El lado más humano y cercano de Carlos Casemiro

En el día de ayer, Carlos Casemiro interactuó con niños mediante videollamada en una iniciativa llamada “A tu lado” impulsada por la organización solidaria “Save The Children”. Con esto, y ante la situación de alarma nacional, se intenta hacer más llevadero el confinamiento pensando en los niños más necesitados en estos momentos tan duros.

En la charla, Casemiro contestó todas las inquietudes y curiosidades que tenían estos “pequeños entrevistadores”, desde cuestiones sobre su vida personal hasta vivencias profesionales y consejos que planteó el jugador.

En primer lugar, habló de cómo está viviendo la cuarentena y la responsabilidad que supone esta situación tan difícil que nos toca vivir: “Son momentos difíciles y complicados. Tenemos que hacer nuestra parte, que es la de quedarnos en casa y ayudar, seguir las normas”. También en referencia a los objetivos del club blanco, priorizó superar esta crisis antes que pensar en la faceta deportiva (títulos): “Claro que queremos ganar Liga y Champions, pero ahora no estamos pensando en eso, ahora en lo que pensamos es en ganar la pelea con el Coronavirus”.

El brasileño reconoció que de no haber llegado a ser futbolista habría estado vinculado al mundo del fútbol o del deporte porque es lo que le gusta y le apasiona. Recordó sus inicios y su complicada infancia, así como reconoció a su ídolo: “Tuve una infancia muy complicada y muy humilde. Muchas veces no tenía para comer o cómo ir a entrenar e iba andando siete o diez kilómetros”. «Yo siempre tuve un ídolo, que se llama Zizou, que ahora es mi entrenador. Él siempre fue un jugador que me encantó, era un placer verlo jugar, cómo desfilaba dentro del campo. Mi gran inspiración fue Zidane», añadió.

Por último, el centrocampista recalcó la buena relación que se respira en el vestuario madridista:

Los jugadores de mi equipo son mi segunda familia, no hay un cariño más grande por unos o por otros. Son todos mis amigos y nuestro objetivo común es ganar siempre. Cuando estás con una familia no hay nada más bonito”.

Dio también consejos a los pequeños en cuanto a dar lo mejor de nosotros mismos en todos los ámbitos de la vida: “Cuando voy a dormir pienso: “Lo he hecho lo mejor posible, estoy muy tranquilo porque lo he dado todo”. Eso hay que llevarlo a la vida, no sólo al fútbol. Luego puedes ganar o perder, pero siempre hay que dar lo mejor de uno”.

Es una bonita manera de alegrar y hacer más dinámico el mal trago por el que estamos pasando y ,sobre todo, para los niños más vulnerables, que organizaciones solidarias creen y promuevan iniciativas de este tipo, y que futbolistas de la talla de Casemiro intervengan en ellas.

Últimas Noticias