Las guerreras merengues completan la hazaña y clasifican a la Champions

El Real Madrid Femenino llegó finalmente, a la última jornada de la Primera Iberdrola, manteniendo la esperanza de alcanzar el acceso a la próxima Champions. Una sola fecha, a todo o nada. Por un lado, la obligación de derrotar a sus rivales de turno, el Villarreal. Por el otro, esperar el pinchazo del Atleti que jugaba, a la misma hora, contra las líderes y campeonas invictas del torneo, el Barcelona.

Atrás quedaron las sucesivas batallas para recuperar el terreno perdido al comienzo de la campaña. Desde la llegada del nuevo entrenador, Alberto Toril, comenzó la sucesión de victorias, solo interrumpida por las caídas contra el Barcelona y el Sporting de Huelva, a la que se sumó el empate contra el Valencia, el pasado fin de semana. En el medio, tres partidos aplazados que cambiaron por sendas victorias cuando más las necesitaban para no perder pisada. Antes del empate, de la penúltima jornada, dos triunfos por la mínima cuando el partido expiraba, con una misma heroína: Olga Carmona. En resumen, infinidad de hazañas recolectadas para llegar con opciones al último domingo de la temporada.

En la tabla, el conjunto merengue ostentaba el cuarto puesto, a dos del Atleti que ocupaba el ansiado tercer lugar. La quinta posición, en poder del Granadilla Tenerife, ya no entraba en carrera, pues cerró su participación sin poder darles alcance. Sus rivales, el Villarreal, ocupaban la onceava posición y tenían asegurada su permanencia.

Por si la tensión por el resultado no fuese poca, en la previa se conoció que, muy probablemente, este sería el último partido de Kosovare Asllani en la Primera Iberdrola. Con un enigmático mensaje en sus redes sociales, la sueca anunció lo que parecía una despedida del club. De concretarse, esta sería su última aparición en el Di Stéfano, escenario del encuentro. Al Madrid le resta la Final Four de la Copa de la Reina, pero esta se celebrará en Alcorcón.

Alberto Toril, técnico del Real Madrid, armó una convocatoria con 22 jugadoras, con la reincorporación de Marta Cardona, Ivana, Claudia y Svava. En esta oportunidad, incluyó a la canterana Marina Salas. A partir de ahí, su once inicial quedó conformado por: Misa, Peter, Rocío, Ivana, Olga, Teresa, Zornoza, Oroz, Asllani, Esther y Athenea. En la otra orilla, el Villarreal, dirigido por Sara Monforte, presentó una lista de 20 jugadoras, de donde sacó una alineación con: Alonso, Giménez, Cienfu, Sheila, Paralluelo, Nerea, Lara, Bea Prades, Soldevila, Belén y Lara Mata.

Ivana Andrés cedió su banda de capitana a Peter, que jugaba su último partido en el Di Stéfano, una vez que la alemana informó que se retiraba del fútbol al finalizar la temporada. Comenzó el partido con el Madrid cobrando su primer saque de esquina, en el minuto uno. El remate final de Maite se iba por encima del travesaño, tras la ‘dejada’ de Esther.

En el 7’, el Villarreal lograba armar una contra muy peligrosa y Sheila ponía en serios aprietos a la defensa merengue. Sin embargo, Rocío, logró recuperarse y, con una marca legal, provocó el error de la atacante amarilla. A pesar de ello, la árbitra señaló un saque de esquina inexistente. El cobro no trajo consecuencias.

El conjunto visitante se defendía muy bien, con sus líneas muy juntas, pero además, con presión alta ante pérdida. Al Madrid le costaba hilvanar sus jugadas, al menos en los primeros minutos. Al 13’, se supo que el Atleti ya perdía su partido, así que faltaba el gol merengue para colocarse en Europa. Tres minutos después, un córner blanco ejecutado sin éxito provocó un nuevo contragolpe muy peligroso, pero Cienfu remató mal y volvía la calma a las filas madridistas.

Al llegar al filo de los primeros veinte minutos, las locales se comenzaron a mostrar con más confianza y adelantaron sus líneas. Primero, Athenea remataba a puerta sin éxito. Luego, Asllani buscaba rematadora, pero no se entendió con Esther. En el 24’, llegaba el segundo gol del Barcelona al Atleti, pero el Madrid no conseguía el suyo para apoderarse de la tercera plaza. Al 27’, lo intentaba Zornoza y luego era Maite, ambas sin resultado positivo. Precisamente la navarra era derribada, al 28’, y la capitana Lara Mata se llevó la amarilla.

En el 34’, Athenea ensayó un disparo que Alonso despejaba, pero el balón hacía un ‘extraño’ y se iba al córner. En el cobro, Rocío no podía llegar al remate, tras ser tomada por la defensa. A pesar de los reclamos, la principal no marcó el penal. Maite lo intentaba, en el 40’, pero su disparo también se iba afuera. Aunque el Villarreal no se jugaba nada, su guardameta, Alonso, veía la amarilla por perder tiempo de manera flagrante.

