Tres capitanas para seguir en el camino del crecimiento

El Real Madrid Femenino se enfrenta a su tercera temporada de existencia defendiendo el escudo de la entidad. Pero también, llegó el momento de la renovación de la plantilla, de evolucionar y, para ello, hubo salidas, además de llegadas que aún no finalizan. Una parte de la afición no se mostró de acuerdo con el primer apartado, es decir, el de las jugadoras no renovadas. Sin embargo, toca mirar hacia adelante y remar todos en la misma dirección. Para ello, uno de los puntos clave corresponderá a las capitanas.

Dicha demarcación no quedó exenta de variaciones. En la temporada pasada, Ivana ejerció el rol acompañada por Babett Peter y Aurélie Kaci. Las dos últimas no siguen en la entidad merengue. La alemana decidió emprender la senda del retiro, mientras que la francesa no fue renovada y se marchó al Club América, en México.

Ante tal situación, había dos vacantes que resultaron cubiertas. Para una de ellas, se optó por una de las veteranas del grupo, la mexicana Kenti Robles, de 31 años. La otra, recayó en una de las jóvenes con mayor proyección de la plantilla, la sevillana Olga Carmona, de apenas 22 primaveras.

Las tres fueron objeto de sendas ampliaciones en sus contratos durante la recién finalizada campaña. Kenti fue la primera, en febrero, y firmó hasta 2024. Luego, al mes siguiente, Olga, la polivalente jugadora de la banda izquierda, amplió por tres años más, hasta 2025, en una muestra de la confianza que se tiene en su talento. Finalmente, la única sobreviviente de las capitanas anteriores, Ivana Andrés, de 28 años, extendió su vinculación, en mayo, hasta 2024.

Todas ellas son internacionales con las absolutas de sus respectivos países, lo que demuestra a las claras, la calidad técnica y humana que ostentan. De hecho, la lateral mexicana fue la mejor jugadora del equipo, en el pasado noviembre, gracias al voto de la afición. Asimismo, la sevillana se hizo con la misma distinción en abril.

Los objetivos son muy claros y pasan por continuar el progreso que ha experimentado el equipo desde que comenzó su andar. El primer año, subcampeonas de la Primera Iberdrola y clasificadas para la Champions. Durante el segundo, cuartos de final del torneo continental, tercer lugar en la competición local y nueva clasificación para Europa. Ahora, en su tercer año, es imperativo conseguir de nuevo la clasificación europea, algo que solo pueden lograr finalizando en el podio. Además, esta vez deberán superar una ronda más, para tener aspiraciones de, al menos, igualar la gesta de la pasada edición.

No la tendrán fácil, pues la primera ronda de la Fase Previa, les deparó un primer encuentro con el Sturm Graz. De superarlo, podrían llegar a enfrentarse al Manchester City, si las inglesas superan su partido con el  Tomiris-Turan. En caso de que las merengues salieran airosas, aún les faltaría superar la segunda ronda, para poder meterse en Fase de Grupos. Un camino complicado, pero para el que se cuenta con una gran plantilla y, a partir de ahora, con tres grandes capitanas que darán el todo por el todo. El cielo es el límite y estas guerreras han demostrado de sobra lo que son capaces de hacer. Si a ello le sumamos las llegadas, podemos hablar de una tercera temporada, cuando menos, ilusionante.

El Madrid Femenino sigue creyendo y se hace con el derbi en el añadido

El Real Madrid Femenino llegó a la Jornada 28 de la Primera Iberdrola, por primera vez en mucho tiempo, con la misma cantidad de partidos disputados que sus contrincantes. Hasta tres partidos aplazados llegó a acumular, pero ya los recuperó todos y, mejor aún, cada uno de ellos lo cambió por victoria.

En esta oportunidad, le tocaba jugar en el Alfredo Di Stéfano y disputar un nuevo derbi. Hace poco más de una semana se enfrentó al Rayo Vallecano y ahora le correspondía con el Madrid CFF. Esta sería la primera de tres finales para alcanzar los puestos europeos. Actualmente hay tres equipos empatados a puntos para una sola plaza: Atlético de Madrid, Tenerife y las merengues. Sin embargo, las isleñas ya habían perdido su encuentro de la Jornada, por lo que al Real Madrid se le presentaba la oportunidad de poner distancia con ellas.

