Mundial de Qatar

Estas selecciones lucirán la bandera LGTBI en el Mundial de Qatar

Numerosas selecciones se han puesto de acuerdo para lucir un brazalete con la bandera LGTBI en el Mundial de Qatar como forma de reivindicación.

Varias selecciones europeas se han posicionado a favor de llevar el brazalete que representa al colectivo LGTBI en la próxima cita mundialista en protesta por el trato que el país árabe dispensa a las personas homosexuales. La lista la conforman las selecciones de Inglaterra, País Bajos, Dinamarca, Francia, Alemania, Gales, Bélgica y Suiza. Todas estas selecciones han confirmado que cada uno de sus capitanes lucirá el brazalete arcoíris como forma de apoyo a la comunidad LGTBI en el Mundial de Qatar.

Destaca la ausencia de la Selección Española de Fútbol que no se ha pronunciado sobre dicha iniciativa. Según las palabras de Luis Rubiales el pasado viernes, la selección «no ha rechazado nada». El presidente de la RFEF también añadió que: «Dentro de poco habrá algunas novedades al respecto» y que «la Selección Española lleva el brazalete oficial de la UEFA con la palabra ‘Respect’ en contra de todos los ataques discriminatorios».

Southgate toma una decisión tras reunirse con Maguire

Maguire está pasando por su peor momento de la carrera y ayer volvió a demostrar que no está al nivel de años atrás, con varios errores que le costaron goles a la Selección de Inglaterra. El central del Manchester United es el jugador con menos porcentaje de victoria en los últimos 20 partidos.

Maguire arrancó como titular en el conjunto dirigido por Ten Hag, pero tras las dos derrotas consecutivas el técnico holandés decidió dar la titularidad a Varane. Tras esa decisión el Manchester United logró cuatro victorias de manera consecutiva. En Europa League volvió a salir desde el inicio, pero el equipo fue derrotado en casa contra la Real Sociedad. Los resultados con la Selección de Inglaterra no han ido a mejor, cayó contra Italia, en el que consumaron su descenso a la Liga B, y empataron contra Alemania.

El central tuvo una reunión con Southgate en el túnel de Wembley y el seleccionador nacional le confirmó su apoyo antes de que el jugador se marchará a vestuarios según ha informado Daily Mail. Poco después en rueda de prensa apoyó en público a Maguire: «Sé que todo el mundo se va a fijar en Harry, pero hubo momentos importantes en los dos últimos partidos en los que apareció. No fue el único que defendió al jugador del Manchester United, después Kane afirmó que «tuvo una lesión al final, donde jugó otros cinco o diez minutos casi con una pierna. Gran carácter de él, estoy muy orgulloso de él por eso».

Maguire a pesar de las críticas tiene el apoyó de técnicos y jugadores para continuar siendo titular en Inglaterra. Aunque más difícil parece ser su titularidad en el Manchester United, este próximo sábado si es titular en el derbi contra el Manchester City. 

Hungría llenará el campo con 30.000 niños por esta curiosa razón

El final de temporada ha llegado tras la final de la Champions League, pero ahora es el turno de las selecciones, en Europa se jugará el último billete para el Mundial y los encuentros de la UEFA Nations League. En estos parones se producen cosas inexplicables, pero pocas como lo de Hungría.

La Federación de Fútbol de Hungría (MLSZ) fue sancionada por la UEFA con 100.000 euros y tres partidos a puerta cerrada por el comportamiento racista y discriminatorio de grupos de aficionados en los partidos de la Eurocopa contra Portugal y Francia, que se disputaron en la ciudad de Budapest. Finalmente, el organismo europeo de futbol redujo la sanción a dos partidos cerrados.

Hungría no quiere que el estadio Puskás Aréna este vació en el siguiente compromiso por lo que ha tomado una decisión peculiar para regatear la normativa de la UEFA. La Federación explica que la sanción da la posibilidad de que puedan asistir como público menores de 14 años. Tras esta invitación por la MSLZ ya han recibido una solicitud de 30.000 niños que quieren acudir como público.

Por otro lugar, el artículo 73 del reglamento disciplinario de la UEFA determina que en los partidos jugados a puerta cerrada solo puede estar presentes un limitado número de personas, como representantes de la prensa, el personal técnico, agentes de la policía o colaboradores de la UEFA. Además, este mismo documento autoriza que los niños de hasta 14 años de escuelas o academias de fútbol, con una acompañamiento adecuado, acudan a los partidos gratuitamente.

Hungría jugará mañana en casa donde recibirá a Inglaterra en el primer partido de la UEFA Nations League y una semana después volverá a jugar en casa contra Alemania. En principio en estos dos partidos los espectadores del encuentro serán menores de 14 años.

Premier League: Qué esperar del regreso de la liga inglesa

Por fin ha llegado el día, tras un largo verano en el que hemos podido disfrutar tanto de la Eurocopa y la Copa América como de las olimpiadas, el fútbol de clubes vuelve a empezar en las grandes ligas. Tras el arranque de la competición de la regularidad en Francia la semana pasada, este fin de semana le llega el turno a las ligas española, alemana, italiana, y por supuesto la inglesa, que promete tener una primera jornada sumamente interesante.

