11 jornadas separan al Getafe de la Champions League

Con las fechas confirmadas para volver a los terrenos de juego en España, el Getafe tendrá que afrontar las últimas once jornadas de LaLiga tras el parón . Y es que el equipo revelación de la competición doméstica, tendrá salidas muy complicadas y un objetivo primordial: conseguir la clasificación para la siguiente edición de la Champions League.

Jornada 28: Granada-Getafe

Jornada 29: Getafe-Espanyol

Jornada 30: Getafe-Eibar

Jornada 31: Real Valladolid-Getafe

Jornada 32: Getafe-Real Sociedad

Jornada 33: Real Madrid-Getafe

Jornada 34: Osasuna-Getafe

Jornada 35: Getafe-Villarreal

Jornada 36: Alavés-Getafe

Jornada 37: Getafe-Atlético

Jornada 38: Levante-Getafe

Para empezar, el Getafe tendrá que desplazarse a la ciudad de ‘La Alhambra’ para disputar la jornada 28 ante el Granada. Por un lado, los granadinistas se encuentran relativamente lejos de los puestos europeos, mientras que los azulones están en plena lucha por la cuarta posición. Sin embargo, el bloque granadino es el cuarto mejor equipo en casa de la competición, ha conseguido 25 puntos de los 36 posibles.

De regreso a la capital, en la jornada 29 acogerán en el Coliseum al ‘farolillo rojo’ de la competición, el Espanyol. Y es que los pericos manejan uno de los peores registros como visitantes enla competición liguera.

En la jornada 30 el cuadro getafense recibirá al Eibar en uno de los encuentros más complicados que tendrá como local. El conjunto de Mendilibar es uno de los rivales más duros para los azulones, porque presenta un estilo de juego totalmente opuesto con un juego muy abierto y directo, las líneas adelantadas y una presión muy alta por momentos.

En el siguiente encuentro, que corresponderá a la jornada 31, los azulones viajarán a Pucela para enfrentarse a otro equipo en la parte baja de la tabla, el Valladolid. El conjunto vallisoletano, que se encuentra a tan solo cuatro puntos del descenso, deberá de afrontar cada partido como una final y el Getafe no será una excepción.

A partir de la jornada 32, los duelos ante rivales directos marcarán las aspiraciones de los azulones. En este choque, se enfrentarán a la Real Sociedad en el Coliseum Alfonso Pérez. Los txuri-urdin se encuentran cuartos en la LaLiga, empatados a 46 puntos con los locales. Es un duelo vital para los de Bordalás, que deberán de cuajar un partido perfecto para anular el poderío ofensivo de los vascos.

Asimismo, en la jornada 33, se enfrentarán al Real Madrid en el Santiago Bernabéu. Sin duda será uno de los encuentros más complicados, pues el conjunto merengue está metido de lleno en la lucha por LaLiga y no quiere desperdiciar puntos en su fortaleza.

Después, la plantilla viajará a Pamplona para enfrentarse al Osasuna correspondiente a la jornada 34, en uno de los encuentros más ‘asequibles’. Los rojillos se encuentran decimoprimeros en la clasificación y tienen la permanencia prácticamente sellada.

Más adelante, la escuadra azulona se enfrentará ante el Villarreal en la jornada 35. El submarino amarillo tuvo un inicio titubeante, pero consiguió rehacerse y liderados por un veterano Santi Cazorla, buscarán meterse en posiciones de Europa League.

En la antepenúltima jornada, el equipo viajará a Vitoria para disputar ante el Alavés un partido clave para ambos cuadros, y es que el Alavés se encuentra relativamente cómodo en la parte baja de la clasificación. Aunque el conjunto de Garitano tenga un colchón de siete puntos y no podrán dormirse en los laureles si quieren evitar sorpresas de última hora.

El Getafe tendrá dos ‘matchballs’ en el tramo final de la temporada. En la jornada 37, volverán a la capital española para enfrentarse ante un rival directo, el Atlético de Madrid. Los colchoneros buscarán ganar el encuentro a través de la rigidez defensiva y la intensidad. Para finalizar la temporada, el conjunto azulón viajará a Valencia para enfrentarse ante el Levante. Los granotas confían que a estas alturas de la temporada tengan la permanencia certificada.

Sin duda, nos espera un final electrizante, pues el parón puede ser un factor determinante en las dinámicas de los equipos. Por ello, la lucha por las zonas europeas y por la permanencia está más caliente que nunca.

P