El gran momento de forma del City de Pep Guardiola

A nadie se le escapa que el Manchester City está siendo de los mejores equipos esta temporada, y esto lo confirman sus resultados: va líder de la Premier League con 50 puntos, cinco más que el segundo en la tabla, el Manchester United, y diez más que el actual campeón de la liga, el Liverpool. Esto también se traslada a las copas nacionales e internacionales: en la Carabao Cup jugarán la final el próximo 25 de abril contra el Tottenham, en la FA Cup jugaron en las últimas horas los octavos de final vs el Swansea City, al cual le ganaron 3-1. Y en la máxima competición europea, la UEFA Champions League, jugarán en dos semanas la ida de octavos de final contra Borussia Mönchengladbach.

La estadística que mejor refleja el excelente momento del equipo ciudadano muestra que, con la victoria al Swansea, llegaron a las 15 victorias consecutivas en competiciones nacionales, récord en toda la historia del fútbol inglés. Tras el final de la pasada temporada, donde quedaron a 18 puntos del Liverpool, muchos pensaban que había llegado un fin de ciclo en la plantilla y que Pep necesitaría hacer una renovación en el vestuario, pero la realidad es que ni salieron ni entraron muchos jugadores, presumiblemente por las dificultades financieras que tuvieron todos los clubes.

Con esto, no se esperaba mucho de este Manchester City, porque pese a que debía ser un firme candidato a la liga, no sería ni mucho menos un fracaso no ganarla, más aún considerando el glorioso momento del Liverpool. Y la temporada empezó con esas mismas expectativas, se vio un City previsible y plano en su juego, y eso se reflejó en los resultados: perdieron 2-5 contra el Leicester City en la jornada tres y para la jornada diez se encontraban en la novena posición.  Llegado este punto, lo más normal hubiera sido que los ‘Sky Blues’ hubiese tenido complicado ubicarse entre los cuatro primeros a final de temporada, pero el equipo tuvo un cambio de mentalidad que los catapultó a estar primeros diez fechas después de ese momento.

Y es que una de las principales mejoras del juego del City fue mejorar su defensa. Guardiola empezó la competición sin una línea defensiva titular fija, por lo que tuvo que estar haciendo bastantes experimentos, pero cuando encontró la defensa titular, solo concedió tres goles en liga en 14 partidos. Quizás el jugador con más mérito en este aspecto es Rubén Dias, quien llegó el pasado verano por 68 millones de euros, una compra que la mayoría catalogó como “costosa”, pero con el tiempo ha dejado ver que valió hasta el último euro. Con la llegada de Dias, su compañero de zaga, John Stones, dio un importante salto de calidad y confianza, y se ha asentado en la titularidad en detrimento de Laporte. También tuvo una influencia enorme Joao Cancelo jugando por ambas bandas, y llegando hasta a actuar de interior en momentos puntuales.

Con todo esto y la notable mejora en zona del centro del campo, donde Gündogan se volvió imprescindible con su llegada y aportación goleadora, y Rodri, que tras una temporada de adaptación está teniendo más galones en la construcción del juego, parece que Pep ha encontrado el equilibro perfecto en su equipo que lo puede impulsar a ganar su tercera Premier League en cinco años. Ahora veremos si el equipo es capaz de mantener este estado de forma y trasladarlo a Europa, o si por el contrario tienen lapsos de desconcentración y vuelven a ser el City de la pasada campaña.

P