Las rivales de turno se presentaron como ocupantes de la onceava plaza. En sus últimos cinco partidos coleccionaban dos triunfos, dos derrotas y un empate. Por su parte, las locales exhibían cuatro victorias y un encuentro perdido en el mismo período. El objetivo de sacar los tres puntos, para seguir en la pelea por la plaza europea, necesitaba también de un pinchazo del Atleti. Las rojiblancas visitaban al Levante, a la misma hora.

Alberto Toril, técnico del Real Madrid, armó una convocatoria con 20 jugadoras, con la ausencia de Marta Cardona. En esta oportunidad, no incluyó canteranas en la lista. A partir de ahí, su once inicial quedó conformado por: Misa, Lucía, Ivana, Rocío, Svava, Teresa, Zornoza, Olga, Asllani, Esther y Athenea. En la otra vereda, el Madrid CFF, dirigido por María del Mar Fernández, presentó una lista de 20 jugadoras, de donde sacó una alineación con: Natalia, Estela, Santos, Antônia, Monica, Young-Ju, Pinillos, Victória, Bonsegundo, Madsen y Nunes.

Los primeros minutos de juego mostraron al Real Madrid tratando de hacerse con el control del juego y practicando presión alta cuando perdían el balón. Athenea, pegada a la banda derecha, y Olga, ubicada en  la izquierda, trataban de explotar su velocidad, ante una defensa muy cerrada. La sevillana tuvo la primera oportunidad del encuentro, en el minuto 5’, pero su remate salió alto.

Al 12’, Zornoza logró internarse por derecha y zafarse de la férrea defensa rival. Su centro al área provocó los remates consecutivos de Olga y Asllani, este último al palo, pero no lograron batir a Natalia. Teresa vio la amarilla, en el 15’, por una falta inexistente. Luego, al 22’, caía Asllani al frente del área grande, pero la árbitra, Ylenia Sánchez Miguel, no vio motivo para pitar, con la consecuente protesta de la sueca. Esther lo intentaba en el 25’, tras una buena habilitación de Athenea, pero el remate le salió de frente y Natalia lo controló fácilmente.

En el 32’, Olga logró meter un centro envenenado al área, pero el ligero desvío de la guardameta evitó que Esther llegara al remate. El contragolpe del Madrid CFF trajo un choque entre Madsen y Svava que requirió atención médica para ambas. Después de varios minutos, las dos jugadoras pudieron reincorporarse al terreno de juego. Estela derribó a Zornoza, en el 37’, y vio la primera tarjeta amarilla de su equipo.

Sofie Svava se dejaba caer al cierre de la primera mitad y sembraba las dudas acerca de su continuidad, producto del golpe recibido minutos antes. Los primeros cuarenta y cinco, con apenas un minuto de añadido, se cerraron con el dominio en las ocasiones por parte del Real Madrid. Sin embargo, el marcador reflejaba una igualdad que no servía para las aspiraciones merengues, sobre todo, a sabiendas que el Atlético estaba ganando su partido.

El segundo tiempo trajo finalmente la sensible baja de Sofie, que no logró recuperarse. En su lugar, ingresó su compatriota Caroline Møller. En cuanto al juego, la tónica era la misma de la primera parte, con el dominio del juego a cargo del Real Madrid. Athenea se internó por la derecha, al 48’, pero su centro no encontró rematadora. Un minuto después, Olga Carmona, en la banda contraria, se zafó de su marcadora, centró al área y Asllani conectó de cabeza. La oportuna intervención de Natalia evitó la anotación y las merengues no pudieron cristalizar una nueva ocasión. En el 50’, otra vez, Athenea regateó a su oponente y su remate se estrelló en el palo. Tres oportunidades, en tres minutos, eran un fiel reflejo de lo que ocurría en el partido y de quien era el dominio.

Al 53’, Athenea lo intentaba de nuevo, aunque su centro no pudo ser rematado. La cántabra había salido a la segunda parte mucho más decidida en ataque. El Madrid CFF trataba de ralentizar el juego, pero el balón les duraba muy poco. Ivana vio la amarilla en el 56’, tras una falta sobre Gabi Nunes. Al 58’, Fernández introdujo un par de cambios. Salieron Madsen y Victória para dar entrada a Silvia y Geyse Ferreira.

