Crónica: Villarreal CF 2–1 Valencia CF: La ley del ex sentencia al Valencia

Las gradas vacías del Estadio de La Cerámica fueron testigo de la victoria por 2-1 del Villareal Cf ante el Valencia CF. Después de un partido en el que se alternó el control del esférico entre los dos contendinetes, los de Unai Emery estuvieron más afortunados de cara a puerta. Como consecuencia, los ches vuelven a Valencia con las manos vacías, y con la sensación de que podrían haber sacado algo más de este derbi.

Alineaciones

Unai Emery apostó por el cambio de esquema en su vuelta al Estadio de la Cerámica. El submarino amarillo salió con un 4-3-3 con el objetivo de solucionar sus bajas, entre las que destacaron la de Gérard Moreno y Pervis Estupiñán. Como sustitutos de ambos jugadores salieron en el once titular Vicente Iborra y Alfonso Pedraza. Con ello, Emery perdía a un punta, pero ganaba físico y control del balón en la medular.

Así, el once amarillo fue: Asenjo, Gaspar, Albiol, Pau Torres, Pedraza, Parejo, Trigueros, Iborra, Chukwueze, Moi Gómez y Paco Alcácer.

Por otro lado, Javi Calleja mantuvo el clásico 4-4-2 che, aunque tuvo que llevar a cabo rotaciones debido a la presencia de determinadas bajas. Concretamente, para suplir la ausencia de Kondogbia decidió colocar un doble pivote formado por Daniel Wass y Carlos Soler. Asimismo, Gabriel Paulista volvía a la titularidad después de regresar de una lesión.

La alineación titular de los valencianos fue: Doménech, Correia, Paulista, Diakhaby, Gayá, Wass, Soler, Musah, Blanco, Guedes y Maxi Gómez.

El partido

El encuentro en el Estadio de la Cerámica comenzaba con un gran ritmo por parte de los locales, quienes dejaron claro desde el inicio su intención de controlar el balón. Las primeras posesiones amarillas dieron su fruto en el minuto cuatro, cuando Alfonso Pedraza caía en el interior del área por una entrada de Paulista. El colegiado pitó la pena máxima, y Paco Alcácer lo convirtió para poner el 1-0 en el marcador. El partido se ponía cuesta arriba para un Valencia que cedió por completo la posesión del balón al Villarreal.

El conjunto de Unai Emery controló de forma clara la primera mitad, a excepción de las esporádicas llegadas del equipo che. Como consecuencia, Doménech tuvo que intervenir en varias ocasiones para evitar que se aumentara la distancia en el marcador. Estas llegadas con peligro ponían de manifiesto la debilidad defensiva de los valencianistas en la mayoría de ocasiones. Pese a ello, los amarillos no lograron aumentar su renta.

Respecto a las opciones ofensivas del Valencia, creó una sola ocasión clara hasta el minuto 35 con un testarazo de Diakhaby después de un balón parado. Sin embargo, fue en el minuto 36 cuando un destello individual de Guedes logró poner las tablas en el marcador. Concretamente, el extremo luso hizo el 1-1 con un fortísimo chut con la derecha desde la frontal del área. En este contexto, y con un Valencia algo más serio que al inicio del choque, llegó el descanso en La Cerámica con el 1-1.

La segunda mitad comenzó con un Valencia muy enchufado, y un Villarreal que seguía queriendo bajar las pulsaciones del partido para tener el control de este. Así, parecía que en los segundos 45 minutos el encuentro se igualaba, mientras se alternaban los ataques rápidos de los de Calleja y las jugadas posicionales del Villarreal.

En el minuto 68, los ataques estáticos de los de Emery daban sus frutos, y Dani Parejo se estrenaba como goleador en La Cerámica con un gran tanto desde la frontal del área, después de un fantástico pase de tacón de Takefusa Kubo. Así, el exvalencianista ponía el 2-1, y hacía que se volviera a cumplir la famosa “ley del ex”.  A raíz del gol, el submarino amarillo buscó tener el balón con posesiones largas lejos de su área, que logaran desesperar a su rival. Asimismo, esto les permitía que el tiempo pasara mientras tenían el esférico en los pies.

En los últimos compases del partido, el Valencia tomó el control del esférico con el objetivo de buscar la portería rival. Además, Calleja mostraba de forma clara su intención de intentar el empate con cambios muy ofensivos. Sin embargo, la defensa amarilla estaba muy bien plantada e hizo un trabajo muy serio, aguantando así el resultado hasta el final del choque. Antes de que este llegara a su fin, Take Kubo fue expulsado después de recibir dos amarillas desde que saliera al terreno de juego desde el banquillo.

Aunque acabó con un futbolista menos, el Villarreal se llevó los tres puntos para seguir luchando en la zona noble de la clasificación. El Valencia tendrá que seguir mejorando para poder sacar puntos y aspirar a posiciones cercanas a los puestos europeos.

Foto vía: Villarreal CF

Últimas Noticias

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, ingresa su comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí