Raúl Carnero tendrá que pasar por el quirófano y se pierde la temporada

La enfermería del Real Valladolid empieza a saturarse y no parece que vaya a coger oxígeno a corto plazo. Los positivos por coronavirus y las lesiones físicas de los ocho jugadores que causan bajas en las filas pucelanas provocan que el equipo del Pisuerga llegue mermado a sus dos próximas citas, muy importantes de cara a sus objetivos.

Uno de esos jugadores es el lateral izquierdo del equipo Raúl Carnero, quien debido a su lesión, deberá pasar por el quirófano. Esta intervención hará que el exjugador del Getafe se pierda lo que resta de temporada, causando así una baja muy sensible en el equipo, pues en esa posición el Pucela anda corto de efectivos, ya que solo cuenta con Carnero y Nacho para esa demarcación.

El futbolista gallego sufre de una lesión articular en su rodilla izquierda, la de su pierna dominante, «cuya evolución no ha sido satisfactoria con el tratamiento conservador realizado, por lo que se ha tomado la decisión de que pase por el quirófano como tratamiento definitivo se du patología», expresa el club en el comunicado emitido. La intervención tendrá lugar la semana próxima en la Clínica Cemtro.

La baja de Carnero obliga al club a mover ficha, y lo pone en la tesitura de tener que buscar un refuerzo para el lateral izquierdo. Todavía no hay nombres sobre la mesa, ni siquiera se sabe si la dirección deportiva ha contemplado esta opción, pero parece antojarse necesaria, ya que un solo jugador para esa posición es arriesgar demasiado y al Valladolid no le conviene arriesgarse.