En el 63’, Asllani cayó en el área, pero la árbitra no consideró que fuese penal. Luego, Ivana habilitó a Esther, que no pudo rematar con comodidad, pero consiguió el saque de esquina. El cobro trajo un nuevo tiro desde el vértice del campo, con el disparo final de Asllani que, por tercera vez, se estrellaba en el palo. Al 66’, llegaron varios cambios. Toril sacó a la sueca y a Lucía, para que ingresaran Maite Oroz y Peter. Por su parte, Fernández retiró a Lee Young-Ju y colocó a Rita Chikwelu.

Con los cambios, el Real Madrid pasaba a una defensa de tres centrales y dos carrileras. Al 71’, Møller no pudo aprovechar un error de la defensa que le dejaba sola frente a Natalia. En el contragolpe del Madrid CFF, Misa se lució despejando al córner un disparo de Gabi Nunes. El cobro no trajo mayores consecuencias. Al 74’, Zornoza lanzó un pase entre líneas que Olga logró alcanzar, pero su centro no encontró rematadora dentro del área. Los minutos corrían y la igualdad seguía brillando en el marcador.

Esther lo intentaba de cabeza, sin éxito, en el 77’, tras un centro colgado por Ivana. Flor vio la amarilla un minuto después, al cometer falta sobre Olga Carmona. Toril sacó a Claudia Zornoza y le dio entrada a Nahikari García. Athenea se internaba por su banda, en el 81’, pero de nuevo, su centro no encontraba rematadora.

Limeira Santos pedía atención médica y la desesperación por el tiempo perdido invadía la grada del Di Stéfano. En su lugar ingresó Lauren. Las visitantes concentraban hasta seis jugadoras en la última línea y las locales insistían en los centros al área tratando de romper la defensa rival. La árbitra agregó seis minutos al reloj y la grada del Di Stéfano optó por contar a viva voz los seguros que perdía Natalia cada vez que sacaba de portería. El planteamiento rácano de las visitantes, durante todo el encuentro, desesperaba a jugadoras y afición.

Tanto fue el cántaro a la fuente hasta que al final se rompió. En el 92’, Athenea centró de nuevo al área y cayeron varias jugadoras, incluida Caroline Møller. La principal no dudó, sancionó a Hickmann con tarjeta amarilla y pitó la pena máxima que Olga Carmona se encargó de convertir. Al igual que en el partido anterior de liga, en el otro derbi frente al Rayo, la sevillana conseguía el gol de la victoria al filo de la terminación. La jugadora recién nombrada por la afición como la mejor del mes de abril celebró por todo lo alto con sus compañeras. No era para menos, pues el Real Madrid se mantenía en la pelea por Europa y aguantaba el pulso con el Atlético que también venció al Levante.

Toril sacó a Athenea en los instantes finales, e ingresó a Kenti para administrar el gol conseguido. Justo, aunque corto, premio para las merengues, pero que igual le da los tres puntos vitales para seguir luchando. Quedan dos finales a sangre y fuego, pero el sueño sigue vivo.

Olga Carmona es elegida como mejor jugadora del mes en el Real Madrid

La jugadora del Real Madrid Femenino, Olga Carmona, resultó seleccionada, por la afición, como la mejor del mes de abril. En la votación superó a su compañera Claudia Zornoza, que ya lo había obtenido en dos oportunidades, una en marzo y la otra en diciembre. Las otras candidatas eran la guardameta Misa Rodríguez, la centrocampista Maite Oroz y la defensa central, Rocío Gálvez.

Además de Zornoza, Athenea del Castillo lo había conseguido en septiembre, mientras que Caroline Møller lo hizo en octubre. Por su parte, Kenti Robles triunfó en noviembre, la guardameta Misa Rodríguez en enero y, finalmente, Esther González lo recibió en febrero.

De seguro, en la retina del aficionado estaban grabados dos goles de Olga que fueron fundamentales en el mes de abril. Uno, contra el Rayo Vallecano en el marco de la Primera Iberdrola. El derbi aplazado en su momento era fundamental para mantener la aspiración de alcanzar los puestos europeos. Cuando todo hacía presagiar lo peor, la sevillana entró al terreno de juego, en el minuto 70’, para dejar su impronta al filo de la terminación del encuentro y anotar el gol de la victoria.

