La Juve, cerca de la Serie B italiana

Continúan los problemas para la Juventus. En los últimos días, el club ha estado bajo investigación por falsedad documental y fraude a la hora del intercambio de jugadores en la ventana de fichajes. Una de las operaciones que ha estado bajo la mira de la fiscalía ha sido la operación Pjanic-Arthur que se llevó a cabo con el Barça, pero no es la única.


Se cree que los turineses han estado en los últimos tres años inmersos en la compraventa de jugadores con el mismo valor de mercado que no provocaban movimientos de dinero, lo que provocaba un efecto positivo en los balances.

Ahora, desde la Asociación de Consumidores italiana, se está pidiendo el descenso de los de Turín a la división de plata. «Si se confirman las acusaciones, el club deberá descender y se le deberán revocar los últimos títulos. Se falseó la lícita competencia entre clubes», asegura la Asociación.

«Las acusaciones son muy graves y abren dudas sobre los últimos campeonatos de fútbol, incluso porque, como sabemos, existió un auténtico dominio bianconero en los últimos años. Si la Juventus se hubiera beneficiado ilegalmente respecto a los clubes rivales con operaciones de ese tipo, entonces los últimos campeonatos serían irregulares y, de paso, la Federación deberá intervenir y sancionar a los responsables. El club, más allá que las personas, no puede escapar de los castigos», agregó en su comunicado.

No es la primera vez que la entidad se enfrenta a una sanción similar. En 2006, tras salir a la luz el fraude deportivo en el que participaron varios equipos, descendió de categoría y perdió los dos últimos títulos ligueros que había conseguido

P