Crónica | Córdoba CF 2-1 Cádiz CF B: Victoria y hecatombe histórica

La tensión se mantuvo hasta el final en el subgrupo D del grupo IV de Segunda División B. Todo pudo haber acabado la pasada semana si el Sevilla Atlético hubiera sido capaz de sacar adelante su encuentro ante el Tamaraceite, pero el empate entre ambos, ligado a la monumental goleada del Córdoba CF en La Línea, condujo a una emocionante última jornada que ha tenido en juego (ni más, ni menos) evitar el descenso a la cuarta categoría del fútbol español.

Los blanquiverdes recibían en El Arcángel a un Cádiz CF B ya descendido, con la obligación de sumar tres puntos imprescindibles que le permitieran mantener sus opciones de alcanzar las dos primeras plazas del grupo, que dan acceso a la 1RFEF. Y es que, el conjunto califal llegaba a la cita sin depender de sí mismo, pues el Sevilla Atlético logró alcanzar la última cita con un punto más (+golaverage) que los de Germán Crespo. No falló el Córdoba, pero tampoco acompañó el resultado del Jesús Navas, por lo que los blanquiverdes, pierden la categoría y consuman la hecatombe.

Alineaciones 

En el Córdoba CF, Germán Crespo apostó por el mismo XI que goleó la pasada semana al Linense: Edu Frías, Jesús Álvaro, Dtejei, Xavi Molina, Puga, Alberto Del Moral, Javi Flores (C), De las Cuevas, Nahuel, Luismi y Willy. El canterano Puga, era la única novedad en detrimento de Álex Robles, baja por sanción. 

Por su parte, el Cádiz CF B sí introdujo cambios respecto a la última jornada, para dar minutos a jugadores menos habituales: Juan Flere, Álex Martín, Marc Baró, S.Keigo (C), Carrasco, Nieto, Monteverde, Dragui, Vázquez, Chapela y Bastida. 

Germán Crespo y Andrés Armada conversan en los instantes previos al partido | Fotografía: JUAN MEJÍAS

El partido

La primera mitad tuvo más ocasiones que ritmo. El Córdoba salió sin prisas al verde, como si aún dispusiera de más ocasiones para enmendar el desastre cosechado semanas atrás, cuando ni siquiera consiguió clasificarse para la fase de ascenso a Segunda División. La mejor plantilla de la categoría, decían. El Cádiz CF B, por su parte, saltó al verde con la “tranquilidad” de no tener nada en juego, por haberlo perdido todo hace siete días tras caer derrotado ante el Real Murcia. 

Miguel De las Cuevas, protagonista por su doblete en la última jornada, dispuso de la primera ocasión del partido nada más empezar, en un lanzamiento desde la frontal del área que se marchó desviado por mucho, por el lateral derecho de la portería visitante. Tampoco tardaron en llegar las ocasiones para los amarillos. Justo dos minutos después, Nieto remató un centro de Marc Baró al que llegó demasiado forzado.

Poco más tarde, Dragui estuvo a punto de adelantar al conjunto gaditano en su mejor ocasión durante la primera mitad, tras rematar completamente solo un saque de esquina. Estuvo acertado Edu Frías, que a la postre, se convertiría en artífice directo de una de las mayores cantadas que recordará la parroquia local. No obstante, no tardaron en llegar las malas noticias para el Córdoba y los 800 agraciados que pudieron presenciar en directo el final de esta especie de thriller. En el minuto 8 de juego, la grada enmudeció con el primer tanto del Sevilla Atlético, que disputaba su encuentro a la misma hora por aquello del horario unificado de la última jornada. 

Con todo, no se achicó el Córdoba, que pareció dar un paso adelante con ánimo de cumplir su parte del trato, que no era otra que ganar y esperar que el milagro se diese en tierras sevillanas, donde el filial hispalense se enfrentaba precisamente a la Balona, que como el Cádiz, tampoco tenía nada en juego por haber cumplido en tiempo y forma su objetivo.

Al cuarto de hora, Luismi, sin marca, cabeceó un balón lateral de Jesús Álvaro pero su envío fue atajado por Juan Flere. También lo intentó Alberto del Moral con un disparo desviado, y de nuevo De las Cuevas, cuyo lanzamiento de falta directa desde la esquina del área, no acabó viendo la escuadra por escasos centímetros.

En la recta final del primer tiempo, Nahuel reclamó un penalti tras ser derribado en el interior del área por Álex Martín, pero el colegiado no vio nada punible. Un minuto más tarde, sí acabaría llegando la pena máxima para el equipo de Germán, por una mano dentro del área, que curiosamente nadie alcanzó a ver, a excepción del árbitro. De las Cuevas ejecutó francamente mal y falló. 

Sin embargo, justo en la siguiente jugada, el alicantino se desquitaría de la ocasión desatinada, tras un balón atrás de Luismi que buscó rematador, y que el meta visitante no llegó a detener, dejándolo muerto para que el centrocampista marcara a placer el gol de la esperanza con el que se llegó al descanso. Previamente, Willy con un duro golpeo y Javi Flores en un lanzamiento de falta envenenado, pudieron también adelantar a los blanquiverdes. 

Miguel De las Cuevas celebra el gol anotado en la primera mitad | Fotografía: JUAN MEJÍAS

En la segunda mitad, apenas se contaron ocasiones para ambos equipos, aunque acabarían subiendo dos tantos más al electrónico. El Cádiz CF B pudo poner las tablas en el marcador en los primeros minutos de juego, en una acción de Vázquez que muchos vieron dentro, pero que se marchó por el lado izquierdo de la portería de Edu Frías por muy poco. 

De las Cuevas también lo intentó pero su golpeo acabó lejos de ver puerta. Lo siguió intentando el Córdoba, pero justo en ese instante, de una jugada exenta de peligro, acabaría llegando el gol de la igualada en el minuto 67. Un balón largo para la carrera de Kensly, al que Frías llegaba con excesiva antelación, acabó escapándose de las manos del catalán en favor del delantero haitiano, que lo empujó con calma y agrado para transformarlo en el tanto del empate.

No era la única mala noticia para el Córdoba, porque por entonces, el Sevilla Atlético lograría ampliar su renta frente al Linense, haciendo aún más complicada la posible carambola con la que se soñaba desde el pasado domingo. Así las cosas, y con apenas quince minutos por delante para certificar el desastre absoluto, la afición empezó a mostrar su descontento con la plantilla y la dirección, a sabiendas de que el próximo año, el equipo militará en la cuarta categoría del fútbol español 37 temporadas después.

A falta de diez minutos, Luismi volvió a adelantar a los cordobesistas para anotar, probablemente, el gol menos celebrado de las últimas cuatro décadas. El partido concluyó con victoria, bronca y descenso de un Córdoba, que ha perdido la categoría hasta en tres ocasiones en las últimas siete temporadas, y que en la mañana de hoy, oficializó un duro golpe que dibuja un horizonte de oscuridad e incertidumbre.

Últimas Noticias

DEJA TU COMENTARIO

Por favor, ingresa su comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí