El Inter se allana el camino hacia octavos

El Inter de Milán se ha impuesto por 2-1 ante el Salzburgo, en el Giuseppe Meazza. En un partido de la fase de grupos de la Champions, donde los dirigidos por Simone Inzaghi se impusieron maximizando sus virtudes.

Primera parte

El duelo dio comienzo sin un protagonista claro en el juego. El equipo austríaco demostró una mayor voluntad de querer progresar y generar ocasiones mediante una posesión más pausada. Pero esto no le sirvió para controlar el choque. Debido a que los locales supieron contrarrestar la circulación visitante, con una gran agresividad en fase defensiva y una circulación vertiginosa, que les permitía llegar a zonas avanzadas en campo rival. Esto esbozó un escenario de muchas alternativas en el juego, aunque ninguno de los dos contendientes llegaba con el suficiente peligro. Alexis Sánchez inauguró el electrónico, en una gran acción colectiva de los nerazzurri, en la que Frattesi asistió al chileno para que marcase en el mano a mano.

A raíz del 1-0, que llegó en el primer remate a puerta de los de Inzaghi, estos conseguirían apoderarse por completo del encuentro. Con mayores cotas de posesión y una mayor agresividad defensiva, que les permitía abortar cualquier aproximación. En consecuencia, la acción se inclinaría hacia el campo de los «toros rojos». Pues estos atravesarían grandes dificultades para salir jugando desde su área, frente a la fornida segunda línea interista. Que asumiría la batuta del partido recuperando infinidad de pelotas y dirigiendo la mayoría de las ocasiones que se produjeron.

En la antesala del descanso, el cuadro milanés relajó su presión, a causa del marcador favorable que poseía, y retrocedió sus líneas. Fruto de ello, los visitantes encontraron la posibilidad de instalarse en campo contrario. Si bien se toparon con un muro defensivo y continuaron sufriendo al contraataque, con cada imprecisión. El primer tiempo llegó a su fin con un claro control del Inter, que supo defenderse con holgura en campo propio y en la mitad del rival.

Segunda parte

Los segundos 45 minutos empezaron de un modo similar al primer período: con mucho tanteo, posesiones irregulares de ambos conjuntos, que no llegaban a nada, y una mayor sensación de estabilidad en los italianos. Sin embargo, sería el Salzburg el que golpearía. En una fantástica jugada colectiva, en la que Kjaergaard asistió a Gloukh. Quien marcó con un disparo potente a la escuadra, desde el interior del área. El empate despertó a los de Inzaghi, que pisaron el acelerador y se encontraron con un penalti. En un envío en largo en diagonal, Frattesi fue derribado por Gourna-Douath, en el interior del área. Çalhanoglu no perdonó desde los once metros.

A raíz del 2-1, ambos técnicos movieron el banquillo, en lo que se preveía como un monólogo de los visitantes. Así fue, durante los primeros minutos. Pero el guión que se estaba planteando no parecía convenirle al cuadro de Gerhard Struber, el cual había atacado con mayores dosis de peligro al contraataque. El Inter resistió las embestidas, en forma de centros laterales, y se apoderó del cuero con suficiencia. Desenrrollando un brillante juego de pases que exasperó a su contrincante y le permitió anotar un tercer gol, por medio de Lautaro, que sería posteriormente anulado por el VAR. En los últimos estertores del duelo, el combinado austríaco trató de reunir fuerzas para un arreón final. Mas su nula capacidad para combinar por el interior le complicaba enormemente cualquier progresión.

Con este resultado, el Inter se apodera del primer puesto del grupo con siete puntos. Su próximo compromiso será, como local, frente a la Roma. Mientras que el Salzburgo permanece tercero con tres puntos, antes de recibir al Altach en la liga nacional.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, ingresa su comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí