El Barcelona empata en Nápoles y se la jugará en la vuelta

El Barcelona empata a 1 contra el Nápoles en un partido del que deberían haber sacado más. Todo se definirá en la vuelta, el 12 de marzo en el Estadio Olímpico Lluis Commpanys.

Gran primera mitad del Barça sin premio

El Barcelona está teniendo muchos problemas esta temporada en los inicios de partido, recibiendo goles muy tempraneros y entrando con un muy mal juego. Sin embargo, esta vez fue todo lo contrario. Comenzaron con una muy buena presión alta que impedía que el Nápoles pudiese apenas salir de su propio campo. Los de Xavi eran los totales controladores del balón e incluso tuvieron varias ocasiones para adelantarse en el marcador, aunque no tuvieron fortuna. Sobre la media hora de juego, el Barça empezó a mostrar señales de cansancio y la calidad de la presión fue cayendo por ello. Entonces el Nápoles empezó a tocar el balón en campo contrario, aunque no generaron ni una ocasión. Los locales se fueron al descanso con cero tiros, mientras que el Barcelona tuvo hasta siete ocasiones (tres entre los tres palos) en la que probablemente fue su mejor primera parte de la temporada.

Una de cal y otra de arena

La segunda mitad estuvo mucho más disputada que la primera. El Barcelona volvió a empezar mejor que su rival, aunque les costaba más generar ocasiones que en la primera mitad. Sin embargo, en el minuto 60 Pedri metió un balón a Lewandowski, quien recortó a un defensa y cruzó la pelota para mandarla al fondo de la red. De esta forma el Barça se adelantaba y ponía un marcador que reflejaba mucho mejor el partido que estábamos viendo. Después del gol, el Nápoles recuperó el control de la pelota aunque otra vez de una manera totalmente pasiva. No obstante, en el minuto 75 Osimhen recibió un balón interior y no perdonó en el mano a mano ante Ter Stegen, en el que fue el único tiro entre los tres palos de los locales. El Barcelona se vino abajo con el gol y los siguientes minutos fueron de los locales, aunque el marcador ya no se movería.

El Barcelona saca por tanto un resultado que a priori no era nada malo pero que sabe a poco después de ver el partido. Todo se definirá en la vuelta, el próximo 12 de marzo, donde el Barça contará con el apoyo de su estadio.