Consciente de su excepcional rendimiento, Alberto Toril decidió apostar por ella como titular en los Cuartos de Final de la Copa de la Reina. El técnico no se equivocó, y tras arrancar perdiendo en el primer minuto de juego, Olga anotó, apenas al minuto 10’, el gol que significaba el dos a uno y la certificación de lo que sería la remontada.

En las instancias del club que se encargan de la confección de la plantilla están muy conscientes de la importancia de Olga para los planes de futuro. Es por ello, que en el mes de marzo, y a sus 21 años recién cumplidos, se le amplió su contrato hasta el año 2025. Ahora, al llegar el turno de los aficionados, estos le han demostrado también su cariño y la consideración por su trabajo, al otorgarle este premio. De seguro, no será el único para esta gran jugadora, a quien todos disfrutamos viendo sus galopadas y su excepcional juego por la banda izquierda.

El Real Madrid remonta y se mete en la Final Four de la Copa de la Reina

Con el Madrid ya puesto al día en el calendario en la Primera Iberdrola, llegó el turno de hacerlo en la Copa de la Reina. Los tres encuentros aplazados en el torneo local fueron cambiados por sendas victorias, el último, apenas el miércoles pasado. Ahora, tocaba ‘cambiar de aires’ y dejar a un lado el estrés provocado por el objetivo de alcanzar los puestos europeos.

La nueva aventura pasaba por la Ciudad Deportiva de Buñol, con el fin de disputar los Cuartos de Final en la mencionada competición. El enfrentamiento con el Levante había sido aplazado hace poco más de un mes, debido a un brote de COVID-19. Si bien es cierto, el conjunto valenciano lleva un ritmo diferente al de la pasada campaña, cuando logró clasificar a Europa, no por ello dejaba de ser peligroso. De hecho, en el torneo local batieron, en casa, a las merengues, por cuatro a cero. Por su parte, el Madrid pudo ganarles el mes pasado, pero por la mínima. También es cierto que, la victoria levantina, se produjo en medio de un inicio de campaña poco menos que fatal para el conjunto capitalino. Un arranque que les llevó a sumar apenas cuatro puntos de veintiún posibles, y que aún, a estas alturas, les está lastrando en la clasificación.

Alberto Toril, técnico del Real Madrid, armó una convocatoria de 20 jugadoras, con Kaci y Cardona causando baja. Fiel a su costumbre en las últimas listas, el andaluz dejó espacio para la cantera y Paula Partido fue incluida en la lista, junto a la portera Sofía Fuente. A partir de ahí, su once inicial quedó conformado por: Misa, Lucía, Peter, Ivana, Svava, Teresa, Zornoza, Oroz, Asllani, Esther y Olga. Al frente, el Levante, dirigido por Ángel Villacampa, presentó una lista de 19 jugadoras, de donde sacó una alineación con: Paraluta, Mendoza, Serer, Calligaris, Jucinara, Toletti, Carol, Andonova, Pinto, Falcón y Redondo.

El partido comenzó con un ritmo muy alto y el Madrid se fue hacia la portería contraria nada más ponerse en movimiento el balón. Un minuto más tarde llegaba la polémica. El Levante logró sacudirse la presión y se internó en el área de Misa. Andonova, de manera descarada, se dejó caer ante la marca de Teresa que no daba crédito a lo sucedido. La principal compró y señaló la pena máxima que Alba Redondo transformó en gol.

No duró mucho la alegría levantina. El Madrid se lanzó con todo al área contraria y en pocos minutos cambió la historia. Primero, al 8’, Oroz disparó a puerta, el balón rebotó en la defensa contraria y Esther se apoderó del esférico para batir a Paraluta. La delantera no celebraba el gol, como muestra de respeto a su pasado valenciano. Dos minutos después, la andaluza recibió de espalda, se giró y encontró a Asllani. La sueca se fue hacia adelante por la banda derecha, centró al área y Olga Carmona caía por la izquierda para darle vuelta al marcador. No conforme con ello, un nuevo contragolpe, al minuto 15’, mostró a Zornoza dejando un balón servido a la propia Asllani. La nórdica no dudó y le levantó el balón a Paraluta que nada pudo hacer para evitar la tercera anotación. El Madrid firmaba la remontada en siete minutos sublimes.

