La gran evasión: La hazaña histórica que el Fulham tratará de repetir

La temporada en la Premier League, como en todas las grandes ligas, se está aproximando a su final, con algunos de los misterios aún por resolver, como son las posiciones europeas, otros completamente resueltos, como el descenso del Sheffield United tras una desastrosa campaña. Finalmente quedan algunas posiciones casi sentenciadas, a las que solo les queda esperar la confirmación matemática, como por ejemplo la consecución del título por parte del Manchester City o los descensos de West Bromwich Albion y Fulham, que a once y nueve puntos respectivamente de la salvación con solo doce en juego, cada vez están más cerca de su relegación a la EFL Championship. Sin embargo, los aficionados “cottagers”, a pesar de sus escasas posibilidades, son conscientes de la existencia de un precedente en la historia de su club que les aporta ciertas esperanzas, hablamos por supuesto de “The great scape”, traducido al español como “la gran evasión”.

Esta historia se remonta a abril de 2008, concretamente el día doce del mes, el Fulham, en la 19ª posición, a seis puntos de la salvación con tan solo cinco partidos para el final de la temporada, visitaba al Reading, que ocho puntos por encima de los “whites” trataría de sentenciar la permanencia. Una derrota hubiera sido fatal para el equipo que por aquel entonces entrenaba Roy Hodgson, sin embargo, los londinenses consiguieron una valiosa victoria por 0-2 que les dejaría vivos en la lucha por la permanencia, aunque esta fue seguida por una derrota local frente al Liverpool, que junto a la victoria del Bolton frente al Middlesbrough, aumentaría su distancia con la 17ª posición a cinco puntos.

Una semana más tarde, el 26 de abril los “cottagers” visitaban al Manchester City, a falta de 20 minutos para el final, se encontraban 2-0 abajo en el marcador, lo cual les hubiera enviado definitivamente a segunda, pues estarían a seis puntos con dos partidos por disputar, pero aquí fue donde comenzó el milagro. Corría el minuto 70 del encuentro, cuando Diomansy Kamara, que había saltado al campo tan solo cinco minutos antes, ganó un balón a la espalda de la defensa, y tras revolverse para zafarse de su par, realizó un disparo que se coló entre las piernas de Joe Hart, reduciendo así la distancia en el marcador. A penas habían pasado nueve minutos, cuando el dorsal número 27 del Fulham, Danny Murphy, iniciaba su carrera para disparar raso y a la izquierda una pena máxima, el meta inglés del conjunto “cityzen” supo leer sus intenciones y detuvo el penalti, sin embargo, el rebote volvió a caer en las piernas de Murphy, que con el portero vencido empató el partido. Pero el encuentro aún no había terminado, y en el minuto 90, tras ganar otro balón a la espalda de la defensa, Kamara se internó en la zona izquierda del área, y con un tremendo zurdazo puso el 2-3 definitivo en el marcador para dar alas al conjunto de Roy Hodgson.

Siete días después, el Fulham recibiría al Birmingham en su último encuentro como local, ya sin ningún margen de error, pues en el momento en el que se les escapara un punto, serían casi oficialmente equipo de segunda. Pero esa presión no detuvo a McBride, que en el minuto 52 remató en plancha un gran centro de Jimmy Bullard a balón parado en la banda izquierda, adelantando así a su equipo, para concederles temporalmente unos tres puntos que Erik Nevland aseguraría con un gran disparo colocado en la esquina inferior izquierda del arco rival a tres minutos del final, consiguiendo así empatar a los “whites” a puntos con el Reading para salir de la zona de peligro gracias a la diferencia de goles con un solo partido por disputar. En dicha jornada, el Fulham visitaba al Porstmouth, que estaba en plena lucha por la clasificación a la Copa de la UEFA y una semana más adelante jugaría la final de la FA Cup frente al Cardiff. Simultáneamente el Reading se enfrentaría al Derby, que ocupaba la última posición y ya estaba matemáticamente descendido.

Eran las 16:34 del 11 de mayo de 2008, el Reading se imponía por 0-3 en Derby, y el marcador de Fratton Park marcaba el minuto 76 sin que se hubiera roto el empate inicial, el tiempo pasaba de forma lenta pero imparable, aumentando segundo a segundo la presión sobre el equipo de las orillas del río Támesis, la tensión se palpaba en la grada visitante cuando Jimmy Bullard ejecutó un tiro libre ligeramente escorado a la derecha a más de 30 metros de la portería. El balón trazó una parábola perfecta para que Danny Murphy, que se había desmarcado completamente, se elevara en el aire y enviara el balón al fondo de las mallas con un testarazo incontestable, desatando la pasión entre sus fans, que celebraban con locura el tanto ante el silencio de la afición local. Tras este tanto el equipo de Ryan Hodgson se encerró atrás, aguantando el resultado hasta que el colegiado oficializó el final del encuentro, manteniendo al Fulham un año mas en la máxima categoría del fútbol inglés.

