|Crónica| Leicester 2-2 Man. Utd: Vardy, al rescate del Liverpool

A la 13:30 horas ha empezado en Inglaterra la semana más importante de los aficionados al fútbol, el ‘Boxing Day’. La jornada se ha abierto con un empate a dos entre los ‘foxes’, que permanecen segundos con 28 puntos en la tabla, mientras que el Manchester United se queda tercero con 27, dejando al Liverpool (31 puntos) como principal beneficiado del envite si consigue ganar mañana su encuentro frente al West Bromwich Albion

El conjunto local partía con: Schmeichel; Justin, Fofana, Evans, Castagne; Albrighton, Ndidi, Maddison, Tielemans, Barnes; Vardy.

Los ‘red devils’, por su parte, salían con: David de Gea; Lindelöf, Bailly, Maguire, Shaw; James, Fred, Bruno Fernandes, McTominay, Rashford; Martial.

El partido 

Empezaba el encuentro con ritmo, teniendo a los dos minutos la primera ocasión, para el el United tras una sensacional ocasión por el buen centro de Bruno Fernandes y un posterior testarazo de Rashford que se marchó algo por encima del larguero.

A partir de ahí, el dominio se fue acrecentando por parte de los locales, fallando Vardy un mano a mano de las que no suele errar.

Los visitantes estrenaron el marcador tras otro sensacional pase de Bruno Fernandes que desordenó el entramado defensivo ‘azul’, dejando de nuevo a un Rashford que, esta vez, no perdonó ante un Schmeichel que nada pudo hacer.

Daniel James se adentró por la zona derecha y Bruno Fernandes tocó lo justo dentro del área para enviarle un balón perfecto a Rashford, que se marchó entre líneas de la defensa rival y se plantó completamente solo ante Schmeichel. El inglés ajustó su lanzamiento a la madera y estrenó el luminoso. 

Y tal y como vino el primer tanto ‘red devil’, llegó el del Leicester. Nada más cumplirse la primera media hora de juego, un error en la salida del balón de la zaga del United lo aprovechó Barnes para cazar el esférico, abrirse hacia su lado izquierdo, quitarse de encima a un rival y sacarse de la manga un zapatazo brutal con la zurda para superar a David de Gea bajo palos. 

Con la segunda mitad ya en marcha, Solskjaer dio entrada a Pogba en el partido, en busca del tanto de la victoria. Y casi llegó al cumplirse la hora de juego, pero el juez de línea levantó el banderín porque Martial se encontraba un pelín adelantado. 

Y del francés, al uruguayo. Cavani entró a escena en el 75′, un jugador que terminaría siendo decisivo cuatro minutos después, cuando el United volvió a ponerse de nuevo por encima en el luminoso.

Porque el internacional charrúa bajó a recibir para adueñarse del cuero y envió un pase entre líneas magnífico a Bruno Fernandes para que se colara entre la defensa rival y rematara a placer ante Schmeichel, al que superó por bajo con un lanzamiento ajustado al palo izquierdo. 

Pero muy poco le duró la alegría a los de Manchester, justo los seis minutos que tardó en aparecer, como no podía ser de otra forma, Vardy, que puso la guinda al pastel a su gran partidazo. Un buen centro de Ayoze lo cazó el goleador inglés dentro del área, que aprovechó que los centrales recularon hacia su portería y le dejaron espacio justo al único hombre al que no se le puede conceder tal ventaja. De primeras, Vardy envió el balón al fondo de la portería de guardameta español, que no hizo ni una sola parada en todo el partido. 

El crono se consumió, pero antes el Leicester tuvo la última gran ocasión para haberle dado la vuelta al partido. Ayoze falló dentro del área pequeña lo impensable, ya que no esperaba contar con ese balón, que llegó rebotado hasta sus botas. 

El veterano colegiado Mike Dean señaló el pitido final del partido, cumpliendo con las expectativas del encuentro y dejando toda una tarde de apasionante fútbol inglés por delante. 

P