More

    Samir Nasri cuelga las botas a sus 34 años

    Uno de los últimos jugadores en activo de una generación, en Francia, con una calidad excepcional dice adiós al fútbol. Samir Nasri, a sus 34 años, ha comunicado mediante una entrevista con el semanal francés “Le Journal du Dimanche” que cuelga sus botas tras unas dieciséis temporadas en el fútbol.

    En francés hizo bastante hincapié en la entrevista su período de inactividad cuando fue sancionado por dopaje en 2018. «Un episodio que me hizo mucho mal y que cambió mi relación con el fútbol fue mi suspensión. Me pareció muy injusto, no había tomado ninguna sustancia dopante. Sólo era una inyección de vitaminas porque estaba enfermo. Me detuvo en seco«, declaró el marsellés.

    La sanción le ocurrió cuando jugaba en el Antalayaspor turco y frenó en seco su momento con el fútbol tras su buen paso por el Sevilla. El West Ham, con Manuel Pellegrini en el banquillo, apostó de nuevo por él. «Volví en el West Ham, volvía a Londres y con un entrenador que conocía. Era perfecto, pero me lesioné tres veces seguidas», reconocía Nasri en la entrevista.

    Militando en el Anderlecht fue donde terminó de perder la ilusión por el fútbol, provocado también por el parón que tuvo que haber obligado por la pandemia del Covid-19. «Había un lado emocional en el Anderlecht, pero también la idea de ser jugador y parte del staff técnico. Como me gustaría ser entrenador, pensé en aprender con él (Kompany). No ocurrió como estaba previsto y el campeonato se detuvo por culpa de la Covid. Después, ya no quería jugar. No tenía ganas de más retos», comentó.

    Samir Nasri, nacido en Marsella, pertenece a una generación de futbolistas franceses de una enorme calidad técnica como Karim Benzema o Hatem Ben Arfa. Con las categorías inferiores de la selección francesa se proclamó campeón de Europa sub-17.

    Arrancó su carrera en el Marsella donde destacó en el medio del campo del conjunto francés dejando destellos de una enorme calidad. Su gran talento despertó el interés de Wenger, que le dio la oportunidad de jugar en la Premier League en las filas del Arsenal. En Londres rindió a un buen nivel y acabó fichando por el Manchester City.

    En el City coincidió tan solo un partido con Pep Guardiola, pero guarda una gran opinión sobre él: «He trabajado con muchos grandes entrenadores, pero él tiene algo más. Va hasta la obsesión. Conoce y sabe todo. Ve los huecos y consigue mostrártelos«.

    En la temporada 16/17 militó en el Sevilla de la mano de Jorge Sampaoli. El técnico argentino apostó por él dejándole libertad total para desarrollar su fútbol. La figura de Sampaoli fue muy importante y practicó un fútbol que, durante esa temporada, enamoró al Ramón Sánchez-Pizjuán.

    Una vez finalizada su cesión en Sevilla se marchó a Turquía para jugar en el Antalayaspor, donde lo sancionaron y se cortó su carrera como el propio jugador ha dicho. West Ham y Anderlecht fueron sus últimos clubes, en este último colgó sus botas el francés. Solo una llamada del equipo de su ciudad natal, el Marsella, podría hacerlo volver del retiro. «No me veo volviendo a Francia si no es para jugar en el Marsella«, declaró en la entrevista con el semanal francés.

    Cierra su carrera con cuatro títulos en su palmarés: dos Premier League, una Copa de la Liga y una Community Shield.

    Foto vía: Ligue 1.

    - publicidad -
    - Publicidad -
    - Publicidad -

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    P