Tras la apertura de la temporada de fútbol en Inglaterra con la Community Shield, en la cual el Leicester se impuso al Manchester City para hacerse llevarse el trofeo a casa, la Premier League dará hoy el pistoletazo de salida. Lo hará ni más ni menos que con un derbi londinense, en el que el Arsenal, visitará al Brentford, un partido entre dos rivales con objetivos muy diferentes, pues los locales quieren levantar cabeza después de varias temporadas decepcionantes, la última de las cuales les llevó a no conseguir ni siquiera una plaza en competiciones europeas por primera vez desde la 1994/95, mientras que los visitantes, debutantes este año en la Premier, tratarán de evitar caer de nuevo a la EFL Championship.

Una vez iniciada la temporada con este encuentro, le llegará el momento a los partidos del sábado, día en el que se disputarán hasta siete encuentros. Entre estos destacan el Manchester United–Leeds, el Chelsea-Crystal Palace, el Leicester-Wolverhampton y el Norwich-Liverpool. El primero de ellos es todo un clásico del fútbol inglés, entre dos equipos que tras atravesar malos momentos, parece que empiezan por fin a levantar cabeza, pues los “Red Devils” dieron una buena imagen en la pasada temporada, consiguiendo la segunda posición tanto en liga como en la UEFA Europa League, mientras que los de Bielsa consiguieron una más que meritoria novena plaza en la temporada de su retorno a la élite del futbol inglés, quedándose a tan solo tres puntos de una plaza europea que tratarán de alcanzar este año.

Por otra parte, el vigente campeón de Europa comenzará su andadura liguera recibiendo al Crystal Palace. Los “Blues”, que vienen de ganar la Supercopa de Europa tras derrotar al Villarreal en los penaltis, tratarán de alzarse con el título en esta campaña de la mano de Tuchel. Por otro lado, el Crystal Palace deberá de intentar alcanzar sus aspiraciones europeas en esta temporada, aunque tras la marcha de Roy Hodgson del banquillo ”eagle”, hay quien les ve como claros candidatos al descenso.

Además, el Leicester City, tras alzarse vencedor de la “Community Shield”, comenzará enfrentándose a un rival tremendamente duro como es el Wolverhampton. Los “Foxes” empezarán así esta emocionante temporada en la que tratarán de colarse entre los cuatro primeros para conseguir una plaza en la próxima edición de la UEFA Champions League, mientras que los lobos son otro de los equipos que tratarán de sumarse a la pelea por esa sexta plaza que da acceso a las competiciones europeas.

El Liverpool deberá visitar a un recién ascendido como es el Norwich para tratar de empezar con buen pie esta temporada en la que se sumarán a Manchester United, Manchester City y Chelsea en la lucha por el título. Por otro lado, los “Canaries” se enfrentarán a todo un gigante en su primer partido de regreso a la Premier, para empezar a avanzar con buen pie hacia el objetivo que tienen en este curso: la salvación. La jornada del sábado la completarán los partidos entre Burnley-Brighton, Everton-Southampton, y “Watford-Aston Villa”.

Esto provoca que lleguemos al domingo con tan solo dos encuentros pendientes de disputar, el primero de ellos enfrentará a Newcastle y West Ham. Un enfrentamiento entre dos equipos que el año pasado vivieron temporadas muy diferentes, pues los “Urracas” pelearon hasta casi el final de la liga por evitar el descenso, mientras que los londinenses consiguieron una plaza en la UEFA Europa League tras cinco años. Ambos conjuntos deberán de luchar por conseguir los mismos objetivos en esta temporada, una lucha que comenzará el domingo en el histórico campo de St. James’ Park.

El plato fuerte de la jornada, es el mismo partido que servirá para poner punto y final a esta emocionante primera jornada, un encuentro en el que el vigente campeón de liga, el Manchester City, deberá visitar a todo un Tottenham Hotspur. En este encuentro entre dos de los equipos mas grandes del fútbol inglés, los locales tratarán de iniciar con buen pie su andadura en esta temporada, en la que esperan conseguir una plaza para disputar la UEFA Champions League, y por qué no, poder levantar un título, ese ansiado objetivo que se les lleva resistiendo ya 13 años. Por su parte, el Manchester City deberá recuperarse del duro golpe que supuso perder el primer título de la temporada el sábado pasado, para comenzar con una victoria en uno de los campos más difíciles de Inglaterra, encarrilando así su objetivo de revalidar su título de campeones.

Todos estos encuentros, se disputarán por fin bajo la atenta mirada de la afición, que tras mas de un año y medio podrá regresar por fin a los estadios con un aforo del 100%, regresando al fin a la tan deseada normalidad en el fútbol que en otros países como España, aún deberemos de esperar para alcanzar.

La gran evasión: La hazaña histórica que el Fulham tratará de repetir

La temporada en la Premier League, como en todas las grandes ligas, se está aproximando a su final, con algunos de los misterios aún por resolver, como son las posiciones europeas, otros completamente resueltos, como el descenso del Sheffield United tras una desastrosa campaña. Finalmente quedan algunas posiciones casi sentenciadas, a las que solo les queda esperar la confirmación matemática, como por ejemplo la consecución del título por parte del Manchester City o los descensos de West Bromwich Albion y Fulham, que a once y nueve puntos respectivamente de la salvación con solo doce en juego, cada vez están más cerca de su relegación a la EFL Championship. Sin embargo, los aficionados “cottagers”, a pesar de sus escasas posibilidades, son conscientes de la existencia de un precedente en la historia de su club que les aporta ciertas esperanzas, hablamos por supuesto de “The great scape”, traducido al español como “la gran evasión”.