Al 42’, Asllani era derribada en el área, sin dejar lugar a dudas, pero nuevamente la principal no se daba por enterada. Por fortuna para las merengues, Alonso se enredó en el despeje del balón, Olga lo recuperó y sufrió un nuevo derribo en el área. Esta vez, la árbitra no tuvo más remedio que pitar la pena máxima. Asllani se encargó del cobro, muy ajustado al palo izquierdo de la guardameta, y con angustia llegó el gol, pues el balón estuvo muy cerca de ser detenido.

Los dos minutos de añadido trajeron un centro raso de Zornoza, al que Athenea no pudo llegar. También hubo remate de Olga, sin éxito. El final de la primera parte llegó con el Madrid haciendo su tarea, no sin mucho trabajo, pues el Villarreal no se la había puesto fácil.

Para el comienzo de la segunda mitad, Toril introdujo dos cambios. Sacó a Esther y Teresa para dar entrada a Møller y Kaci. Al 50’, Cienfu remataba sola frente al arco, pero su disparo se iba afuera. El Villarreal salió al terreno de juego dispuesto a vender muy cara su derrota. Monforte hizo su primer cambio, al 53’, y retiró a Giménez para ingresar a Ainoa.

En el 60’, Asllani volvía a poner a prueba a Alonso que reaccionó bien a su disparo. Mientras tanto, el encuentro entre Barcelona y Atleti mostraba el dos a cero en el marcador y las rojiblancas sufrían la expulsión de una de sus jugadoras. Al menos, ese parcial les daba cierta tranquilidad a las merengues, pero su ventaja era muy corta. Consciente de ello, Toril continuó con las modificaciones. Sacó a Asllani, que recién había visto la amarilla, y en su lugar entró Sofie Svava que volvía de su lesión.

Al 64’, los dos partidos se ponían con diferencia de un gol, pues el Atleti descontaba. Mayor incertidumbre, imposible, pues a ello se sumaba que el Villarreal buscaba el empate como si su vida dependiera de ello. De hecho, Salma Paralluelo se escapó, en el 66’, tocó atrás y Rocío despejó lo justo para que Belén no lograra rematar bien.

En el 69’, dos saques de esquina consecutivos para el Madrid. El primero cobrado por Oroz y el segundo por Zornoza, no conseguían llevar peligro. Los nervios no permitían que las locales se asentaran sobre el terreno de juego. La entrenadora del Villarreal sacó a Sheila y Lara Mata, para que ingresaran Miguélez y Lima. La árbitra marcó después la pausa de hidratación.

Sofie se desmarcó, en el 76’, y logró colocar el balón en el área, pero Møller no pudo rematar. El esférico lo tomó Athenea, pero su centro tampoco pudo ser conectado. La entrada de la lateral danesa le dio un poco más de claridad al ataque merengue. Al 79’, salieron Bea Prades y Nerea, en el lado amarillo, para que entraran Olivia Oprea y Zaira Flores.

Los últimos diez minutos del tiempo reglamentario mostraron al Madrid tratando de tener el control del juego. Kaci lo intentó, en el 82’, desde afuera del área, pero Alonso contuvo el disparo. En la siguiente jugada, Misa se puso el traje de heroína al despejar un balón imposible de Belén. Sin duda, de mantenerse el resultado, la influencia de la canaria sería indudable. El cobro del saque de esquina no trajo consecuencias y las merengues tomaban aire. Sin embargo, el Villarreal se quedaba en el área blanca y la tensión invadía el Di Stéfano. Al 86’, Toril sacó a Athenea y le dio entrada a Lucía para reforzar la línea defensiva.

Después del cambio, el Madrid comenzó a triangular el balón, pero no lograba mantenerlo por mucho tiempo. Era evidente que los nervios hacían mella en el conjunto blanco. En el otro partido, el Barcelona se quedaba con diez y la angustia aumentaba, más aún, con los cuatro de añadido pitados en el Di Stéfano. En el 91’, de nuevo una equivocación arbitral colocaba a Olga Carmona en un fuera de juego inexistente. La actuación de las encargadas de impartir justicia distaba, en mucho, de lo que ameritaba semejante encuentro.

No ocurrió nada más. El Atleti perdió su partido, por uno de diferencia, y el Madrid ganó el suyo por la mínima. La gesta se completaba, tras la avalancha de excelentes resultados, a partir de la llegada de Toril. El partido no fue el mejor, estéticamente hablando, pero es más que entendible dadas las circunstancias. Lo importante es que la tarea había sido completada y, ahora, corresponde recuperar para preparar la Final Four de la Copa de la Reina. Si definitivamente, esta era la despedida de la otra ‘Queen’, Kosovare Asllani, el guión de la película no pudo ser mejor. Gol y clasificación a la Champions por segundo año consecutivo, en apenas dos de existencia. ¡Vaya final de temporada!

