Kevin De Bruyne se analiza a fondo en su renovación

En la mayoría de los casos, los jugadores tienden a tener un representante que trate de mediar con el club en busca de mejoras o rescisiones de contratos. Pero Kevin De Bruyne se toma esta parcela del fútbol por su cuenta y le resulta efectiva. 

A día de hoy, los agentes pueden llevarse hasta el 10% de lo que genera el jugador. En el caso de ‘KDB’ no es así, ya que el año pasado denunció él mismo a su exagente por blanqueo de capitales y decidió no contratar a ningún otro agente y gestionar él mismo sus trámites. 

La renovación ha sido un proceso largo para el belga, han sido cuatro meses de conversaciones en busca de llegar al acuerdo que ambas partes deseaban. La extensión del contrato ha sido relativamente fácil ya que “KDB” quería continuar en el club y los “citizens” querían seguir conservando a su estrella en sus filas. 

La forma en la que han negociado el nuevo contrato ha sido cuanto menos curiosa, puesto que el cerebro del City ha contratado a un equipo de análisis y “Big Data” para calcular cuál es su aportación en el equipo. 

A través de este medio han podido ver la influencia que tiene él en el equipo y una proyección del rendimiento del club con él y sin él teniendo en cuenta su edad. 

Tras poner estos datos sobre la mesa, el club dudó aún menos la renovación del jugador hasta 2025. El nuevo contrato lo convierte en el jugador mejor pagado de la Premier, por delante de De Gea. Su sueldo ha subido de 400.000 euros semanales a 462.000, lo que significa que pasará a cobrar alrededor de los 24 millones anuales. 

Es evidente lo importante que es De Bruyne para el Manchester City, de forma que la ampliación de contrato no ha sido muy complicada. Pues cuando ambas partes están de acuerdo es todo mucho más fácil. De esta manera, vemos como jugadores “top” mundial son capaces de asesorarse por ellos mismos e incluso salir ganando, puesto que se ahorran bastante en comisiones y no dependen de nadie más que de ellos mismos. 

Guido Rodríguez, el tesoro inexpugnable del Real Betis

El Real Betis Balompié guarda en sus filas un diamante en bruto que poco a poco se está puliendo y ofreciendo un brillo sensacional en cada actuación. Se trata de Guido Rodríguez, el mediocentro defensivo del conjunto verdiblanco ha superado el primer año de su estadía en Heliópolis desde que aterrizó el 14 de enero del pasado año.

Si bien es cierto que, al comienzo de su andadura como bético, el chacal precisaba de adaptación a LaLiga. Se puede intuir que esta fase ha quedado atrás para el argentino ya que se está pudiendo ver sobre el césped el nivel al que nos tenía acostumbrados en las filas del América de México. No solo lo atestigua su juego, sino que también sus números. Sin ir más allá, el pasado partido que enfrentó al Real Betis y al Getafe CF, Guido Rodríguez ofreció una masterclass en fútbol defensivo y físico en los 93 minutos que duró el choque con cerca de un 84% de pases, 13 duelos ganados de los 17 que disputó y siete recuperaciones de balón.

Todo esto, sumado a su carácter competitivo, su madurez profesional y, sobre todo, a su compromiso con el club, hace que sea un fijo en el once de Manuel Pellegrini. Quizás su trabajo no sea el más destacado, ya que el pivote es el que ejecuta el mal llamado “trabajo sucio” en un partido, pero sí es cierto que dichas labores Guido las ejecuta a las mil maravillas, siendo uno de los pilares fundamentales del conjunto verdiblanco y uno de los jugadores más en forma de la competición doméstica.

https://youtu.be/IAq5lAR1GNM

P