Análisis | Las claves del descenso de la SD Eibar a Segunda División

Ya es matemático, tras siete temporadas de ensueño, la SD Eibar vuelve a la Segunda División, un desenlace que se antojaba previsible y que tuvo su culmen ayer con la dolorosa derrota por cuatro a uno frente al Valencia en Mestalla.

La temporada del equipo armero ha sido toda una montaña rusa, pasando desde buenas rachas sacando puntos en lugares como el Camp Nou, el Villamarín o el Sanchez-Pizjuán, hasta una vergonzosa racha de 17 partidos sin ganar, un total de cuatro meses en los que el Eibar fue descendiendo poco a poco en la clasificación y complicando cada vez más la salvación.

Bien es cierto que tras aquella desastrosa racha, los armeros tiraron de orgullo para sacar hacia delante dos importantes victorias ante Alavés y Getafe, y un valioso empate frente al Real Betis, pero dicha racha llegó demasiado tarde. La puntilla final ha llegado de la manera más dolorosa, tras una humillante derrota frente a un rival que no se jugaba nada. Ahora solo queda una última jornada intranscendente, en la que lo único en juego es el orgullo, y regalarle a la afición una última noche de buen fútbol en Ipurua.

En cuanto a números la temporada de los azulgranas ha sido deprimente, sobre todo en el aspecto ofensivo, siendo el segundo equipo con menos goles de LaLiga, con tan solo 29 tantos. Otro de los aspectos clave para el descenso ha sido la falta de concentración en los momentos clave, una estadística que refleja claramente esto es que son el equipo de LaLiga que más penaltis ha fallado, tan solo anotando cuatro de nueve penaltis lanzados. Además, otro de los errores capitales del equipo, y este hace referencia al banquillo, es el pésimo equilibrio ataque-defensa que tienen los armeros, existiendo un espacio enorme entre la defensa y el centro del campo, algo que han aprovechado los rivales para hacer infinidad de goles esta temporada.

Pero sin duda, el gran artífice que ha provocado el descenso armero es la pérdida del factor Ipurua, algo que en las seis temporadas anteriores había sido transcendental para la salvación y que significaba la mayoría de los puntos del cuadro vasco. Pero, la ausencia de público ha provocado un efecto radical en el equipo, pasando de ser un rival muy duro en su campo a ser el peor local de LaLiga, con solo 13 puntos en 18 partidos como local.

Si se pudiese sacar algo bueno de la temporada, sería la gran campaña que ha realizado su delantero Kike García, que ha anotado 12 goles, y que sin él, el problema de gol hubiese sido aún mayor. El manchego ha tirado del carro en los momentos más importantes, y ha luchado hasta el final por la salvación del equipo que apostó por él y que lo ha llevado a ser uno de los mejores goleadores de LaLiga Santander. En estos momentos, no hay otra cosa que pase por las cabezas de los aficionados armeros que no sea la continuidad de su gran goleador.

Ahora toca empezar a trabajar en un nuevo proyecto deportivo desde ya, concretar la continuidad de aquellos que quieran seguir comprometidos con el club y empezar a trabajar la salida de aquellos que no estén comprometidos y quitarse de en medio las fichas más altas. Además, es momento para empezar a confiar en la cantera, puesto que puede ayudar a completar la plantilla sin necesidad de invertir mucho dinero. Pero lo que está claro es que el Eibar tratará de volver a hacer lo que tantos y tantos años ha logrado, transformar jugadores de la nada en grandes jugadores, algo que sin duda será clave para volver a llevar al Eibar al máximo nivel.

Otro aspecto a planificar es el banquillo, el club quiere que Mendilibar continúe al frente del equipo y lidere el nuevo proyecto deportivo, pero en estos momentos, la decisión se encuentra en manos del entrenador de Zaldibar, un hombre de la casa y que representa los valores del club a la perfección.

Ha sido una temporada realmente difícil en Eibar, con muchos altibajos, lesiones y problemas de diversa índole, pero si hay algo que los armeros llevan por bandera es luchar hasta el final, y con esfuerzo, trabajo y humildad volverán pronto a la máxima categoría de nuestro fútbol.

P