La ‘Queen’, Kosovare Asllani, transmite aires de despedida

Hace un año, la delantera del Real Madrid Femenino, Kosovare Asllani, era elegida, por los aficionados como la mejor jugadora de la entidad. Había facturado 16 goles en 29 partidos disputados, para un promedio de 0,57 dianas por encuentro, superior al de su carrera que se ubicaba en 0,46. Finalizaba en ese momento, la primera temporada del equipo vistiendo la camiseta que ostentaba el escudo del club de Chamartín.

Apenas unos días más tarde, la sueca hacía felices a miles de aficionados, cuando anunció su renovación con un mensaje directo al corazón de la grada: “El viaje continúa. Madridistas, ustedes me hacen sentir amada. Historia que tú hiciste, historia por hacer”.

También se dijo que la ‘Queen’ había rebajado sus pretensiones económicas, a diferencia de su paisana Sofía Jakobsson. La nacida en Kristianstad, ciudad de Escania, Suecia, quería acompañar al equipo en su primera aventura en la Champions. El dinero no se iba a interponer en ello.

Ahora bien, esa renovación había sido solo por un año. El club comenzó hace unos meses a ampliar las vinculaciones contractuales de una buena parte de la plantilla. Kenti Robles, Teresa Abelleira, Maite Oroz, Olga Carmona, Misa Rodríguez, Claudia Florentino y, apenas ayer, Ivana Andrés, pasaron por las oficinas para firmar sus respectivas extensiones. Las dudas asomaban en el caso de Asllani y, ahora, un mensaje transmitido por la propia jugadora, a través de sus redes sociales, conllevan aires de despedida: “First signing, First goal, First brace, First hat-trick, First Champions League, Start unknown, finish unforgettable”.

Traducido al español, el mensaje muestra un certero resumen de su trayectoria y una más que probable despedida: “Primer fichaje, Primer gol, Primer doblete, Primer hat-trick, Primera Champions League, Inicio desconocido, final inolvidable”.

Los mensajes en respuesta no han cesado y demuestran la tristeza del aficionado por la más que probable despedida. No en vano, fue el primer fichaje del club y a fuerza de un notable desempeño y carisma se ganó el corazón de todos. Ahora, la sueca se prepara para la que, tal vez, sea su última batalla con la camiseta merengue. Será en el Di Stéfano, frente a su público, buscando otra gesta más. Derrotar al Villarreal y esperar que el Atleti no puntúe para meterse de nuevo en la Champions. Ojalá y no sea la última, a fin de cuentas, la esperanza es lo único que se pierde. Pero si definitivamente, los caminos del Real Madrid y Kosovare Asllani se separan, vaya desde acá un sentido aplauso de despedida ¡God Save the Queen! ¡Long live the Queen!

El Real Madrid remonta y se mete en la Final Four de la Copa de la Reina

Con el Madrid ya puesto al día en el calendario en la Primera Iberdrola, llegó el turno de hacerlo en la Copa de la Reina. Los tres encuentros aplazados en el torneo local fueron cambiados por sendas victorias, el último, apenas el miércoles pasado. Ahora, tocaba ‘cambiar de aires’ y dejar a un lado el estrés provocado por el objetivo de alcanzar los puestos europeos.

La nueva aventura pasaba por la Ciudad Deportiva de Buñol, con el fin de disputar los Cuartos de Final en la mencionada competición. El enfrentamiento con el Levante había sido aplazado hace poco más de un mes, debido a un brote de COVID-19. Si bien es cierto, el conjunto valenciano lleva un ritmo diferente al de la pasada campaña, cuando logró clasificar a Europa, no por ello dejaba de ser peligroso. De hecho, en el torneo local batieron, en casa, a las merengues, por cuatro a cero. Por su parte, el Madrid pudo ganarles el mes pasado, pero por la mínima. También es cierto que, la victoria levantina, se produjo en medio de un inicio de campaña poco menos que fatal para el conjunto capitalino. Un arranque que les llevó a sumar apenas cuatro puntos de veintiún posibles, y que aún, a estas alturas, les está lastrando en la clasificación.

Alberto Toril, técnico del Real Madrid, armó una convocatoria de 20 jugadoras, con Kaci y Cardona causando baja. Fiel a su costumbre en las últimas listas, el andaluz dejó espacio para la cantera y Paula Partido fue incluida en la lista, junto a la portera Sofía Fuente. A partir de ahí, su once inicial quedó conformado por: Misa, Lucía, Peter, Ivana, Svava, Teresa, Zornoza, Oroz, Asllani, Esther y Olga. Al frente, el Levante, dirigido por Ángel Villacampa, presentó una lista de 19 jugadoras, de donde sacó una alineación con: Paraluta, Mendoza, Serer, Calligaris, Jucinara, Toletti, Carol, Andonova, Pinto, Falcón y Redondo.

