More

    El salario de Ramos demuestra que el ‘planifica sin mí’ no fue rentable

    Hace cuatro meses, y con apenas una semana de haber vencido su contrato con el Real Madrid, Sergio Ramos García, defensa central y capitán emprendió un nuevo rumbo. El destino elegido por el camero fue el París Saint-Germain FC.

    Mucho se especuló en aquel entonces acerca de lo ocurrido durante las negociaciones. El jugador, muy querido por sus logros sobre el césped, no se marchó del mejor modo. La afición en general, esperó hasta cierto momento de las negociaciones que no se repitieran los entramados de los episodios de ‘Manchester’ y ‘China’. A fin de cuentas, en su momento ya se le perdonaron sus deslices y las jugadas del representante para forzar la barra y conseguir mayores beneficios económicos. Sin embargo, en la medida que se desvelaron las cosas, el hastío comenzó a hacer mella en los aficionados. Finalmente, llegó el momento cumbre de la rueda de prensa del excapitán, allá por el mes de junio. Ahí, por más vueltas que le dio al asunto, todo quedó muy claro cuando soltó la célebre frase: “Dije que planificaran sin mí, pero no pensé que la oferta caducara”.

    En el desarrollo de las negociaciones también quedaron claras otras cosas. Sergio deseaba dos años de contrato y el Madrid solo ofrecía uno. En el tema económico, también hubo discrepancias al no aceptar la rebaja del 10%, a sus doce millones de euros netos. Incluso se llegó a decir que, en cierto momento de la negociación, pretendió que esa cifra se elevara. Al final pasó lo que pasó, no hubo acuerdo y el camero debió elegir un nuevo rumbo.

    A partir de ahí se especuló con un sinfín de supuestas ofertas, a cuenta de su hoja de servicios. Una trayectoria que nadie duda de los logros y éxitos obtenidos, de la misma forma que tampoco se puede pretender en el deporte firmar a los 35 años, esgrimiendo los resultados de cuando se era joven. Lamentablemente la profesión es así y el cuerpo, que viene siendo la herramienta principal de trabajo, no mejora precisamente con el tiempo.

    Todas aquellas cifras filtradas desde el entorno del jugador, que hablaban de un contrato superior a lo que ganaba en Madrid, han quedado hechas añicos. El encargado ha sido el diario francés L’Équipe, que ha desvelado, en primer lugar, que no hubo la tan añorada prima de fichaje. Por si ello fuera poco, los doce millones netos percibidos en el Real Madrid, se vieron reducidos a ‘apenas’ seis millones en París. Un salario por debajo del que percibe Donnarumma, que cobra siete netos y que representa la mitad de lo que hubiese cobrado en Chamartín, si no hubiese tensado la cuerda hasta romperla. Sin ir más lejos, va a cobrar en Francia por dos años de trabajo, lo que le ofrecieron originalmente en España, por uno solo.

    En resumen, una historia que no deja en buen lugar ni a Sergio, ni a su entorno, principalmente a este último. Si hay alguien que debe ver más allá y aconsejar es precisamente ese conglomerado de gente que se desarrolla alrededor de un jugador. Analizar las cosas más allá de las pasiones era la directriz a seguir y los acontecimientos distaron mucho de ello. Como quiera que sea, lo hecho, hecho está. Lo que queda para el camero es remar y demostrar, en este año y medio de contrato que le resta, que aún tiene cosas que brindar en el fútbol. De seguro, como tantos otros, algún día regresará al que, por muchos desencuentros que haya habido, será el club de sus amores.

    - publicidad -
    - Publicidad -
    - Publicidad -

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    P