Fue entonces cuando comenzaron las celebraciones, la afición entonando en la grada la banda sonora de la película que dio nombre a la gran hazaña que habían completado: “La gran evasión”, los jugadores llorando, gritando y abrazándose sobre el terreno de juego… las escenas de un equipo que había logrado la mayor escapada de la zona roja de la tabla jamás vista en la historia de la Premier League.

Ahora mismo, a falta de cuatro jornadas para la conclusión de la liga, el conjunto de las orillas del Támesis se encuentra nueve puntos por detrás tanto de Newcastle como Burnley, dos conjuntos con los que tiene todavía enfrentamientos pendientes, a los que se suman sus visitas a Southampton y Manchester United. Para salvarse, los de Scott Parker necesitarán sumar al menos tres victorias, y que o Newcastle o Burnley pierdan en todos sus encuentros restantes, una misión tremendamente complicada, pero que no se ve completamente imposible gracias a esta épica que ya lograron no hace tanto y que tratarán de repetir por todos los medios.

Aleksandar Mitrovic: la bestia por fin ha despertado

La temporada 2020/21 marcaba el regreso del Fulham a la máxima categoría del fútbol inglés. Tras un ascenso muy peleado, los londinenses tenían una gran ilusión por ver a su equipo de vuelta en la Premier, pero la campaña liguera está siendo más dura de lo que esperaban. A tan solo ocho encuentros de la conclusión, se encuentran en descenso, dos puntos por debajo del Newcastle que, con un partido menos, marca la salvación.

Una de las razones de esta situación es la falta de gol que está sufriendo, pues el equipo está llevando a cabo un buen juego, dominando la mayoría de partidos y creando grandes oportunidades que no llegan a convertirse por su mala definición. Aquí es donde entra en juego Aleksandar Mitrovic, el delantero serbio que con sus 26 goles ganó la bota de oro de la EFL Championship la pasada temporada, siendo clave así en el ascenso de los cottagers. Sin embargo esta campaña no está dando el nivel esperado, pues ha sido incapaz de anotar desde el 19 de septiembre.

No comenzó mal la temporada para él, metiendo tres goles en dos partidos, el primero de ellos en un partido de la EFL Cup frente al Ipswich Town, con un potente cabezazo a centro de Kenny Tete que sirvió para darle la victoria a su equipo. A continuación anotó un doblete en el encuentro en que el Fulham visitaba al Leeds United de Marcelo Bielsa, el primero de los goles desde el punto de penalti, el segundo con una jugada calcada a la que les dio la victoria copera contra el Ipswich. Sin embargo esta pareja de goles sirvió de poco, pues los cottagers cayeron por 4-3 en aquel encuentro.

En ese momento llegó la sequía que aún a día de hoy se mantiene en la Premier League, 28 jornadas sin ver puerta para el serbio, probablemente debido a dos grandes factores: la pérdida de confianza tras fallar dos penaltis cruciales, el primero de ellos habría dado a su equipo los tres puntos frente a un rival directo como el Sheffield United, mientras que el segundo dejó a su selección fuera de la Eurocopa que se disputará este verano, y el cambio de sistema de Scott Parker que pasó de jugar con un 1-4-2-3-1 con él en punta, a un 1-4-3-1-2 con dos atacantes caídos a banda e Ivan Cavaleiro como falso nueve, un cambio que al principio dio sus frutos, pero poco a poco demostró las carencias del extremo portugués de cara a gol. Estos factores, añadidos al contagio del COVID-19 que sufrió el delantero, le dejaron fuera del once titular,en un estado de forma que hacía a los aficionados del Fulham preguntarse si volverían a ver su mejor versión.

Pero todo hace indicar que esta mala racha ha terminado, pues tras ser convocado por su selección para disputar los primeros partidos clasificatorios de cara al mundial Qatar 2022, Aleksandar Mitrovic ha anotado cinco dianas en tres partidos, las dos primeras en su enfrentamiento contra Irlanda, en el que disputó solo 28 minutos, entrando con 1-1 en el luminoso; sus dos goles fueron claves en el marcador final de 3-2 para el combinado serbio. Tres días más tarde, el atacante del Fulham fue titular en el partido contra Portugal, que concluyó con empate a dos en el electrónico y en el cual anotó el primer tanto para su equipo. Finalmente, en el día de ayer anotó los dos goles en la victoria de Serbia frente a Azerbaiyán por 1-2, que deja a su selección con siete puntos en la segunda posición de su grupo clasificatorio, empatado con la que es la gran favorita a obtener la plaza para Qatar, la selección portuguesa.

Este resurgir por parte de Mitrovic da grandes esperanzas a unos aficionados fulhamish que han visto a su equipo mejorar increíblemente en defensa, y que saben que si recuperan a su delantero estrella, conseguirán muchos más puntos, los cuales necesitan con urgencia si quieren permanecer otra temporada más en la Premier League.

