More

    Historia| N'Golo Kanté: La humildad y el trabajo como filosofía de vida

    N’Golo Kanté, mediocentro francés nacido en París, con 30 años recién cumplidos, ha hecho historia hace apenas unos días al añadir la Champions League a su palmarés, que ya cuenta con otros títulos importantes a nivel de clubes, como la Premier y la Europa League, además del Mundial con la Selección de Francia en el 2018.

    Si hay algo que define su desempeño dentro del campo de juego, muchos dirán que es la energía que imprime y contagia al equipo que esté a su alrededor. Es el típico obrero, la hormiga que trabaja de manera incansable hasta lograr el objetivo por más inalcanzable que parezca, y con un sello característico: nunca pierde la humildad. Tal vez no sea el más mediático, pero sin duda, pocos trabajan como él desde el minuto uno al noventa, y así es reconocido por sus propios compañeros. A raíz de ello, Paul Pogba llegó a bromear en alguna ocasión diciendo que era muy probable que Kanté tuviera «15 pulmones», pues no se explicaba “cómo se puede correr tanto”.

    Para los que conocen su trayectoria de vida, no se hace extraña esa actitud de trabajo constante que muestra sobre el campo de juego. Hijo de inmigrantes provenientes de Mali en los años ochenta, y viviendo en una de las zonas más pobres de París, siendo apenas un niño de siete años ayudaba a sus padres caminando por las calles de la capital, hurgando la basura en busca de chatarra que reciclar para contribuir a la economía familiar. A diario recorría gran cantidad de kilómetros que se multiplicaron cuando, a los once años de edad, su padre falleció y las cosas se complicaron aún más, pues su madre quedó sola a cargo de cinco niños y el dinero escaseaba.

    A finales de los noventa, Kanté entró a jugar en el JS Suresnes, una academia de los suburbios de la capital francesa. Ahí era conocido por su pequeña estatura y su gran capacidad para correr los 90 minutos, pero también, porque ayudaba a entrenar a los más pequeños.

    Más adelante, concretamente en el año 2011, pasó a formar parte del U.S. Boulogne, con quien estuvo dos temporadas. De ahí pasó al S.M. Caen donde estuvo también por dos temporadas, hasta que en la 2015-16 fue fichado por el Leicester, siendo fundamental en el esquema de juego del club, con el que también hizo historia al conquistar la Premier League por primera vez en sus 132 años de fundado para aquel entonces, de la mano de Claudio Ranieri. Cabe destacar, que en paralelo con sus labores futbolísticas, N’Golo aprovechó para estudiar y graduarse como contador.

    Un año nada más estuvo Kanté en el Leicester, pues a la temporada siguiente fichó por el Chelsea, club donde lleva ya cinco temporadas y con quienes recientemente conquistó la Champions League, siendo nombrado como el jugador más valioso de la final.

    Durante su trayectoria en Inglaterra, N’Golo acumula 258 encuentros en las distintas competiciones con 12 goles y 14 asistencias. Por su parte, con la Selección de Francia colecciona 45 partidos disputados, dos goles y una asistencia.

    Durante las celebraciones tras haber conseguido ganar el Mundial con Francia, los aficionados tal vez recuerden que su timidez era tal que no se atrevía a pedir la Copa del Mundo para sacarse una foto. Fue gracias a la ayuda de Olivier Giroud, que el menudo jugador de apenas 1,68 m de estatura pudo abrazar el trofeo.

    Kanté es sobre todas las cosas una persona que no olvida sus orígenes. No viste ropa de marca, ni tiene un garage lleno de coches de lujo. Al principio, iba a entrenar con una ‘scooter’ que luego cambió por un modesto Mini Cooper comprado en el 2015, y que aún utiliza con bastante frecuencia, pues apenas el año pasado fue que se animó a comprarse un Mercedes: “Nunca fui ese tipo de persona que ama los grandes coches. Cuando era joven nunca tuve ambición por tener uno. Yo conduzco un Mini. Fue el coche que compré cuando estaba en el Leicester City, mi primer vehículo en Inglaterra. Una persona me habló de esta marca, yo la probé, me gustó y me lo compré”, señaló Kanté en declaraciones brindadas a la BBC.

    Sin duda alguna, la humildad y el trabajo son las marcas registradas de este menudo jugador. Es N’Golo Kanté, el mismo al que Pogba le atribuyó “15 pulmones”, y que ciertamente no se cansa de recorrer los campos de juego, de arriba hacia abajo, durante el tiempo que su entrenador tenga a bien colocarle. Para beneplácito de la afición del Chelsea, de Francia y de todo aquel que disfrute del fútbol, más allá de unos colores, ojalá las lesiones le respeten y la salud le acompañe para seguirle viendo sobre los campos de juego.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    - Publicidad -

    + Noticias

    - Publicidad -
    P