La velocidad de Carmona y Asllani hacía estragos constantemente. Al 34’, Andonova veía la primera tarjeta amarilla del encuentro. Dos minutos después, Misa casi comete un error ante la presión alta de Tatiana Pinto, pero pudo rehacerse a tiempo. Los minutos finales de la primera mitad mostraron al Levante un poco más decidido al ataque. En el último instante consiguieron una falta cerca del área. El cobro ejecutado por Andonova se fue muy cerca del vértice. No ocurría nada más y el Madrid mandaba, al descanso, en el marcador y en el juego.

El segundo tiempo mostró a un Levante un poco más decidido y buscando el descuento desde el comienzo. Lo tuvo Alba Redondo, al minuto de comenzado, pero su flojo remate fue controlado fácilmente por Misa. Al 50’, era Esther la que probaba suerte, pero su disparo salió un poco elevado. Tatiana Pinto derribaba a Carmona, en el 54’, y se ganaba la tarjeta. Mientras se detenían las acciones, Ángel Villacampa, técnico del Levante, decidió hacer tres cambios simultáneos. Salieron la recién sancionada, además de Carol y Falcón, para dar entrada a Benítez, Baños y Lloris.

Paula Tomás veía la amarilla, en el 58’. Luego, apenas un minuto después, Esther González era sancionada, tras lanzar el balón en muestra de desacuerdo con el arbitraje por un saque de banda no concedido. En el 61’, una nueva amarilla cuando Baños tomaba de la camiseta a la delantera andaluza para evitar que se escapara.

El partido no mostraba el ritmo frenético de la primera parte, pues las merengues bajaron la velocidad. Al 64’, se escapaba Alba Redondo por la izquierda, pero su pase al centro no encontraba rematadora. En la siguiente jugada, Misa despejaba un balón colgado y un par de minutos después, de nuevo la delantera albaceteña lo intentaba, pero sin éxito.

Nataša Andonova derribó a Zornoza, en el 67’, y la árbitra se llevaba la mano al bolsillo. Finalmente, decidió no sacar lo que hubiese significado la segunda tarjeta de la jugadora de Macedonia y el Levante respiraba aliviado. Alberto Toril, en el 69’, sacó a Asllani y Carmona, para dar entrada a Nahikari y Athenea. El partido de la sueca y la sevillana había sido extraordinario, especialmente en la primera parte, cuando constantemente desbordaron a sus rivales, además de los goles conseguidos. Las recién ingresadas armaron una contra, al 72’, tras un saque de esquina cobrado por el Levante. Aunque la escapada no fructificó, mostraron que la tónica de la velocidad por las bandas se iba a mantener sin cambios.

Al 74’, Teresa lo intentaba desde muy lejos y el balón se iba apenas desviado. Un minuto después, Andonova no lograba llegar a un balón que hubiese significado el descuento y Peter conseguía despejar a tiempo. En el 77’, se marchó la propia jugadora de Macedonia e ingresó Érika. Tal vez suene esotérico, pero tras su simulación al comienzo del partido, que provocó el penal, una maldición se apoderó de sus botines fallando no pocas ocasiones de gol.

En el 81’, el Levante conseguía una falta cerca del vértice izquierdo del área, pero Misa pudo controlar el remate final. El Madrid trataba de apoderarse del balón y administrar la ventaja obtenida en la primera mitad. Sus rivales intentaban la presión alta, pero no conseguían generar peligro. En el 88’, Toril sacó a Oroz y a Esther para ingresar a Claudia Florentino y Caroline Møller. El arbitraje concedió cuatro minutos de añadido, pero el marcador no se movió más. Con una remontada de película, el Madrid conseguía el billete para meterse en la Final Four y sacar de carrera a las ganadoras de otras seis ediciones. Allá le esperan el Barcelona, Tenerife y Sporting Huelva. Los partidos aplazados no le vinieron mal al Madrid que cambió todos ellos por victorias: tres en la Primera Iberdrola, además de este encuentro.