Previa| Fulham – Leeds: Duelo de recién ascendidos en estados diferentes

En la tarde de hoy a las 21:00, el histórico Craven Cottage londinense será testigo de un enfrentamiento entre dos equipos que, tras haber conseguido el ascenso en la pasada campaña, atraviesan momentos muy diferentes. El Fulham, tras ser derrotado por el Manchester City con un contundente resultado de 0-3, se encuentra en la decimoctava posición, a dos puntos del Newcastle que, con un partido pendiente, marca la salvación. Mientras, el Leeds se encuentra diez puntos por encima de la zona roja de la tabla, sin haber llegado a tener que preocuparse excesivamente por ella en una temporada de retorno muy tranquila para ellos.

Antecedentes

Temporada 2020/21:

Ida: Leeds 4-3 Fulham (19.Sep.20)

Temporada 2019/20:

Vuelta: Leeds 3-0 Fulham (27.Jun.20)

Ida: Fulham 2-1 Leeds (21.Dic.19)

¿Cómo llegan ambos equipos?

A pesar de lo que la clasificación pueda sugerir, si hablamos del momento de forma de ambos equipos vemos que las cosas cambian, ya que los cottagers tras un muy mal inicio de temporada se encuentran ahora mismo en una dinámica ascendente. Su solidez defensiva, con Joachim Andersen y Tosin Adarabioyo formando pareja de centrales, y su buen juego de toque, saliendo con el balón jugado desde atrás y atosigando a sus rivales con sus ocasiones, son los pilares de su mejoría. Sin embargo el conjunto dirigido por Scott Parker no termina de carburar, pues está sufriendo una preocupante falta de gol. Por otra parte, los de Marcelo Bielsa están cuajando una excelente temporada, basando su éxito en su centro del campo con gran creatividad y su posesión del balón. No obstante últimamente no parecen encontrar su mejor versión, pues acumulan cuatro derrotas en sus últimos seis partidos, de los cuales solo han obtenido dos puntos, alejándose así de unas posibilidades de jugar en Europa que ya de por si eran remotas y, acercándose a unas posiciones de descenso aún demasiado lejanas como para ser preocupantes.

El partido

En este partido se enfrentarán dos equipos que suelen disfrutar con el balón en su posesión, aunque de formas muy diferentes, pues mientras que los de Leeds suelen recurrir al centrocampismo, con una formación 1-4-1-4-1 que les permite también atacar por las bandas, al combinado londinense le gusta tocar en campo rival con un 1-4-2-3-1 y buscar el tiro en cuanto encuentran la más mínima fisura en la defensa rival. No obstante, Scott Parker varía mucho sus formaciones, y puesto que intentar controlar la posesión en el encuentro de ida hizo que el partido se convirtiera en un correcalles, es probable que recurra a un 1-4-4-2, aprovechando su solidez defensiva para esperar atras e intentar buscar el gol al contragolpe, algo que ya le dio excelentes resultados frente a Liverpool o Everton.

Jugadores a seguir

Para el conjunto local, la clave debe estar en mantener su portería a cero. Es aquí donde Joachim Andersen juega un papel clave: su capacidad para cortar los ataques rivales y su precisión a la hora de sacar el balón jugado o iniciar contras con balones largos a los hombres de ataque le han hecho imprescindible para Scott Parker.

Para los visitantes el bajón en su nivel defensivo, junto a las buenas paradas y el dominio de los balones aéreos de Meslier, hacen que este cada vez está cobrando mayor importancia, por lo que mañana veremos también un apasionante duelo entre él y Areola. Los dos arqueros que aspiran a heredar el puesto de Lloris en la selección francesa una vez este acabe su carrera.

Rueda de prensa

Scott Parker: “Son un equipo muy único, muy intensos con y sin posesión, creo que lo primero que tenemos que hacer es igualar esa intensidad, lo cual hemos hecho muy bien en los últimos partidos. Además debemos entender dónde son realmente peligrosos e intentar encontrar las debilidades en su juego, que es lo que vamos a intentar hacer.”

Marcelo Bielsa: “La idea del entrenador se refleja claramente en el juego del Fulham, en la ida les costaba mucho imponer su estilo, pero en la vuelta lo están haciendo mucho mejor. Recuerdo cómo jugaban cuando nos enfrentamos a ellos en la Championship y la idea es la misma, pero han conseguido trasladarla a la Premier League y, además son un equipo que juega de tú a tú la mayoría de partidos. Contra equipos del top seis de la liga han impuesto su juego y no han jugado a evitar ser derrotados, les gusta intentar ser superiores.”

Posibles alineaciones

Fulham: Areola, Robinson, Andersen, Adarabioyo, Tete, Zambo Anguisa, Lemina, Lookman, Loftus-Cheek, Bobby Reid, Maja.

Leeds: Meslier, Ayling, Llorente, Struijk, Dallas, Phillips, Klich, Roberts, Harrison, Bamford, Raphinha.

Árbitro

David Coote.

VAR

Craig Pawson.

P