Otra guerra más para los de Pellegrini pero con menos guerreros