|CRÓNICA| Getafe 1–0 Osasuna: el Getafe amarga el debut de Calleri

LaLiga ha comenzado en el Coliseum Alfonso Pérez y ha dejado un gran sabor de boca a los locales. Concretamente, el Getafe CF se enfrentaba al Club Atlético Osasuna en la segunda jornada de LaLiga, aunque este partido fuera el primero de la temporada para los azulones. Después de un primer tiempo muy igualado y una segunda parte con gran ritmo, los tres puntos se han quedado en el sur de Madrid. El Osasuna vuelve a Pamplona con las manos vacías pese al trabajo realizado en el Coliseum.

Alineaciones

José Bordalás apostaba por el esquema que tantas alegrías le ha dado en las últimas temporadas. Con un 1-4-4-2, el técnico alicantino pretendía hacerse con los tres primeros puntos de la presente temporada. Además, daba la oportunidad de inicio al recién incorporado Cucho Hernández, que compartía la punta de ataque con Mata. El resto del equipo fue similar a lo que se vio del Getafe la temporada pasada.

La alineación azulona fue: Soria, Damián Suárez, Djené, Etxeita, Olivera, Maksimovic, Arambarri, Nyom, Cucurella, Cucho Hernández y Mata.

Por otro lado, Jagoba Arrasate llevaba a cabo un solo cambio respecto al once que sacó en Cádiz. Concretamente, Roncaglia sustituyó en la alineación titular a Nacho Vidal, por lo que el defensor ocupó el lateral derecho, probablemente con el objetivo de mantener a raya a Cucurella.

Así, con un 1-4-4-2, Arrasate sacó a los siguientes futbolistas al verde del Coliseum: Herrera, Juan Cruz, David García, Aridane, Roncaglia, Moncayola, Oier, Iñigo Pérez, Roberto Torres, Rubén García y Adrián.

El partido

Se iniciaba el encuentro en el Coliseum Alfonso Pérez, y ya en los primeros minutos se presuponía la intención de cada equipo. Osasuna trataba de hacerse con el control de la medular, mientras el Getafe esperaba en su campo bien colocado para poder robar y formar contraataques rápidos. Pese a ello, las jugadas durante los primeros compases del encuentro tenían poca continuidad, debido a la intensidad y eficacia demostrada en defensa en los dos conjuntos.

Con el desarrollo del partido, el equipo de Bordalás logró alejarse de su área para tener la oportunidad de atacar en estático. Sin embargo, la escuadra rojilla replegaba a la perfección para que las jugadas azulonas se quedaran en nada. Como consecuencia, pese a que el choque tenía ritmo, este no se vio materializado en ocasiones de gol. Aunque las jugadas de peligro fueron escasas, la realidad es que aquellas que más desconcierto generaban en el rival fueron protagonizadas por el Getafe. Sin embargo, ninguna de ellas dio sus frutos y no lograron sorprender a los pamplonicas.

En el minuto 29, el Osasuna lograba combinar para llegar al área rival, y Oier ponía un centro al interior del área. Este fue despejado por Djené, pero el esférico pareció dar entre el pecho y el brazo del futbolista. Como consecuencia, los rojillos reclamaron la revisión del VAR, a través del que se aclaró que la jugada no debía ser castigada con la pena máxima.

Ocho minutos más tarde llegaba la jugada más clara del partido. El Getafe, que volcaba la mayor parte del juego a la banda izquierda, llegaba a la línea de fondo gracias a una combinación de Cucurella, Maksimovic y Mata. El delantero punta ponía un centro al área que recibía Nyom en el punto de penalti con la oportunidad de rematar, pero la defensa rojilla estuvo rápida para despejar. Después de esta jugada, y con un contexto de partido que reflejaba una gran igualdad entre ambos conjuntos, llegaba el descanso del encuentro.

La segunda mitad se iniciaba con tintes similares a la primera, aunque con un Getafe que parecía querer hacerse con el control del balón. Ese intento por controlar el partido funcionó, y en el minuto 53 llegaba el primer y único gol de los azulones. Fue la primera vez en el choque que los de Bordalás lograron llegar con superioridad numérica al área rival, después de que Cucurella lograra deshacerse de su marcador. El catalán puso el balón atrás a Maksimovic, que tiró a puerta, pero el remate salió rechazado por la defensa a los pies de Jaime Mata. El ariete español no perdonaba ante Herrera y ponía el 1-0 después de que el tanto fuera anulado, y posteriormente validado por el VAR.

Pese a que después del gol se esperaba la reacción de los de Arrasate, los rojillos encontraron grandes dificultades para conectar con su centro del campo. Como consecuencia, el Getafe adelantó la presión, con el objetivo de robar balones en campo contrario. Lejos de que el Osasuna lograra alejarse de su área, los azulones lograron encadenar varias jugadas de ataque seguidas que desconcertaron a la defensa pamplonica.

Los problemas para sacar el esférico fueron ahogando poco a poco al Osasuna, que concedió numerosas ocasiones por errores no forzados. De hecho, en el minuto 70 Aridane protagonizó una jugada que podría haber acabado en gol del Getafe si no llega a ser por los reflejos de Herrera. El central daba un pase fuerte, tenso y dirigido a la portería para que recibiera el guardameta, quien tuvo que rematar de cabeza en plancha para poder despejar el pase de su compañero. Aprovechando este tipo de situaciones, los azulones generaron muchas ocasiones para poner el 2-0 en el marcador, aunque el segundo tanto no acabó llegando.

En el minuto 75 llegaba la mejor noticia para Osasuna en lo que iba de encuentro, y es que Jonathan Calleri salía al verde para debutar como rojillo. Pese a los cambios, las inseguridades del Osasuna atrás seguían dando opciones a un Getafe que, aunque estaba más replegado, buscaba el segundo. El hecho de que los de Bordalás se centraran en defender dio alas al Osasuna, que se hizo con el balón en los últimos minutos y logró llegar con peligro a la portería de David Soria. Los esfuerzos de Osasuna no fueron suficientes y el partido terminó con victoria local por 1-0. Así, el Getafe estrena su casillero de puntos en la presente temporada, y el Osasuna se marcha de Madrid con la sensación de poder haber hecho algo más para ganar.

Foto vía: Getafe CF

P