Las guerreras cambiarán de nuevo el chip, pues en el horizonte se asoma el Madrid CFF para intentar la heroica y clasificarse a la Champions. Eso sí, a tenor de lo demostrado, que nadie dude que estas jugadoras irán a por todas.

El Madrid Femenino también se apunta a la heroica y se acerca a Europa

El Madrid Femenino llegó al día en el que, finalmente, jugaría el último de sus partidos aplazados, contra el Rayo Vallecano, en la Primera Iberdrola. Llegó a acumular tres y ya recuperó dos de ellos, frente al Atlético de Madrid y la UDG Tenerife, que cambió por sendas victorias.

La tabla de posiciones mostraba que el objetivo de alcanzar puestos europeos pasaba por sacar los tres puntos en el otro derbi madrileño. El rival ya matemáticamente descendido, no por ello dejaba de ser peligroso. De ganar, el Madrid empataría a puntos en el tercer puesto, casualmente con los dos equipos a los que derrotó en los encuentros postergados. A partir de ahí, tres enfrentamientos a sangre y fuego para determinar el último clasificado, asumiendo que la Real Sociedad mantiene el segundo lugar. 

El equipo viajó a la Ciudad Deportiva Fundación Rayo Vallecano para enfrentarse a las ocupantes del último puesto de la tabla. Las franjirrojas presentaban tres derrotas consecutivas, además de dos empates en sus últimas cinco apariciones, mientras que las merengues, exhibían tres triunfos y dos derrotas.   

Alberto Toril, técnico del Real Madrid, armó una convocatoria con 20 jugadoras, y las mismas ausencias de las últimas fechas, es decir, Kaci y Cardona. Por otro lado, la canterana Marina Salas fue incluida en la lista. A partir de ahí, su once inicial quedó conformado por: Misa, Kenti, Peter, Rocío, Svava, Teresa, Zornoza, Nahikari, Møller, Esther y Athenea. En la otra orilla, el Rayo, dirigido por Carlos Santiso, presentó una lista de 20 jugadoras, de donde sacó una alineación con: Yohana, Ballesté, Pilar García, Fernández, Isadora, Aedo, Pauleta, Millene, Sáez, Leles y Bores.

Tal y como era previsible, el Madrid salió desde el comienzo a buscar el partido. Sin embargo, a la dificultad del enfrentamiento se añadía el fuerte viento que reinaba en la Ciudad Deportiva Rayo Vallecano. En la medida que transcurrían los minutos, los nervios hacían su aparición y el encuentro se iba tornando más igualado. A Toril no le gustaba lo que ocurría en el campo y movía su banquillo, a falta de diez minutos para culminar la primera parte. Tres de sus jugadoras comenzaban a iniciar los calentamientos, en una clara muestra de que el técnico no iba a esperar mucho para iniciar los cambios en la segunda mitad. Para aumentar el nerviosismo, Misa sacó un balón peligroso, a Pauleta, en los minutos finales de los primeros cuarenta y cinco. De manera inexplicable, el Madrid terminaba con apenas dos remates afuera del arco defendido por Yohana.

Nada más comenzar el segundo tiempo, salieron Kenti, Nahikari y Møller, para dar entrada a Ivana, Oroz y Asllani. Además, el Madrid pasaba a jugar con tres centrales: Rocío, Peter e Ivana. A ellas se unían Athenea y Svava como carrileras. Santiso también hacía una modificación, e ingresaba a Iris en lugar de Pauleta. Las merengues mostraban otra actitud y Zornoza ya ensayaba un primer disparo, al 49’, que se iba por encima del arco de la exmadridista Yohana. Esther, en el 52’, exigía a la guardameta rival y el asedio finalmente hacía su aparición.

Millene Cabral lo intentaba, al 58’, en una muestra de que el Rayo iba a vender cara su derrota. Cinco minutos después, era Kosovare Asllani la que provocaba la intervención de Yohana. En el 65’, ambas jugadoras volvían a ser protagonistas, con el mismo resultado infructuoso. El empate a cero seguía en el marcador y Europa se alejaba para las merengues. Toril sacó a Sofie Svava, en el 70’, para ingresar a Olga Carmona.