El partido comenzó con un ritmo muy alto y el Madrid se fue hacia la portería contraria nada más ponerse en movimiento el balón. Un minuto más tarde llegaba la polémica. El Levante logró sacudirse la presión y se internó en el área de Misa. Andonova, de manera descarada, se dejó caer ante la marca de Teresa que no daba crédito a lo sucedido. La principal compró y señaló la pena máxima que Alba Redondo transformó en gol.

No duró mucho la alegría levantina. El Madrid se lanzó con todo al área contraria y en pocos minutos cambió la historia. Primero, al 8’, Oroz disparó a puerta, el balón rebotó en la defensa contraria y Esther se apoderó del esférico para batir a Paraluta. La delantera no celebraba el gol, como muestra de respeto a su pasado valenciano. Dos minutos después, la andaluza recibió de espalda, se giró y encontró a Asllani. La sueca se fue hacia adelante por la banda derecha, centró al área y Olga Carmona caía por la izquierda para darle vuelta al marcador. No conforme con ello, un nuevo contragolpe, al minuto 15’, mostró a Zornoza dejando un balón servido a la propia Asllani. La nórdica no dudó y le levantó el balón a Paraluta que nada pudo hacer para evitar la tercera anotación. El Madrid firmaba la remontada en siete minutos sublimes.

La velocidad de Carmona y Asllani hacía estragos constantemente. Al 34’, Andonova veía la primera tarjeta amarilla del encuentro. Dos minutos después, Misa casi comete un error ante la presión alta de Tatiana Pinto, pero pudo rehacerse a tiempo. Los minutos finales de la primera mitad mostraron al Levante un poco más decidido al ataque. En el último instante consiguieron una falta cerca del área. El cobro ejecutado por Andonova se fue muy cerca del vértice. No ocurría nada más y el Madrid mandaba, al descanso, en el marcador y en el juego.

El segundo tiempo mostró a un Levante un poco más decidido y buscando el descuento desde el comienzo. Lo tuvo Alba Redondo, al minuto de comenzado, pero su flojo remate fue controlado fácilmente por Misa. Al 50’, era Esther la que probaba suerte, pero su disparo salió un poco elevado. Tatiana Pinto derribaba a Carmona, en el 54’, y se ganaba la tarjeta. Mientras se detenían las acciones, Ángel Villacampa, técnico del Levante, decidió hacer tres cambios simultáneos. Salieron la recién sancionada, además de Carol y Falcón, para dar entrada a Benítez, Baños y Lloris.

Paula Tomás veía la amarilla, en el 58’. Luego, apenas un minuto después, Esther González era sancionada, tras lanzar el balón en muestra de desacuerdo con el arbitraje por un saque de banda no concedido. En el 61’, una nueva amarilla cuando Baños tomaba de la camiseta a la delantera andaluza para evitar que se escapara.

El partido no mostraba el ritmo frenético de la primera parte, pues las merengues bajaron la velocidad. Al 64’, se escapaba Alba Redondo por la izquierda, pero su pase al centro no encontraba rematadora. En la siguiente jugada, Misa despejaba un balón colgado y un par de minutos después, de nuevo la delantera albaceteña lo intentaba, pero sin éxito.

Nataša Andonova derribó a Zornoza, en el 67’, y la árbitra se llevaba la mano al bolsillo. Finalmente, decidió no sacar lo que hubiese significado la segunda tarjeta de la jugadora de Macedonia y el Levante respiraba aliviado. Alberto Toril, en el 69’, sacó a Asllani y Carmona, para dar entrada a Nahikari y Athenea. El partido de la sueca y la sevillana había sido extraordinario, especialmente en la primera parte, cuando constantemente desbordaron a sus rivales, además de los goles conseguidos. Las recién ingresadas armaron una contra, al 72’, tras un saque de esquina cobrado por el Levante. Aunque la escapada no fructificó, mostraron que la tónica de la velocidad por las bandas se iba a mantener sin cambios.

Al 74’, Teresa lo intentaba desde muy lejos y el balón se iba apenas desviado. Un minuto después, Andonova no lograba llegar a un balón que hubiese significado el descuento y Peter conseguía despejar a tiempo. En el 77’, se marchó la propia jugadora de Macedonia e ingresó Érika. Tal vez suene esotérico, pero tras su simulación al comienzo del partido, que provocó el penal, una maldición se apoderó de sus botines fallando no pocas ocasiones de gol.

