El futuro de Camarasa, una incógnita en manos del Real Betis

El parón sufrido por las competiciones nacionales a causa del coronavirus ha provocado que la evolución de muchos futbolistas se frene. Dicho con otras palabras, jugadores que volvían de lesiones, que llegaban en el mercado invernal a LaLiga o que volvían a jugar minutos con sus equipos, han visto truncado su desarrollo como consecuencia del contexto que vivimos.

Uno de estos futbolistas es Víctor Camarasa, mediocampista que actualmente milita en el Deportivo Alavés, cedido desde el Real Betis. Su historia con el equipo sevillano comenzó en el verano de 2017, cuando los directivos del club heliopolitano comenzaban a construir el proyecto liderado por Quique Setién. Su llegada a la entidad hispalense fue provocada por su gran temporada en el Deportivo Alavés en la campaña 2016/2017. Tanto es así, que llegó a jugar 37 encuentros con los blaquiazules, llevándolos a una histórica final de la Copa del Rey que se acabó llevando el FC Barcelona. Pese a la decepción en la final, el conjunto vasco vivió un año histórico, lo que revalorizó a muchos de sus jugadores.

Fue esta la razón por la que Camarasa llegó a las filas del Real Betis, convirtiéndose en una de las incorporaciones más ilusionantes. Esa misma campaña disputó 26 partidos con los de Setién, siendo parte importante de aquella histórica plantilla que logró volver a clasificar a los béticos para competiciones europeas.

Sin embargo, pese al éxito general del club, las actuaciones del mediocampista valenciano no fueron tan destacadas como se esperaba de él. Entre otras cosas, su juego se vio eclipsado por el enorme rendimiento de futbolistas como Fabián Ruiz o Andrés Guardado. Tanto fue así que en la pretemporada 2018/2019 el técnico cántabro decidió no contar con él para su medular, viéndose obligado a buscar una salida.

A partir de entonces, Camarasa ha ido cesión tras cesión, buscando un conjunto donde encajar como en su día lo hizo en el Deportivo Alavés. Concretamente, llegó a Cardiff, donde se convirtió en uno de los jugadores revelación del club. Sin embargo, el hecho de que los “blue birds” descendieran hicieron inviable su vuelta a la capital galesa. De esta forma, comenzó la campaña 2019/2020 en el Crystal Palace, donde la falta de minutos provocó su salida. Así, llegó de nuevo al equipo donde se sintió realmente relevante: el Deportivo Alavés.

Desde su llegada al País Vasco parece haber encontrado los minutos que necesitaba. De hecho, de los ocho encuentros que han jugado los de Garitano en 2020, en siete ha contado con minutos, convirtiéndose en un jugador fundamental en la medular babazorra.

Sin embargo, su futuro sigue siendo incierto. Pese a estar cuajando actuaciones de buen nivel en el Alavés, sigue siendo jugador de un Betis que parece no tener hueco para el valenciano. Además, la reciente llegada de Guido Rodríguez al medio del campo verdiblanco hace aún más complejo su protagonismo en el equipo de Rubi.

En este contexto, se pueden barajar varias posibilidades. Por un lado, que haga la pretemporada con Rubi y acabe convenciendo a este. En este caso, debemos tener en cuenta que fue el mismo técnico catalán el que decidió desarrollar su proyecto sin él, de ahí que acabara cedido. Pese a ello, la opinión del entrenador puede variar, y debe contemplarse la incorporación del mediocampista a la dinámica bética como una opción real.

Por otro lado, también se podría alargar su estancia en Álava, aunque esta vez en forma de fichaje. Sus buenos minutos en el equipo de Garitano hacen que la posibilidad de quedarse en el País Vasco gane enteros. Pese a ello, esto supondría un relevante desembolso para la entidad vasca, de ahí que su continuidad aún no esté garantizada.

Por último, también cabe la opción de que un nuevo equipo se interese por el centrocampista, lo que no sería extraño al seguir siendo muy joven (25 años). En caso de que esto ocurriera, lo que es seguro es que el Real Betis llenaría sus arcas con la venta de un futbolista que parece haber dado todo lo que podía al club verdiblanco. Por todo ello, el futuro de Camarasa es una incógnita, de cuyo desenlace seremos testigos en los próximos meses.

Últimas Noticias