Esther lo intentaba al filo de los 80’, sin éxito. En la siguiente jugada, Asllani tomaba la batuta, pero Yohana se arrojaba a sus pies y le quitaba la oportunidad. Santiso hacía dos cambios y sacaba a Millene y Leles para que entraran Claudia y Andújar. Finalmente, en un momento de confusión, mientras el Rayo jugaba con diez y no se autorizaba aún la entrada del cambio, Ivana colgaba un balón al área que Olga conectaba y marcaba el gol tan buscado. En el 94’, Misa hacía su aparición para mantener el marcador.

El partido se alargaba hasta el 98’, pero ya no habría más movimientos en la pizarra. Las merengues se apuntaban también a la heroica y, en un partido dificilísimo conseguían el objetivo. Funcionaron los cambios en la alineación y en el esquema de juego, en la segunda mitad, para levantar un encuentro que ya se antojaba sin alcanzar los tres puntos. No fue así, se luchó hasta el final y ahora, se vendrán tres jornadas a sangre y fuego para acceder a puestos europeos. En estos momentos, el Real Madrid ocupa el cuarto puesto, empatadas a puntos con el tercero, en manos del Atléti y con el Tenerife acechando también, en el quinto, con los mismos 53. La próxima parada será otro encuentro aplazado, esta vez en cuartos de final de la Copa de la Reina.

Oficial| Olga Carmona amplía su contrato con el Real Madrid Femenino

Una vez finiquitadas las ampliaciones en los contratos de Kenti Robles, Maite Oroz y Teresa Abelleira, el Real Madrid Femenino ha anunciado una más. En esta oportunidad, el turno ha llegado para Olga Carmona.

El club así lo hizo saber en sus redes sociales, agregando que la sevillana firma hasta 2025. La propia jugadora también se hizo eco en su cuenta particular donde publicó un simpático vídeo con la noticia.

Con esta ampliación, el club continúa con su política de asegurarse los servicios de su plantilla para continuar por la senda de éxitos. No hay que olvidar el logro del subcampeonato del torneo local en, apenas, su primera temporada. A esto se suma la clasificación a la Champions, competición donde han alcanzado, hasta el momento, los cuartos de final.

La jugadora nacida en Sevilla, cuenta con 21 años recién cumplidos y llegó a la entidad merengue procedente del club de su ciudad. Allá disputó cuatro temporadas, apareciendo en 91 encuentros y aportando, además de su juego y cualidades técnicas, dieciséis goles. Además, hay que destacar que sus comienzos fueron a los siete años, en el equipo masculino de su barrio, Nervión, en la Agrupación Deportiva Polideportivo Sevilla Este. De ahí, recaló en las categorías inferiores del Sevilla.

Tras la ampliación de contrato de esta velocísima jugadora, internacional con España, de seguro seguirán dándose otras en las próximas semanas. En la lista de espera se encuentran activos muy importantes en el esquema de juego de Alberto Toril. La guardameta Misa Rodríguez es uno de ellos. En la línea defensiva, están pendientes las de Peter, e Ivana. El centro del campo también tiene pendientes a Claudia y Kaci. Finalmente, el frente de ataque tiene en espera a Asllani y Marta Cardona. Así que todavía faltan noticias por llegar, que de seguro conoceremos más pronto que tarde.

El Madrid Femenino se sobrepone a la adversidad y logra la remontada

Si la Jornada anterior, el calendario quiso que fuese el turno del Clásico, esta semana no quiso ser menos y apuntó un derbi. Pareciera que está empeñado en presentar buenos y complicados encuentros en el mes para beneplácito de la afición madridista.

Como aliciente estaba también la situación de cada uno en la tabla. El anfitrión, Madrid CFF, ocupaba la séptima posición. El Real Madrid instalado en la décima casilla, apenas a tres puntos de distancia. El escenario estaba servido y auguraba un partido vibrante entre ambos conjuntos.

El nuevo entrenador, Alberto Toril, había coleccionado cuatro encuentros hasta el momento, en su nueva aventura en el club. Dos en el torneo local y los otros dos en el continental. Tres victorias y una derrota, esta última en el Clásico, dejando muy buen sabor de boca, sobre todo, en la segunda mitad. Buena parte del desempeño alcanzado contó con el aporte de Kosovare Asllani, autora de tres goles. Sin embargo, la sueca se retiró con molestias en el último encuentro en la Champions, contra el Kharkiv, y se quedó fuera de la convocatoria. No era la única, pues Marta Corredera también estaba ausente por problemas estomacales.

