Crónica| Liverpool 1-4 Manchester City: Guardiola sentencia media liga

Partido perteneciente a la 23º Jornada de Premier League, que arrancaba en Anfield pasadas las 16:30 hora local. Una tarde en la que el City confirmó su gran estado de forma, dando un gran paso hacia la consecución del título de liga, agravando la crisis de los de Jurgen Klopp. El resultado final fue de 1-4 a favor del cuadro ‘sky blue’.

Liverpool: Alisson; Robertson (Tsimikas 85’), Henderson, Fabinho, Trent Alexander Arnold; Curtis Jonnes (67’ Milner), Wijnaldum, Thiago (67’ Shaqiri); Mané, Firmino, Salah. 

En el Liverpool volvía Alisson a la portería y Fabinho al eje de la zaga. James Milner se caía del once en detrimento del canterano Jones. Destaca también el regreso de Sadio Mané, después de ser baja ante el Brighton.

Manchester City: Ederson; Zinchenko, Rúben Dias, Stones, Cancelo; Gundogan, Rodrigo, Bernardo Silva; Fodem, Sterling, Mahrez (71’ Gabriel Jesús).

Guardiola apostó esta vez por Zinchenko, en lugar de Laporte para el carril izquierdo y Foden actuando en la punta de ataque en lugar de Gabriel Jesús.

Desde el pitido inicial, el Manchester City planteó una alta línea de presión obligando a los de Jurgen Klopp a lanzar balones en largo, perdiendo así el balón. Con Bernardo Silva tirado a la banda y Rodri metido entre centrales, el City no tuvo problemas en la salida de balón, monopolizando el control de la pelota durante los primeros veinte minutos de juego. Los ‘citizens’ gozaron de las ocasiones más claras, pues en el 37’ Bernardo Silva erró un penalti provocado por Sterling. El City abusó de las internadas del extremo inglés dando así su fruto tras la concepción del penalti. Pese a ello el Liverpool contó con mayor número de disparos a puerta, aprovechando la fragilidad de los laterales del City. Mané y Salah aportaron cierto desborde ante Cancelo y Zinchenko provocando situaciones de superioridad con la subida de los laterales. Permitiendo así al cuadro ‘red’ acabar la primera mitad en mejor forma que el City, que se vio mermado tras el fallo desde los once metros.

La mejoría del Liverpool apenas fue un espejismo, pues una nueva internada de Sterling acabaría siendo la jugada del gol de Gundogan. En el 49’, el City abrió la lata en un partido que comenzaba a encaminar. Tan solo un error no forzado de Rúben Dias en el despeje y su posterior pérdida de balón, acabaría dando esperanzas al Liverpool. Dias terminó cometiendo penalti sobre Salah. El egipcio igualaba la contienda en el 62’. Con miras a revertir la situación, Klopp introdujo a Milner y Shaqiri, cambios que no sirvieron nada más que para desatar la furia ‘citizen’ que, en un espectáculo ofensivo, atropelló al Liverpool en apenas diez minutos. Gundogan en el 72’ hacía el segundo en su cuenta particular, en el 76’ Sterling y en el 82’ Phil Foden ponía la guinda al pastel. Un Liverpool que vio como sus propios errores en la salida de balón provocaron el desastre. Alisson Becker, quien volvía a la titularidad, tuvo una tarde para el olvido, pues entregó al rival el balón en el segundo y tercer gol del City. Los minutos finales, el Liverpool apenas mostró reacción pues con el partido perdido, bajaron los brazos dejando pasar el tiempo. Confirmándose así la tercera derrota seguida en Anfield, algo que no ocurría desde 1963.

Una victoria del Manchester City que podría sentenciar la Premier League en favor de los de Pep Guardiola, pues son ya cinco los puntos que lo separan de su más cercano competidor, el Manchester United. A lo que hay que añadir el partido que aún tiene pendiente el cuadro ciudadano.

P