Esta historia se remonta a abril de 2008, concretamente el día doce del mes, el Fulham, en la 19ª posición, a seis puntos de la salvación con tan solo cinco partidos para el final de la temporada, visitaba al Reading, que ocho puntos por encima de los “whites” trataría de sentenciar la permanencia. Una derrota hubiera sido fatal para el equipo que por aquel entonces entrenaba Roy Hodgson, sin embargo, los londinenses consiguieron una valiosa victoria por 0-2 que les dejaría vivos en la lucha por la permanencia, aunque esta fue seguida por una derrota local frente al Liverpool, que junto a la victoria del Bolton frente al Middlesbrough, aumentaría su distancia con la 17ª posición a cinco puntos.

Una semana más tarde, el 26 de abril los “cottagers” visitaban al Manchester City, a falta de 20 minutos para el final, se encontraban 2-0 abajo en el marcador, lo cual les hubiera enviado definitivamente a segunda, pues estarían a seis puntos con dos partidos por disputar, pero aquí fue donde comenzó el milagro. Corría el minuto 70 del encuentro, cuando Diomansy Kamara, que había saltado al campo tan solo cinco minutos antes, ganó un balón a la espalda de la defensa, y tras revolverse para zafarse de su par, realizó un disparo que se coló entre las piernas de Joe Hart, reduciendo así la distancia en el marcador. A penas habían pasado nueve minutos, cuando el dorsal número 27 del Fulham, Danny Murphy, iniciaba su carrera para disparar raso y a la izquierda una pena máxima, el meta inglés del conjunto “cityzen” supo leer sus intenciones y detuvo el penalti, sin embargo, el rebote volvió a caer en las piernas de Murphy, que con el portero vencido empató el partido. Pero el encuentro aún no había terminado, y en el minuto 90, tras ganar otro balón a la espalda de la defensa, Kamara se internó en la zona izquierda del área, y con un tremendo zurdazo puso el 2-3 definitivo en el marcador para dar alas al conjunto de Roy Hodgson.

Siete días después, el Fulham recibiría al Birmingham en su último encuentro como local, ya sin ningún margen de error, pues en el momento en el que se les escapara un punto, serían casi oficialmente equipo de segunda. Pero esa presión no detuvo a McBride, que en el minuto 52 remató en plancha un gran centro de Jimmy Bullard a balón parado en la banda izquierda, adelantando así a su equipo, para concederles temporalmente unos tres puntos que Erik Nevland aseguraría con un gran disparo colocado en la esquina inferior izquierda del arco rival a tres minutos del final, consiguiendo así empatar a los “whites” a puntos con el Reading para salir de la zona de peligro gracias a la diferencia de goles con un solo partido por disputar. En dicha jornada, el Fulham visitaba al Porstmouth, que estaba en plena lucha por la clasificación a la Copa de la UEFA y una semana más adelante jugaría la final de la FA Cup frente al Cardiff. Simultáneamente el Reading se enfrentaría al Derby, que ocupaba la última posición y ya estaba matemáticamente descendido.

Eran las 16:34 del 11 de mayo de 2008, el Reading se imponía por 0-3 en Derby, y el marcador de Fratton Park marcaba el minuto 76 sin que se hubiera roto el empate inicial, el tiempo pasaba de forma lenta pero imparable, aumentando segundo a segundo la presión sobre el equipo de las orillas del río Támesis, la tensión se palpaba en la grada visitante cuando Jimmy Bullard ejecutó un tiro libre ligeramente escorado a la derecha a más de 30 metros de la portería. El balón trazó una parábola perfecta para que Danny Murphy, que se había desmarcado completamente, se elevara en el aire y enviara el balón al fondo de las mallas con un testarazo incontestable, desatando la pasión entre sus fans, que celebraban con locura el tanto ante el silencio de la afición local. Tras este tanto el equipo de Ryan Hodgson se encerró atrás, aguantando el resultado hasta que el colegiado oficializó el final del encuentro, manteniendo al Fulham un año mas en la máxima categoría del fútbol inglés.

Fue entonces cuando comenzaron las celebraciones, la afición entonando en la grada la banda sonora de la película que dio nombre a la gran hazaña que habían completado: “La gran evasión”, los jugadores llorando, gritando y abrazándose sobre el terreno de juego… las escenas de un equipo que había logrado la mayor escapada de la zona roja de la tabla jamás vista en la historia de la Premier League.

Ahora mismo, a falta de cuatro jornadas para la conclusión de la liga, el conjunto de las orillas del Támesis se encuentra nueve puntos por detrás tanto de Newcastle como Burnley, dos conjuntos con los que tiene todavía enfrentamientos pendientes, a los que se suman sus visitas a Southampton y Manchester United. Para salvarse, los de Scott Parker necesitarán sumar al menos tres victorias, y que o Newcastle o Burnley pierdan en todos sus encuentros restantes, una misión tremendamente complicada, pero que no se ve completamente imposible gracias a esta épica que ya lograron no hace tanto y que tratarán de repetir por todos los medios.