En el 81’, el Levante conseguía una falta cerca del vértice izquierdo del área, pero Misa pudo controlar el remate final. El Madrid trataba de apoderarse del balón y administrar la ventaja obtenida en la primera mitad. Sus rivales intentaban la presión alta, pero no conseguían generar peligro. En el 88’, Toril sacó a Oroz y a Esther para ingresar a Claudia Florentino y Caroline Møller. El arbitraje concedió cuatro minutos de añadido, pero el marcador no se movió más. Con una remontada de película, el Madrid conseguía el billete para meterse en la Final Four y sacar de carrera a las ganadoras de otras seis ediciones. Allá le esperan el Barcelona, Tenerife y Sporting Huelva. Los partidos aplazados no le vinieron mal al Madrid que cambió todos ellos por victorias: tres en la Primera Iberdrola, además de este encuentro.

Las guerreras cambiarán de nuevo el chip, pues en el horizonte se asoma el Madrid CFF para intentar la heroica y clasificarse a la Champions. Eso sí, a tenor de lo demostrado, que nadie dude que estas jugadoras irán a por todas.

El Madrid Femenino continúa a toda máquina y derrota a la Real Sociedad

Hace apenas unos días, el fin de semana pasado, concretamente el sábado 29, el Real Madrid Femenino retornaba al campeonato local. Después de más de un mes de parón involuntario, provocado por los brotes de COVID-19, Alberto Toril y sus jugadoras estaban expectantes por el retorno. El regreso no pudo ser mejor, con un triunfo por tres goles a uno, con remontada incluida ante el Sevilla. Una victoria que trajo consigo el añadido de ser frente a un rival directo en los puestos superiores de la tabla.

Ahora, tocaba el turno frente a otro de los equipos que se ubicaba por encima del Madrid en la clasificación. La Real Sociedad se presentó en el segundo puesto de la clasificación, con dos partidos más y una diferencia considerable en puntos. Cuarenta y tres unidades para el conjunto vasco, frente a veintiséis de las merengues. Sin embargo, lo que menos importaba era la diferencia matemática. Había que seguir descontando, sin importar el rival, para acercarse a los puestos europeos. 

Hay que reconocer que, desde que Alberto Toril tomó las riendas del equipo, la mejoría en juego ha sido notable. Nada que discutirle al anterior entrenador David Aznar por los logros conseguidos en la pasada campaña, la primera del club en su historia bajo el escudo del Real Madrid. Sin embargo, el inicio de esta, apartando el tema de la clasificación en Champions, dejó mucho que desear.

Los resultados también han acompañado al equipo, tras la llegada del entrenador andaluz. Ocho  encuentros, con seis victorias y dos derrotas, ambas contra el Barcelona, un equipo con mucho más recorrido en las distintas competiciones. Sin embargo, a pesar de la diferencia en cuanto a trayectoria, las jugadoras no deslucieron y demostraron que están en el camino correcto para seguir aspirando a grandes cosas.   

Para este partido, Toril armó una convocatoria integrada por 20 jugadoras, con la notable ausencia de Claudia Zornoza, sancionada por acumulación de tarjetas amarillas. La madrileña lidera el renglón de asistencias y su influencia en el juego es considerable. A partir de dicha lista, el once inicial quedó conformado por: Misa, Kenti, Teresa, Peter, Ivana, Kaci, Oroz, Esther, Marta Cardona, Møller y Svava. En resumen, tres cambios con respecto a la alineación frente al Sevilla, uno de ellos forzado por la sanción mencionada. Entraron como titulares Esther, Cardona y Teresa en lugar de Zornoza, Athenea y Olga.

Con ambos equipos todavía estudiándose mutuamente, Esther González aprovechó un error garrafal en defensa del conjunto vasco e inauguró el marcador. Un comienzo soñado para el Madrid en un campo de los más difíciles del torneo. Algunos minutos tardó en reaccionar la Real Sociedad y cerca del primer cuarto de hora consiguió una falta al borde del área grande. La sanción generó dudas pues parecía que previamente hubo una mano del combinado atacante. El cobro no tuvo consecuencias.

Las donostiarras poco a poco se apoderaban del control del juego y ensayaban disparos desde afuera del área. Por su parte, las merengues se cerraban en defensa buscando una salida rápida al contragolpe. En el 22’, una nueva falta al borde del área provocó zozobra en el arco defendido por Misa, principalmente en la segunda jugada. El asedio vasco continuó con el saque de esquina, hasta que finalmente el balón salió afuera y el Madrid se tomó un respiro. Al 25’, tras un robo de balón, Svava consiguió un córner a favor. El cobro se paseó frente al arco, aunque sin consecuencias en el marcador.

Poco a poco, al filo de la media hora, el Madrid equilibró un poco más las acciones. Presiones altas y concentración para llevar a cabo robos de balón en defensa fueron las recetas. Si bien es cierto, el peligro generado en arco contrario era poco, lograban mantener el balón un poco más lejos de los predios de Misa. En el 34’, un contragolpe rapidísimo encontró a Møller que se marchó a toda velocidad, pero su disparo se fue desviado por muy poco. Dos minutos después, el peligro corrió a cargo de las blanquiazules, pero el balón recorrió todo el frente del arco sin encontrar rematadora.