A partir de una lista que contó con 19 jugadoras, el técnico andaluz conformó su once inicial. La alineación quedó integrada por: Misa, Teresa, Peter, Olga, Esther, Marta Cardona, Nahikari, Caroline Møller, Lucía, Rocío y Claudia Zornoza.

El primer tiempo comenzó con acciones de lado y lado que presagiaban el encuentro entretenido predicho al comienzo. Aun así, diez minutos se tardó en ver una opción de peligro real, la cual, corrió a cargo de Esther González. A partir de ahí, el Real Madrid se empezó a desdibujar sobre el terreno de juego y eran las rivales las que comandaban las acciones. Ese dominio tuvo su premio en el 35’, con el gol de Kerolin. Luego, en el 40’, nuevamente Esther exigió a la portera Paola Ulloa.

Con el parcial de uno a cero en el marcador, se marcharon al descanso. El Real Madrid no lograba meterse en el encuentro, a no ser por la insistencia de Esther de cara al arco contrario. La carga de partidos en la semana, primero el Clásico y luego el Kharkiv, apenas el jueves pasado, podían estar haciendo mella en las jugadoras. Sin embargo, nada más saltar al campo en la segunda mitad la actitud fue otra muy diferente. Se veía a las claras que la charla en el vestuario había tenido su efecto positivo en el equipo.

El dominio del Madrid CFF ya no era el de la primera mitad. El Real Madrid estaba mucho más cómodo sobre el terreno de juego. Tampoco hay que olvidar que el campo no es el más adecuado para las jugadoras merengues por ser césped artificial y con dimensiones reducidas. Tal vez, aparte de la charla, la adaptación a las diferentes condiciones tenía su contribución en el juego.

En el 60’, Toril dio entrada a Athenea en lugar de Nahikari, además de Kenti por Lucía. Dos minutos más tarde, se vivió una acción de juego terrible. Olga Carmona fue derribada por Kerolin, la autora del gol local y la andaluza quedó tendida en el campo retorciéndose del dolor. Las lágrimas de la jugadora hacían presagiar lo peor y estuvo tendido cinco minutos sobre el césped hasta que fue retirada en camilla. De ahí fue llevada al hospital para realizarle pruebas.

Dos nuevos cambios introdujo el técnico en la reanudación. Entró Ivana por Olga, además de Maite Oroz en sustitución de Marta Cardona, que poco a poco va recuperando su nivel. En el 76’, nuevamente Esther exigió a Ulloa y dos minutos más tarde llegó el empate por medio de sus botines, tras un saque de esquina cobrado por Zornoza. Séptimo gol de la andaluza y séptima asistencia de Claudia en el torneo.

Los minutos siguientes fueron de vértigo hasta el final del encuentro. Zornoza, en el 86’, probó un remate de lejos exigiendo a Ulloa que ya se convertía en figura sobre la cancha. Un minuto más tarde el arbitraje no pitó una mano clarísima dentro del área, pero el Real Madrid no se amilanó. En el 90’, una combinación entre la misma Claudia y Caroline Møller volvió a poner a prueba los reflejos de Ulloa.

Finalmente, el arbitraje concedió seis minutos de descuento, influenciados principalmente por la lesión de Olga Carmona. En ese espacio de tiempo, el Real Madrid sacó a relucir todo su coraje y se lanzó a buscar el triunfo que le permitiese alcanzar a su contrario en la clasificación. Fue ahí donde Athenea del Castillo se sacó de la chistera un disparo que limpió las telarañas del arco rival. Corría el minuto 92 y ya las merengues dominaban el marcador, pero eso no pareció ser suficiente.

En el 94’, Toril introdujo otra sustitución y hubo intercambio de cumpleañeras. Salió Møller, que hoy cumple 23 años, e ingresó Ivana, cumpliendo 32. Dos minutos después, en el último suspiro del encuentro, Esther consiguió su doblete y el uno a tres ponía el broche de oro al marcador. Un encuentro de cara y cruz, con victoria y ascenso en la tabla de clasificación, pero con las dudas acerca del estado de salud de Olga Carmona. Desde acá, le deseamos lo mejor y una pronta recuperación.

P