Pau: “En cualquier sitio hay béticos, y eso es bonito»