En el 38’, Kenti Robles se lució en defensa cortando un avance contrario muy prometedor. Toda la línea defensiva lucía muy aplicada cada vez que le tocaba proteger su arco. La acción pareció levantar de nuevo a las merengues, hoy de índigo al lucir su segunda equipación. La siguiente jugada fue un saque de esquina a favor, que Svava se encargó de colgar en el área, aunque sin mayor peligro. Ante la ausencia de Zornoza, la danesa se encargaba de los cobros y se multiplicaba en defensa y ataque. A pesar de ser apenas su segundo partido, lucía muy compenetrada con sus compañeras y recorría incansablemente todo el terreno de juego.

Un minuto de añadido no cambió la pizarra y el Madrid se iba al descanso mandando en el marcador. Un primer tiempo intenso, con acciones de peligro de lado y lado, donde las merengues supieron aprovechar su oportunidad.

El segundo tiempo mostró al Madrid con las líneas un poco más adelantadas y, a los dos minutos, ya tuvieron su primer saque de esquina. El cobro de Svava fue aprovechado por Esther que, de cabeza, anotó el segundo del partido y de su cuenta personal. Un comienzo idéntico al de la primera mitad, con la misma protagonista. En el 53’, Asllani ingresó en lugar de Marta Cardona, que salió del campo a toda velocidad como si el resultado parcial fuese al revés. Una muestra de que estas jugadoras van a por todas. Tres minutos después, la sueca consiguió una falta al borde del área. Teresa y Svava se plantaron frente al balón, pero finalmente la danesa se encargó del cobro. Ya no cabía duda acerca de quién estaba tomando el testigo de Zornoza en este encuentro.

Al 58’, la recién ingresada Asllani aprovechó un nuevo error en defensa y anidó el tercero, ante el desconcierto donostiarra. El que piense que el conjunto blanquiazul se rindió, se equivoca por completo. Haciendo gala de pundonor, se fueron hacia adelante tratando de buscar el descuento. El Madrid apretó los dientes y siguió tan aplicado en defensa, como lo había estado desde el comienzo, pero sin renunciar al ataque. Si el primer tiempo había sido frenético, el segundo no se quedaba atrás y, al 65’, finalmente Franssi anotaba el descuento.

El Madrid trataba de hacerse con la posesión para desgastar a la Real Sociedad, pero no era tarea fácil. En el 72’, Kaci vio la amarilla por una falta cometida en la frontal del área. El cobro hizo lucir a Misa, que envió el balón al saque de esquina. Al 77’, estuvieron a punto de conseguir el segundo, pero la rápida acción de la canaria, completada por la defensa, lo evitó. La sombra del cansancio, por el esfuerzo realizado y el período de inactividad se asomaba en Zubieta. Toril lo leyó claramente y sacó a Møller y Oroz para dar entrada a Athenea y Olga. Dos gacelas para explotar la velocidad en las bandas y tratar de recuperar el control del juego.

Los cambios surtieron su efecto. En el 84’, Olga se escapó por la banda, pero Asllani no logró enganchar el balón para el remate. Aunque no lograron anotar en la acción, la declaración de intenciones era también importante, para tratar de amilanar a las blanquiazules. Los minutos corrían y los ochenta se jugaban como si fuese el primer cuarto de hora. En el 87’, Toril sacó a Teresa y Kenti, para dar entrada a Claudia y Lucía, y refrescar así su línea defensiva.  Esther vio la amarilla al filo de los 90’, tras botar el balón por la banda.

Cinco minutos de añadido no movieron el marcador, aunque las donostiarras estrellaron dos veces el balón al palo. Las merengues también tuvieron su oportunidad, pero Asllani no logró rematar. No cabe duda de que el Real Madrid está de vuelta. Hasta este encuentro, la Real Sociedad exhibía un récord impresionante de 15 triunfos, un empate y apenas dos derrotas en sus 18 encuentros. Sin embargo, a las jugadoras de Toril poco pareció importarles y con inteligencia y buen juego se llevaron los tres puntos. La diferencia todavía es importante, pero que nadie dude que este Madrid va a por todas.

Asllani y Zornoza derriten el muro islandés y el Madrid clasifica a cuartos

El Real Madrid Femenino visitó Islandia, en el estreno de Alberto Toril en la Champions. El escenario, Kópavogsvöllu, hogar del Breiðablik, y con la firme intención de olvidar las derrotas contra el PSG y retomar el camino del triunfo para pasar a la siguiente instancia. La derrota previa del Kharkiv, contra el PSG, les permitía poder optar, de una vez, a la tan ansiada clasificación. En la segunda Jornada, las merengues habían vencido cinco a cero, con un hat-trick de Caroline Møller.