Crónica| Manchester City 1 – 0 Tottenham: El City se lleva la EFL Cup

En la tarde de hoy, Wembley ha acogido un partido que enfrentaba a Manchester City y Tottenham Hotspur, un encuentro tremendamente especial debido a dos circunstancias en concreto, la primera de ellas, la más obvia, era que quien se impusiera al final de los 90 minutos se llevaría un título, pues el enfrentamiento de hoy correspondía a la final de la copa de la liga inglesa, conocida como Carabao Cup por motivos de patrocinio, y la segunda era la presencia de aficionados de ambos equipos en las gradas, pues la FA junto con la EFL, han decidido utilizar este partido para probar los protocolos a seguir de cara a la Eurocopa, en la cual este mismo estadio acogerá en torno a 22500 espectadores, a pesar de que hoy la cifra solo ha llegado a los 8000.

Si hablamos de cómo llegaban ambos conjuntos, es inevitable decir que los de Guardiola tenían todas las papeletas para llevarse el gato al agua, pues están haciendo una temporada que roza la impecabilidad, liderando la liga de manera holgada, en semifinales de la UEFA Champions League, y con tan solo tres derrotas en sus últimos 39 encuentros, confirmándose así como uno de los gigantes del fútbol europeo un año mas. Por su parte los del norte de Londres llegaban en un momento muy delicado, después de la destitución de su entrenador, Jose Mourinho hace menos de una semana, que ha sido reemplazado por Ryan Mason, debido a los malos resultados obtenidos tanto en Europa League, competicioon en la cual fueron eliminados por el Dinamo de Zagreb tras imponerse 2-0 en el partido de ida, como en liga, donde ocupan la séptima posición, a dos puntos de la quinta que da acceso a la UEFA Europa League y cinco de los puestos de Champions. Eso si, los “spurs” llegaban con la motivación de ganar su primer título desde que en 2008 le ganaran esta misma copa al Chelsea.

Para tratar de imponerse a sus rivales, Pep Guardiola alineó a sus jugadores en un 1-4-3-3, buscando hacerse con el control del balón como de costumbre, con Zackary Steffen como novedad en la portería; Walker, Ruben Días, Laporte y Joao Cancelo en defensa; Gündogan, Fernandinho y De Bruyne repartiendo juego; y Mahrez, Sterling y Phil Foden en el ataque.

Por otra parte, el recientemente contratado Ryan Mason, salió al partido con la misma formación de 1-4-3-3, pero con la intención de juntar lineas atrás para frenar el ataque rival. Los londinenses partían así con Hugo Lloris defendiendo el arco; Reguilón, Eric Dier, Alderweireld y Serge Auirer en la zaga; Lo Celso, Hojbjerg y Winks formando en el centro del campo y un poderoso tridente ofensivo conformado por Heung-Min Son, Harry Kane y Lucas Moura.

El encuentro comenzó con un claro dominio del City, que imponía su estilo de juego manteniendo la posesión con largas jugadas de pases y presionando arriba tras perder el cuero, mientras el Tottenham se defendía y trataba de incomodar a sus rivales por medio de contraataques que no llegaban a ninguna parte. No sería hasta el minuto 25 que llegara la primera ocasión realmente importante del partido, cuando la defensa “spurs” cometió un error en la salida de balón que acabó resultando en un centro de Mahrez que Alderweireld cortó, pero no consiguió despejar, dejando el balón muerto para que Phil Foden rematara violentamente, pero Hugo Lloris con mano dura envió el disparo a corner.

El partido continuaba así con la misma dinámica, el Tottenham, que aun no había ejecutado ni un disparo entre los tres palos, aguantaba como podía el asedio ejercido por los “skyblues”, que tuvieron sus mejores ocasiones en dos tiros escorados de Riyad Mahrez que salieron desviados, y un disparo de Joao Cancelo ajustado al palo izquierdo a media altura desde la frontal al filo del descanso, que Lloris despejó con una tremenda estirada, evitando que los “cityzens” se marcharan al vestuario con ventaja en el marcador a pesar de su innegable dominio.

Comenzó la segunda parte avisando el Tottenham por medio de un disparo de Giovanni Lo Celso, el cual partió desde la frontal del área e iba a botar delante de la línea de gol, muy pegado al palo izquierdo, pero el meta americano del conjunto “cityzen” se anticipó para mandar la jugada a saque de esquina, en lo que fue una declaración de intenciones de los “spurs” que querían quitarse el miedo y buscar la meta rival. No estaba muy animado el partido, la posesión, a pesar de estar más disputada, seguía siendo del City, sin embargo las ocasiones no se producían para ninguno de los dos conjuntos, y lo mas excitante del partido era sin duda alguna poder volver a escuchar los cánticos de ambos aficionados en la grada, y tan solo se podría destacar una volea de Gundogan desde el interior del área a pase de Sterling que se perdió por linea de fondo y un tiro de Phoden desde el borde del área que el cancerbero “spurs” rechazó forzado.

Nada parecía indicar que el marcador pudiera verse alterado a tan solo diez minutos del final, cuando Kevin De Bruyne ejecutó una falta pegada a la línea de fondo, desde allí el belga puso un centro que denotaba su calidad para que Aymeric Laporte entrara en carrera desde el segundo palo y rematara en el área pequeña, desviando el balón lo justo de tal forma que impactara con las redes de la portería que hasta el momento había defendido Hugo Lloris sin cometer el mas mínimo error, desatando así la locura entre los aficionados “cityzens” desplazados a Londres.

