El Villarreal hace los deberes en casa y cierra el 2023 con una victoria muy sufrida

El submarino amarillo logra una importante victoria en casa por 3-2 frente al Celta que les sirve para alejarse de los puestos de descenso y cerrar bien el año. Mientras que los de Benítez después de 4 jornadas seguidas puntuando vuelven a caer y se les complica las cosas.

Primera parte

El encuentro arrancaba con un Villarreal muy ofensivo jugando en campo del Celta y lanzando centros laterales. La primera ocasión llegaría a favor del Villarreal con un gran pase al espacio de Mandi que Sörloth remataría al cuerpo de Guaita y este mandaría el balón a córner. En el minuto 5, Sörloth tendría otra ocasión clara de gol con un remate que se marchaba rozando el poster derecho de la portería. En el minuto 11 llegaría una doble ocasión para el conjunto amarillo en donde Akhomach la estrellaría al palo. Y sería en el minuto 13 de partido cuando llegaría el primer gol del encuentro. Tras una gran recuperación de los de Marcelino, Sörloth le daría un gran pase de gol a Alfonso Pedraza que no perdonaría y mandaría un zurdazo al fondo de la red. Tras el gol encajado, los de Benítez buscarían ese gol para poder engancharse al partido otra vez y poder luchar los 3 puntos. Una mala noticia le llegaría al Villarreal en el minuto 21, el autor del gol Alfonso Pedraza, abandonaría el terreno de juego por una lesión y entraría como sustituto de esa banda izquierda Carlos Romero. En el minuto 34 con una gran combinación de pases de los de Marcelino, Carlos Romero tendría el segundo gol tras un mano a mano que estrellaría de nuevo contra un Vicente Guaita imperial. Y tras haber un claro dominador en el encuentro, en el minuto 40 llegaría el gol del central amarillo Mandi que pondría 2-0 y hundiría a los de Benítez.

Segunda parte

Otra mala noticia llegaría en el partido, pero esta vez para el Celta. El central sueco Starfelt sería sustituido por unas molestias en el muslo. La segunda parte no pintaba muy bien para el conjunto albiceleste con los dos goles en contra y la lesión de su central.

Nada más arrancar la segunda mitad el Dani Parejo pondría el 3-0 desde el punto de penalti y tendrían el partido prácticamente sentenciado. El Celta no se rendiría y en menos de 10 minutos conseguirían marcar 2 goles y así recortar distancias en el marcador. Con esta adrenalina el conjunto gallego atacaría durante el resto de partido, obligando al guardameta del Villarreal a realizar grandes paradas. El encuentro estaba totalmente abierto para los dos equipos con un celta muy volcado en campo contrario en busca del empate.