El técnico merengue habló en la previa de sus sensaciones: “Llegamos con mucha confianza y ganas de que llegue el encuentro para intentar llevarnos la victoria haciendo un buen partido, siguiendo con la línea positiva que llevamos. El clima hace que sea un partido diferente al de casa. Seguro que nos encontraremos un rival que quiere acabar bien la competición ante su público. Vamos a intentar hacer un buen partido, sabiendo de la dificultad y respetando al contrario”.

Por su parte, la goleadora del partido entre ambos conjuntos en la segunda Jornada, Caroline Møller, se mostró optimista: “Estamos listas, tenemos mucha confianza. Los partidos de Champions son siempre especiales. Hay que tener en cuenta que ellas juegan en casa y tendrán a su afición animando. Creo que va a ser un gran partido, tenemos que prepararnos bien. Tengo muchas ganas, espero volver a marcar”.

Toril optó por un once conformado por: Misa, Kenti Robles, Teresa, Corredera, Peter, Rocío, Asllani, Zornoza, Esther, Møller y Athenea. Las condiciones climáticas no eran las mejores, con un campo sometido a una intensa nevada. No era usual ver a la capitana Peter, alemana como es, que debía estar acostumbrada a bajas temperaturas, tiritar de frío.

El balón anaranjado era muy difícil de controlar. Consciente de ello, Asllani ensayó un disparo lejano que la portera rival despejó, no sin dificultad. El saque de esquina cobrado a continuación, en el minuto 9’, tuvo el premio buscado, en los botines de la propia sueca. A pesar de que el campo había sido despejado antes del arranque, al primer cuarto de hora ya estaba cubierto nuevamente por la nieve.

Las jugadoras de Toril dominaban todas las acciones del juego. Se mostraban dispuestas a tratar de ampliar la ventaja cuanto antes. Afrontar los minutos finales, cuando el cansancio hiciera su aparición, con ventaja en el marcador era muy importante con las condiciones climáticas que imperaban. Sin embargo, no fue sino hasta el 39’, en el que pudieron marcar el segundo. Asllani recibió una falta dentro del área y ella misma se ocupó de cobrar la pena máxima.

En el entretiempo, las máquinas hicieron su labor para despejar la nieve que estaba sobre el campo. Solo faltaba por ver cuánto tiempo tardaba en quedar cubierto de nuevo. Las jugadoras tiritaban de frío en el túnel de vestuarios, pero poco parecía importar. La clasificación histórica a cuartos estaba al alcance de la mano.

Las islandesas salieron a la segunda mitad con la firme intención de vender cara su derrota. Sin embargo, diez minutos tardaron las merengues en retomar el control del partido. En el 55’, Toril comenzó a rotar la plantilla. Salieron Esther y Møller, para que ingresaran Nahikari y Lorena Navarro. Al 70’, salieron Athenea y Asllani para dar entrada a Marta Cardona y Maite Oroz. Una gran alegría para el fútbol en general la reaparición de la primera, tras su gravísima lesión. Para Kosovare, un estreno soñado con el Madrid en el torneo continental. Por ello descartó otras ofertas, renovó a la baja y hoy dio comienzo a su sueño.

La zaragozana Cardona ingresó al campo de juego, tal y como se había marchado, haciendo estragos en ataque. Parecía que el tiempo simplemente se hubiese detenido y nada le había ocurrido. Todas las acciones de avance del Madrid, a partir de su ingreso, pasaban por sus botines. Finalmente, en el 81’, un avance suyo por derecha desembocó en el gol de Claudia Zornoza. Bonito premio también para la reina de las asistencias merengues, motor del medio campo y excelente cobradora de faltas.

Toril dio entrada a Lucía, en lugar de Kenti para agotar los cambios. El arbitraje concedió tres minutos de añadido que no cambiaron la historia. El Madrid lograba imponerse cero a tres, bajo unas condiciones climáticas muy duras.  

Una semana histórica para el Real Madrid. Por primera vez, en la extensa trayectoria de la entidad, logra colocar tres equipos en la siguiente fase de la Champions. La primera plantilla, el Juvenil A y el Femenino siguen en carrera y consiguen su clasificación, con apenas 24 horas de diferencia. Los dos primeros a octavos y las últimas a cuartos. Si a esto se le suma, que el conjunto de jugadoras ha conseguido tamaña gesta en apenas su primera temporada, sin duda, estamos en presencia de un gran logro. Ahora, toca enfocarse en el torneo local para seguir recuperando posiciones, tras el comienzo irregular que tuvieron. El último partido en casa, el dieciséis, contra las ucranianas del Kharkiv, a las 18:45h, ya será solamente un trámite.

Kosovare Asllani causa baja en una semana crucial para el Madrid

Al inicio irregular de temporada que ha tenido el Real Madrid, en la Primera Iberdrola, se está sumando el peor enemigo de una plantilla, que no es otro que las lesiones. En esta oportunidad, la afectada ha sido otra de sus estrellas, la delantera Kosovare Asllani.

