Por si esto fuera poco, el utrerano ofreció unas declaraciones postpartido que literalmente enamoraron a la dirigencia y a la afición. Unas que, en lo particular, me recordaron a las palabras que su abuelo le brindó hace un tiempo: “El Real Madrid es el mejor equipo del mundo. Por mucho que mi nieto sea del Betis debería plantearse renovar con el equipo blanco”. Pues bien, bajo el escenario de San Mamés, Ceballos señaló: “El Real Madrid es el club más grande del mundo. Ahora es el momento de apretar los dientes, porque me quedan cuatro meses de contrato. Tengo muchos partidos por delante para demostrar que tengo nivel para seguir en este club”.

A partir de semejantes declaraciones, las informaciones comenzaron a correr. Una de ellas, del diario AS, indica que fuentes internas del Real Madrid señalaron: “Si Ceballos mantiene su nivel su caso se verá con cariño”. Hay otras que apuntan a que el momento sería después de la eliminatoria de Champions contra el Liverpool.

Es obvio que el Real Madrid seguirá evaluando el desempeño de Dani Ceballos durante este tiempo que le resta de contrato. Así ha sido la política de Florentino Pérez y José Ángel Sánchez en estos temas. No habrá presiones y tampoco habrá subastas, o “tira y encoge”. El club tiene muy clara su política de fichajes, renovaciones y escalafones salariales.

Si algún lector lo duda, se puede remitir a los casos recientes de Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo. Pero, lo que sí es cierto, es que si el utrerano sigue en el camino que está demostrando, el club le ofrecerá la renovación. Eso sí, no solo influirá el juego que pueda seguir demostrando, sino también, el respeto y la elegancia de sus declaraciones. Los coqueteos para “forzar la barra” nunca han sido bien vistos, ni por la afición, ni por la entidad, aunque la rectificación siempre es bienvenida. Mientras tanto, disfrutemos de este gran jugador y celebremos que haya dejado atrás esa gravísima lesión sufrida durante los pasados Juegos Olímpicos.

P