El Getafe pone fin a su sequía goleadora de casi 600 minutos

El Getafe de José Bordalás volvía ayer a la senda de la victoria, después de acumular seis partidos sin sumar tres puntos. La víctima fue, en este caso, un Valencia que, lejos de atravesar un buen momento, ayer acentuó su crisis futbolística.

Los azulones llegaron al encuentro del Coliseum arrastrando una de las rachas más negativas de cara a puerta de su historia. Llevaban casi 600 minutos sin anotar gol, lo que les había costado la pérdida de 17 puntos de los últimos 18 posibles.

El encargado de romper la mala racha fue Mauro Arambarri, que con un espectacular chut en el minuto 39 ponía por delante a los suyos. Posteriormente, Mata resolvería el partido en el minuto 55, para que media hora más tarde Aleñá se estrenara con la camiseta azulona y firmara la goleada. Contra todo pronóstico, se trató del partido en el que más goles marcaron los del sur de Madrid en lo que va de temporada, junto a los encuentros ante Real Betis y Elche.  

Bien es sabido que la clave del Getafe de José Bordalás es una férrea y sólida defensa que no permita al equipo rival hacer goles con facilidad. Pues bien, en esta temporada esa intensidad a la que acostumbran los getafenses parecía haber desaparecido. Tanto es así que actualmente llevan encajados 30 goles, mientras que en la totalidad de la campaña pasada tan solo encajaron 37. Si a esto le sumamos la preocupante sequía goleadora que venía arrastrando el equipo, daba lugar a una escuadra en crisis y que tenía la necesidad de sumar de tres en tres.

Pese a todo, ayer pudo ser un punto de inflexión en la dinámica del Getafe. La contundente victoria ante el que se ha convertido en un rival directo, ha levantado el ánimo en el Coliseum Alfonso Pérez y ha hecho recordar de lo que es capaz este equipo.

P