Lejos de buscar defender el marcador, el Manchester City continuó con su juego, generando varias ocasiones, la mayoría de ellas disparos despejados por la defensa antes de llegar a portería, hasta que en el minuto 93 Riyad Mahrez remató solo a placer un centro raso para poner el 2-0, sin embargo este no subió al marcador ya que había fuera de juego previo, aunque eso si, sirvió para asegurar la victoria de los “skyblues”, pues tras la revisión del VAR el colegiado de la contienda señaló el final del partido, oficializando la consecución de la EFL Cup por octava vez en la historia del City, la mitad de ellas conseguidas de manera consecutiva por Pep Guardiola, que ya suma 29 títulos en su carrera como entrenador, aunque no tendrá demasiado tiempo para celebraciones, pues el próximo miércoles recibirá al Paris Saint Germain en la ida de las semifinales de la UEFA Champions League.

Por otro lado, el Tottenham conoce así su primera derrota bajo la dirección de Ryan Mason, la cual es tremendamente dolorosa, y prolonga un año más su sequía de trofeos, pero los “spurs” tampoco tendrán tiempo para lamentaciones, pues al no haber obtenido la plaza de la UEFA Conference League que se le otorga al campeón de la EFL Cup, deberá luchar con uñas y dientes en estos últimos cinco encuentros de temporada para salvar los muebles y poder disputar alguna competición europea en la próxima campaña.

Crónica| Chelsea F. 5-0 London Lionesses: Las «Blues» no sufren en copa

En la tarde de hoy, el Chelsea femenino empezaba su andadura en la FA Women’s Cup, una competición que no ganan desde la temporada 17/18. Frente a ellas se encontraba el London City Lionesses, un equipo de su misma ciudad que disputa la FA Women’s Championship, la segunda categoría del fútbol femenino inglés y que trataría de ponerles el pase a octavos lo más difícil posible.

Para este partido, Emma Hayes decidió darle descanso a sus jugadoras más importantes, ya que la mayoría venían de disputar partidos internacionales y el martes visitarán al Manchester City en un partido que muy probablemente decida la liga, pues las «blues» ocupan la primera plaza dos puntos por delante de sus rivales, con tan solo tres partidos aún por disputar. Teniendo en cuenta esto, las locales salieron con un 1-4-3-3 ofensivo, con Carly Telford en portería; Hannah Blundell, Jess Carter, Magda Eriksson y Jorja Fox en defensa; Erin Cuthbert, Drew Spence y Charlotte Wardlaw en ataque.

Por su parte las leonas salían con una alineación mucho más defensiva de 1-5-3-2, la misma que usaron Aston Villa o Birmingham para visitar Kingsmeadow, Melissa Philips alineó a Shae Yáñez bajo palos; Hannah Short, Ylenia Priest, Alli Murphy, Grace Neville y Lucy Fitzgerald en la zaga; Lily Agg, Hayley Nolan y Harley Bennet en sala de máquinas; y Florence Fyfe y Atlanta Primus buscando el gol.

Nada más iniciar el partido, las visitantes enviaron la bola directamente a la defensa del Chelsea y se echaron atrás, dejando muy claro su planteamiento para el partido, lo que no esperaban era que esa misma jugada acabase con un centro de Charles Niamh que impactó con el larguero antes de marcharse fuera, siendo ese el primer aviso de las locales.

Tras diez minutos de absoluta superioridad, Erin Cuthbert recibió el balón de espaldas a la portería en banda derecha, y tras amagar el recorte hacia el interior, se deshizo de su marca con una carrera pegada a la banda que finalizó con un gran centro desde la línea de fondo, este fue rematado por Charles, que estaba absolutamente sola en el área pequeña, pero el balón se fue fuera. Cinco minutos después, un córner para las locales fue despejado de forma bombeada hacia la frontal, desde donde Drew Spence decidió acabar jugada con una potente volea que se estrelló con el travesaño, antes de marcharse a saque de puerta.

Poco después, en otro saque de esquina en el minuto 20, Drew Spence recibió el cuero en el área, y ante la pasividad defensiva de sus rivales se preparó la pelota y disparó, el esférico impactó de nuevo con el larguero, botó en la línea y fue atrapado por Yáñez, las locales protestaron con énfasis pidiendo que les concedieran el gol, pero la colegiada Chloe Anderson consideró que la pelota no había pisado la línea y dejó seguir el juego. A penas habían pasado 60 segundos cuando Niamh Charles recibió un pase largo en la esquina derecha del área, y tras controlarlo ejecutó un tiro cuya trayectoria fue limpia hacia la escuadra izquierda, adelantando así a su equipo.



En el minuto 28, las locales ponían el balón en juego desee la esquina, y aprovechando la aglomeración de jugadoras en el primer palo, Jess Carter se desmarcó en el segundo y remató de primeras con la pierna derecha, enviando el balón al fondo de la red para poner tierra de por medio en el electrónico.

A diez minutos de finalizar la primera mitad, Melanie Leupolz recibió el cuero a aproximadamente 30 metros de la portería, y al ver que sus rivales estaban encerradas atrás y ni siquiera ejercían ningún tipo de presión, se colocó la pelota y disparó a puerta. A pesar de la distancia, el balón surcó el aire, pasando por encima de las defensoras del equipo rival y pasando a escasos centímetros del palo derecho, se coló en la portería para poner el 3-0 con un auténtico golazo.

