More

    Crónica| Inglaterra 2-1 Dinamarca: A la final entre sudor y sangre

    La segunda y última semifinal de la Eurocopa 2020 se jugó en el Estadio de Wembley, enfrentándose la selección inglesa y danesa por un hueco en la final del domingo frente a Italia. Finalmente, victoria para el conjunto británico en un partido sufrido e igualado por ambos equipos.

    Alineaciones

    El conjunto británico saltaba al terreno de juego con una formación 1-4-2-3-1, habiendo una sola sustitución en la alineación respecto al partido de cuartos frente a Ucrania, entrando Saka por Sancho en el extremo izquierdo. Los elegidos por Southgate fueron: Pickford en portería, Walker en el lateral derecho, Stones y Maguire como centrales y Shaw de lateral izquierdo; Phillips y Rice como centrocampistas; Saka de extremo derecho, Mount de media punta, Sterling de extremo izquierdo y Harry Kane como referente ofensivo.

    Por el otro lado, el conjunto danés salía de inicio con un 1-3-4-3 y con el mismo once inicial respecto al partido de cuartos de final frente a República Checa. Los once titulares de Hjulmand fueron: Schmeichel en portería, Christensen, Kjaer y Vestergaard en la zaga; Larsen, Hojbjerg, Delaney y Maehle en el centro del campo; Braithwaite, Damsgaard y Dolberg en la delantera.

    El partido

    Comenzó el partido con una Inglaterra presionando bastante adelantados, dificultando la salida de balón de Dinamarca e intentando crear con rapidez contragolpes. Sterling estuvo cerca de abrir el marcador tras un gran pase al interior del área de Kane que le pasó por delante al extremo británico. El conjunto danés lo intentaba con balones al hueco detrás de la zaga inglesa, pero la rápida reacción de la defensa imposibilitaba cualquier ocasión de peligro.

    Triple ocasión de gol por parte de Dinamarca en apenas dos minutos sorprendió al conjunto británico. La segunda de estas gracias a un error en la salida de balón de Pickford, que la finalizaba Braithwaite y acababa en córner. Kane probaba suerte con un disparo desde fuera del área que se iba directo al graderío de Wembley. Cambio de actitud por parte de Dinamarca, mucho más agresivo a la hora de recuperar el balón y con más proyección en jugadas de ataque.

    Damsgaard lo intentaba desde fuera del área con un disparo potentísimo que se iba muy cerca de la escuadra de Pickford. Se cumplía la primera media hora de partido y Dinamarca abría el marcador. Una falta cercana al área fue suficiente para que Damasgaard, con un gran disparo, superase la barrera inglesa y batiese a Pickford, adelantando al conjunto danés. Los ingleses probaban suerte a balón parado, esta vez desde el borde del área de la portería de Schmeichel, impactando el disparo de Sterling en la cara de Kjaer y saliendo despejado.

    Tras varias oportunidades de gol por parte de Inglaterra, acabó llegando el gol. Tras un paradón del guardameta danés instantes antes, Saka volvía a poner un balón en el punto de penalti para que Kjaer, de manera involuntaria, colará el cuero en su propia portería. Después del tanto, el conjunto local comenzó a combinar pases buscando algún hueco en la sólida defensa danesa, finalizando así la primera mitad con empate a uno.

    La segunda parte empezó con la misma intensidad que finalizó la primera. Dolberg avisaba con un disparo desde fuera del área ajustado al palo, finalmente paraba Pickford. Otra ocasión de peligro, esta vez en la otra parte del campo, en la que Schmeichel sacó una mano tras un testarazo de Maguire en el interior del área. El partido se convirtió en idas y venidas por parte de ambos equipos, siendo Dolberg un auténtico peligro para la zaga británica.

    Apretaba más Inglaterra en esta segunda mitad, recuperando balones en campo rival. Movía ficha Hjulmand, introduciendo a jugadores de refresco para intentar adelantarse en el marcador. Lo mismo por parte de los de Southgate, cambiando a Saka por Grealish en el extremo derecho. Un posible penalti a Kane hizo que temblara todo el estadio por las quejas de los aficionados, sin embargo, el colegiado no pitó nada.

    Un derechazo de Phillips acabó saliendo por el lateral derecho del área. Más tarde, Stones mandó el cuero al lateral de la red de la portería danesa, tras un centro de Shaw. Toda Inglaterra volcada en campo rival buscaba un tanto que les diese la victoria, y así evitar jugar una prórroga, después de un partido igualado en un principio, pero dominado por Inglaterra en la segunda mitad del partido. El encuentro, finalmente, se tuvo que prolongar hasta la prórroga.

    La primera parte del tiempo extra el conjunto de Southgate continuó acechando el área rival, con Sterling como líder de estas jugadas. Dinamarca, con muchas dificultades para sacar el balón jugado, intentaba retener las continuas ocasiones inglesas. En una de estas jugadas, Sterling caía derribado en el interior del área, pitando el colegiado penalti sin pensárselo dos veces. El disparo desde los once metros lo detenía Schmeichel en primeras instancias, sin embargo, el rechace lo aprovechó Kane, adelantando a Inglaterra y acercándolos un poco más a la final.

    No se daba por satisfechos los británicos, continuando con sus acercamientos al área danesa. Henderson caía derribado en el área rival, pero el colegiado no pitaba nada. Dinamarca no se rendía y lo seguía intentando, con un disparo de Braithwaite que rechazaba Pickford a córner. Los ingleses mantenían la posesión, con pocas intenciones de atacar la portería danesa.

    Victoria para Inglaterra que pasa a la final y se enfrentará a Italia, en un partido igualado en los primeros minutos, pero dominado a nivel general. Dinamarca se enfrentará a España en un partido por el tercer y cuarto puesto de la competición.

    - publicidad -
    - Publicidad -
    - Publicidad -

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    P