En el último partido de liga, contra el U.D.G. Tenerife, la jugadora pidió el cambio en el descanso. De acuerdo con la información del diario AS, la lesión es más grave de lo previsto y se trata de una rotura del ligamento lateral de su rodilla derecha. El tiempo de baja, se estima que podría estar entre dos y cuatro meses.

Tal y como se mencionó al comienzo, no es el único caso de la plantilla. La delantera Marta Cardona sufrió una lesión, también en su rodilla, y fue operada hace algunas semanas. La portera  Méline Gérard se está recuperando de la fractura de dos dedos. Asimismo, Teresa Abelleira tiene problemas con su tobillo. También están fuera la centrocampista francesa Aurélie Kaci y la recién fichada Nahikari García.  

David Aznar tendrá que recurrir a lo mejor de sí para confeccionar las alineaciones. Es cierto que el club acometió una cantidad importante de fichajes, pero también lo es que la gran mayoría de las lesionadas tienen etiqueta de titulares. En un tiempo de apenas una semana, les esperan dos partidos de liga, vitales para recuperar el terreno perdido en la clasificación, así como el arranque de la fase de grupos en la Champions.

Oficial| Kosovare Asllani renueva con el Real Madrid femenino

La delantera del Real Madrid femenino, Kosovare Asllani, nacida en Kristianstad, ciudad de Escania, Suecia, ha renovado su contrato con el club hasta 2022, y acompañará la primera aventura del equipo en la Champions.

La noticia fue confirmada en las redes sociales del club, que en su cuenta de Twitter señaló: “¡Hemos acordado la ampliación del contrato de Kosovare Asllani hasta 2022!”. Asimismo, la jugadora también lo reseñó en su cuenta y manifestó: “El viaje continúa. Madridistas, ustedes me hacen sentir amada. Historia que tú hiciste, historia por hacer”.

Recientemente, la internacional sueca fue escogida por la afición como la mejor jugadora de la temporada 2020/21, tras facturar 16 goles en 29 partidos disputados, para una ratio de 0,57 goles por encuentro, superior al de su carrera que se ubica en 0,46 unidades por partido.

La delantera inició su carrera en el Linköpings FC, y ha jugado en clubes de Suecia, Estados Unidos, Francia e Inglaterra, llegando a España en la temporada 2019/20 al CD Tacon, hasta que se integró a la estructura del Real Madrid, bajo cuyos colores participó por primera vez en la recién finalizada temporada 2020/21. Además, ha sido internacional con la selección absoluta de su país, y cuenta en su palmarés con la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 y una medalla de bronce en el Mundial de Francia 2019.

Las informaciones de los días previos apuntaban a que la jugadora había realizado un esfuerzo para ceder en sus exigencias salariales, debido a su disposición para seguir defendiendo la camiseta del Real Madrid y poder acompañar al equipo en la Champions.

Con esta renovación, el conjunto merengue se asegura de los servicios de uno de sus principales activos, y continúa trabajando en la confección del equipo para la próxima temporada, su segunda dentro de la Primera Iberdrola, y en la que participará por primera vez en la Liga de Campeones Femenina buscando superar una eliminatoria a doble partido, para ubicarse a continuación en la fase de grupos.

Kosovare Asllani, elegida como mejor jugadora del Madrid en la temporada

La delantera sueca del Real Madrid femenino, Kosovare Asllani, ha sido elegida por los aficionados como la mejor jugadora del equipo en la temporada 2020/21, que recién acaba de culminar.

Asllani agradeció el premio conseguido y manifestó: “Creo que hemos tenido una muy buena temporada, porque es el primer año del Real Madrid. Lo más importante es que hemos logrado una plaza por la Champions de la próxima temporada y estamos muy contentas por eso […] Estoy muy feliz, por supuesto. Siento que yo he ayudado al equipo, pero este premio es para toda la plantilla porque es el trabajo de todas durante esta temporada”.

La jugadora nacida en Kristianstad, ciudad de Escania, Suecia, es internacional con la selección absoluta de su país, y ya tiene en su palmarés la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 y una medalla de bronce en el Mundial de Francia 2019.

​A nivel de clubes, Asllani ha jugado en su país natal, además de Estados Unidos, Francia e Inglaterra, y su actividad goleadora con el Real Madrid ha estado a la altura de sus mejores promedios. Con el conjunto de la capital española facturó 16 goles en 29 partidos disputados, para una ratio de 0,57 goles por encuentro, superior al de su carrera que se ubica en 0,46 unidades por partido.

Aún se desconoce si la delantera sueca continuará la próxima temporada. Las informaciones apuntan a diferencias económicas para alcanzar un acuerdo, que la afición madridista espera se solucione para poder contar de nuevo con una de sus jugadoras favoritas, tal y como lo demostró esta votación.

P