A pesar de lo abultado del marcador, las «blues» querían más, y buscaron el cuarto gol con insistencia, pero este les fue negado más de una vez gracias a las meritorias intervenciones de Yáñez en la meta rival, llegando así al descanso con un 3-0 que dejaba la eliminatoria poco menos que sentenciada. Después del paso por vestuarios, el guión del partido seguía siendo el mismo, las locales asediaban sin descanso a sus oponentes, que hasta el momento no habían hecho ni un tiro a puerta, pero no parecía que eso fuera a cambiar, pues ni siquiera conseguían pasar del centro del campo. Corría el minuto 56 cuando Drew Spence recibió un centro a media altura en la derecha del área, el cual remató sin siquiera controlar al palo corto, para ampliar su ventaja a 4-0.

Tras este tanto, y con el partido completamente sentenciado, las leonas adelantaron sus líneas con el objetivo de robar algún balón en el centro del campo para lanzar contraataques, pero estos siempre morían con malos pases que la defensa interceptaba con facilidad, y de hecho acabó generando ocasiones de peligro para las locales como un centro que fue directo a la madera o varios tiros lejano que la guardameta desvió muy forzada por encima del larguero. No sería hasta el minuto 75 que el London City Lionesses tendría su primera ocasión, en un córner que encontró rematadora en el área chica, pero en el cual el balón acabó marchándose por encima de la portería defendida por Carly Telford.

En el minuto 78 las «blues» volvieron a encontrar huecos en la banda derecha, por donde se coló Bethany England para poner un centro que Drew Spence envió al fondo de las mallas, anotando el 5-0 definitivo y su segundo tanto del encuentro. Tras este quinto gol, las locales siguieron apretando, generando gran peligro mediante tiros lejanos y balones colgados, pero ninguno de los cuales acababa en la portería, así el partido llegó a su final, haciendo oficial el pase de las “blues a octavos, y con grandes sensaciones de cara a la semana tan importante que tienen a continuación, en la cual visitaran tanto a Manchester City como al Bayern de Múnich. Las visitantes por su parte dan por finalizada su etapa copera de esta temporada y su próximo encuentro será la última jornada de liga contra el Liverpool, acabando así una temporada decente que les ha dejado en mitad de tabla en la FA Women’s Championship.

Crónica| M City 2 – 1 Borussia Dortmund: El City se acerca a las semis

En la tarde de hoy han dado comienzo los cuartos de final de la UEFA Champions League, la mayor competición a nivel de clubes suele deparar partidos ciertamente interesantes desde sus inicios en la fase de grupos, y los cuartos de final, donde solo llegan los mejores, no podrían ser menos. Hoy hemos visto un interesante encuentro en el que el líder de la Premier League, el Manchester City, recibía a uno de los grandes del fútbol alemán, que no está cumpliendo con las expectativas en la Bundesliga, el Borussia de Dortmund.

Los locales, tras ganar 26 de sus últimos 27 encuentros y con la liga ya casi en el bolsillo, partían con el rol de favoritos en esta eliminatoria, en la que buscarían meterse en semis por segunda vez en su historia, siendo la primera y única en la temporada 2015/16 de la mano de Manuel Pellegrini. Para ello tendrían que eliminar a unos schwarzgelben que vienen mostrando dos caras muy diferentes en liga y Champions, pues en la competición doméstica, se encuentran en quinta posición a siete puntos del Eintracht de Frankfurt, que marca la cuarta plaza, pero han mostrado ser capaces de jugar mucho mejor en esta liga de campeones, tras eliminar al Sevilla en octavos.

Con el objetivo de hacerse con la posesión, los de Guardiola salieron con su habitual 1-4-2-3-1, con Ederson bajo palos Walker, Stones, Rubén Días y Cancelo bajo palos; Rodri y Gündogan en el centro del campo; Mahrez y Foden por bandas; y De Bruyne por detrás de Bernardo Silva en ataque.

Por otro lado los visitantes tratarían de incomodar a sus rivales y anular sus largas posesiones con un 1-4-3-3. Terzic salió de inicio con Hitz defendiendo el arco; Guerreiro, Hummels, Akanji y Morey en la línea de cuatro atrás; Dahoud, Emre Can y Jude Bellingham creando juego; y Marco Reus, Erling Haaland y Knauff en ataque.

El partido comenzó con un ritmo muy bajo, los cityzens como de costumbre manejaban la pelota, pero los visitantes ejercían una presión alta y bien colocada que les impedía generar ocasiones, la primera de ellas no llegaría hasta el minuto 19 cuando Emre Can falló un pase a banda en la salida del balón y entre De Bruyne, Foden, Bernardo Silva y Mahrez crearon una jugada que culminó con un centro raso y potente del argelino a los pies de De Bruyne en el área pequeña, que solo tuvo que empujar el balón para adelantar a su equipo en la eliminatoria.

Tras este gol los germanos intentaron aprovechar la velocidad de sus jugadores al robar el balón, que seguía en posesión de los skyblues, de tal forma que las oportunidades no llegaban a concretarse, y en el minuto 28, tras una falta centrada por Kevin De Bruyne, Emre Can soltó la pierna que impactó con la rodilla de Rodri. El colegiado señaló la pena máxima y amonestó al alemán, pero tras revisar las imágenes del VAR cambió su decisión y dio bote neutral, sin embargo la tarjeta amarilla seguía vigente al haber sido provocada por las protestas y no por la supuesta infracción.

