El caso de Paul Pogba con la justicia se enmaraña cada día más

Para un futbolista, una lesión ya es, de por sí, un asunto no menor. Pero, si a esto se suma el estar envuelto en un caso de extorsión, la mezcla adquiere proporciones épicas. Sobre todo, si se le agrega un familiar presuntamente involucrado. Esto es lo que le está ocurriendo a Paul Pogba, jugador de la Juventus de Turín, que pasa por momentos personales muy difíciles.

Poco a poco se han ido conociendo detalles de lo acontecido, aunque todo se encuentra, actualmente, bajo investigación. Hoy, el diario francés Le Monde publicó declaraciones ofrecidas por el jugador, el pasado nueve de agosto, a los investigadores. En la Oficina Central de Lucha contra el Crimen Organizado, Pogba narró el calvario al que se vio sometido.

El 19 de marzo de 2022, Pogba compartió algunas horas con un amigo de su infancia. Cerca de la medianoche, mientras se preparaba para regresar a su hotel de París, otros amigos lo condujeron a un apartamento. Ahí, Adama C. y los hermanos Roushdane y Machikour K., le obligaron a apagar su teléfono. Luego, aparecieron dos hombres armados y equipados, además, con capuchas y chalecos antibalas. En ese momento, el mencionado Roushdane, exigió el pago de trece millones de euros, incluidos tres en efectivo, por la protección que los dos hombres le habrían brindado durante años.

Por si esto fuera poco, este fin de semana quedaron imputados cinco sospechosos. Uno de ellos, resultó ser su hermano Mathias Pogba. Algo que ocurrió, tras varios días bajo custodia policial, para luego pasar a prisión provisional. Se conoció que este se enfrenta a cargos de “extorsión en banda organizada” y “participación en asociación delictiva con miras a preparar un delito”.  Su abogado, Yassine Bouzrou, ya salió al paso y, ante este hecho, señaló: “Rechazamos esta decisión y se hará todo lo posible para garantizar que el señor Pogba sea liberado rápidamente”.

A pesar de las declaraciones del abogado, las cosas no lucen nada bien para Mathias Pogba, pues el 27 de agosto publicó un vídeo que prometía revelaciones sobre su hermano. Le Parisien afirma tener información de que ya él admitió tener la iniciativa de realizar dicho vídeo. Sin embargo, al parecer, durante la audiencia de los investigadores, Paul había dicho que su hermano estaba bajo presión de personas que querían sacarle dinero.

En Francia se cree que Mathias podría ser el punto de enlace con los extorsionadores porque era el único que conocía los horarios de su hermano. Además, llama la atención la facilidad con la que se localizó a Paul. Si a esto se le suman sus publicaciones en redes sociales donde, entre otras cosas, señaló que este habría recurrido a la brujería para lesionar a su compañero Mbappé, sus perspectivas no son nada halagadoras.

Por lo visto, el asunto está muy lejos de resolverse. En la medida que avancen los días, seguramente se continuarán desvelando detalles del caso. Ahora bien, no será hasta que Paul pueda superar la lesión que le ha impedido jugar, que sabremos qué tanto habrá sido afectado por esta situación. Una que, lamentablemente, surge a una edad donde el futbolista suele alcanzar su madurez profesional. Amanecerá y veremos.

P