El partido continuaba con dominio claro local cuando en el minuto 37 Bellingham se hizo con un balón que había controlado erróneamente Ederson, quedando solo ante la meta vacía, pero antes de que pudiera chutar el colegiado señaló falta del inglés sobre el guardameta. Sin embargo, la repetición mostró claramente que no había contacto y por ende no había infracción, aunque el VAR no pudo intervenir ya que el árbitro había cortado el juego antes de finalizar la jugada, generando la que sería la gran polémica del partido. Tras este incidente, el encuentro llegó a su descanso, con el primer tiempo controlado en su totalidad por los locales, mientras el conjunto alemán trataba de hacer daño con su velocidad en los contraataques, una fórmula que les servía para generar cierto peligro, sin llegar a asustar en exceso al meta rival.

A penas había comenzado la segunda mitad cuando Erling Haaland hizo su primera aparición del partido, tras partir en desventaja con respecto a Rubén Dias en un balón largo y lograr hacerse con el cuero en la frontal del área, el noruego trató de abrirse un poco a la izquierda y cruzar el balón, sin embargo el cancerbero del Manchester City salió con decisión y detuvo su disparo.

El partido había cambiado claramente su dinámica, los locales habían salido completamente desacomplejados y se hicieron con el control de la pelota, hasta que los de Pep Guardiola tirando de galones recuperaron la posesión y encadenaron una larga sucesión de pases anestesiando a sus rivales y devolviendo el partido a su curso. Gracias a esto lograron generar una de las oportunidades del encuentro, tras un gran sprint de Kevin De Bruyne por la banda derecha, internándose en el área hasta llegar a la línea de fondo, desde donde puso un gran pase atrás para que su compañero Phil Foden rematara de primeras, no obstante el inglés erró al elegir la colocación del disparo y Hitz consiguió rechazarlo a bocajarro.

Los skyblues tenían el partido donde querían, con un buen resultado de 1-0 a favor y sin la urgencia de convertir su segundo tanto, lo cual se veía reflejado en su constante juego de pases sin buscar la portería rival, pero el plan de Guardiola falló cuando Haaland recibió el balón procedente de Bellingham y lo envió de primeras a Marco Reus, para que este saliera a gran velocidad hacia la izquierda del área y mandase un disparo cruzado frente al cual Ederson poco pudo hacer, subiendo así el empate al electrónico a escasos diez minutos del final.

Pero los locales no se conformaron con el empate y siguieron con su juego de toques, buscando el gol de la victoria. En el minuto 89 Kevin de Bruyne centró el cuero al segundo palo, este llegó a Ikay Gundogan que se la colocó a Foden para que pusiera el 2-1 a favor de los cityzens. Tras tres minutos de descuento en los cuales los alemanes fueron incapaces de provocar ninguna ocasión, el colegiado señaló el final del encuentro, dejando al Manchester City con una ligera ventaja frente a sus rivales, pero con todo aun por resolver para la vuelta del próximo miércoles en Signal Iduna Park.

Crónica| Wolves 2 – 3 West Ham: El West Ham sueña con la Champions

El estadio Molineux ha acogido hoy un encuentro entre dos equipos que habían comenzado la temporada con un objetivo común, entrar en la Europa League, pero que a día de hoy se encuentran en situaciones muy diferentes. Por un lado estaba el Wolverhampton, que llegaba al encuentro en la decimocuarta posición, más cercano al descenso que a una posible clasificación europea, una cercanía que se podría explicar por su mala racha actual, pues los wolves no habían conocido la victoria en los cuatro partidos previos a su encuentro de hoy. Por el otro lado se encontraba el West Ham United, uno de los equipos revelación de la presente campaña, que llegaba en séptima posición, en busca de una victoria que le permitiera escalar hasta la cuarta plaza, adelantando así a equipos con tanto nombre como Liverpool, Tottenham o Chelsea.

Para buscar el triunfo, los locales partieron con un 1-3-4-3, con tres centrales y dos carrileros de amplio recorrido. Los elegidos de Nuno Espirito Santo fueron Rui Patricio en portería, Dendoncker Coady y Saiss en defensa con Semedo y Ait Nouri por bandas; Ruben Neves y Podence en la zona de creación; y Pedro Neto, Willian José y Adama Traoré en ataque.

Por su parte los hammers trataron de hacerse con la posesión usando un 1-4-2-3-1. David moyes alineó a Fabianski defendiendo el arco; defensa para Cresswell, Issa Diop, Dawson y Coufal; en sala de máquinas estarían Noble y Soucek; con Masuaku y Fornals en banda; y Lingard en el ataque por detrás de Michail Antonio.

Empezó el partido con un ritmo muy alto, pues antes de cumplirse el tercer minuto ya se había producido una ocasión en cada área. La primera de ellas fue para los wolves, que aprovecharon el exceso de espacio entre líneas del West Ham, mandando un pase largo a Adama Traoré, este se fue en velocidad y puso un centro cuyo remate no encontró puerta. No habían pasado ni dos minutos cuando Antonio cazó un balón en el centro del campo y se lanzó a la contra, disparando desde la frontal, su tiro se dirigía a la izquierda de la portería pero Rui Patricio metió una mano salvadora que envió el cuero a la madera.

Pero esto era solo el principio, en el minuto 5 Jesse Lingard inició una contra en el círculo central, valiéndose de su velocidad se deshizo con facilidad de sus marcadores, plantándose frente a los centrales del Wolvehampton, fue entonces cuando Antonio hizo un desmarque de ruptura que provocó que uno de los defensas perdiera su posición para cubrirle, viendo esto Lingard esprintó para colarse por ese hueco y picó el balón por encima del meta rival metiendo un auténtico golazo.

Tras este golpe los lobos intentaron reponerse, con un gran disparo cruzado de Nouri que se marchó desviado, pero en el minuto 14 Lingard salvó un pase excesivamente largo en la línea de fondo, entregándole el balón a Masuaku en la izquierda del área, este envió un pase raso a Fornals que con Rui Patricio cubriendo el primer palo remató a placer para poner el 2-0.

Tras este segundo golpe, los locales se hicieron con el peso del partido, creando sensación de peligro gracias a su velocidad, mientras que los irons esperaban atrás y lanzaban contras cuando se hacían con el esférico, esta fue la razón de que Cresswell, en un intento de sacar el balón rápido, se lo entregara a sus oponentes, generando una ocasión que finalizó con un centro de Neto que Podence estrelló contra el travesaño.

Tras esta ocasión los locales siguieron manejando el partido, sin embargo las ocasiones dejaron de sucederse, y poco a poco el conjunto de David Moyes fue recuperando la posesión. En el minuto 30 Antonio recibió el balón en la banda derecha, y tras regatear a dos defensores cayó al suelo, no obstante se levantó y sin perder el cuero se dirigió a portería, pero la falta de ángulo y el defensor que aún tenía delante causaron que el balón se fuera directo al exterior de la red. Tras este intento, el Jamaicano se fue al suelo y tuvo que abandonar el terreno de juego sustituido por Jarrod Bowen, causando así una baja muy frágil en el momento clave de la temporada.

En el minuto 38, cuando mas cerca parecía el Wolverhampton de conseguir un gol para recortar distancias, los hammers lanzaron una contra tras anular una ocasión gracias a la maraña de piernas en su área que había rechazado hasta dos disparos, el balón llegó a los pies de Lingard que de nuevo arrancó velozmente, siendo perseguido por hasta cuatro futbolistas del equipo rival, y tras traspasar el centro del campo vio el desmarque de Bowen y le envió el balón, este recibió y prosiguió su carrera escorándose hacia la esquina izquierda del área, desde donde fusiló el cuero que se coló entre Rui Patricio y el palo, subiendo el 0-3 al electrónico.

Pero los de Nuno no se rendían, como demostraron con un centro de Podence desde la banda derecha, el cual cayó en los pies de Willian Jose que remató a bote pronto para que Fabianski despejase a bocajarro, enviando el balón a Neto, este increíblemente herró su disparo a puerta vacía, estrellando el balón en el exterior de la red.

Seguían los wolves intentándolo, cuando en el minuto 44 Adama Traoré inició una carrera que arrancaba desde su propio campo, a continuación se deshizo de tres defensas y esprintó para colgar el balón al área pequeña, allí Dendocker remató con un testarazo imponente que metía de nuevo a su equipo en el partido.

Tras unos minutos más de asedio local, el colegiado señaló el final de una frenética primera parte con el marcador de 1-3 favorable a los visitantes, que habían hecho un gran trabajo a la contra, pero deberían ser cautos en la segunda parte, especialmente si querían evitar sufrir otra remontada como aquella en su anterior partido frente al Arsenal, en el cual tras adelantarse con tres goles en 32 minutos el gol de Lacazette para poner el empate a tres final evitó que se llevaran el triunfo.

Después del descanso, la intensidad del partido descendió claramente, debido a las largas posesiones de los irons y su buena colocación en defensa, a penas habían tenido un par de ocasiones cuando, en el 58 Soucek hizo un pase al hueco para Bowen, este ejecutó un potente tiro a puerta que Rui Patricio despejó apurado, el balón cayó de nuevo en los pies de Soucek que anotó el 1-4 a portería vacía. Sin embargo este no subió al marcador, pues el checo había controlado el cuero con ayuda de su brazo y el VAR invalidó la jugada.

A medida que el tiempo avanzaba, los de Moyes se fueron echando atrás, con el objetivo de defenderse y aprovechar los espacios que dejaran sus rivales en defensa, pero el plan tenía ciertas fisuras, como se vio en el 68, cuando un pase elevado de Neto a la espalda de la defensa hammer, provocó que Fabio Silva llegara al área en carrera y tras controlar disparase cruzado el balón, que rozó los pies de Fabianski y se estrella con las redes de la portería, poniendo el 2-3 en el electrónico.

Con poco más de veinte minutos restantes, la situación era óptima para que los wanderers se lanzaran a por el empate, sin embargo la defensa visitante era sólida y no permitían ocasiones de excesivo peligro. Esto les permitió llegar al pitido final con un sufrimiento que podría haber parecido excesivo tras la primera mitad, aunque ahorrándoles también más de un sobresalto.

Con este resultado, el Wolverhampton se mantiene en la decimocuarta posición, y deberá imponerse con urgencia en su visita al Fulham el viernes, pues los cottagers marcan el descenso y podrían acercarse a tan solo seis puntos de ellos. Mientras tanto, el triunfo catapulta a los hammers a la cuarta posición, por lo cual encararán con gran ilusión un final de temporada en el que podrían meterse por primera vez en su historia en la máxima competición a nivel de clubes en Europa, la UEFA Champions League.

Crónica| Chelsea F 6 – 0 Birmingham F: La apisonadora «Blue» sigue a su ritmo

En la mañana de hoy, el Chelsea volvía a Kingsmeadow tras su paso por tierras alemanas, donde derrotaron por 0-3 al Wolfsburgo para hacerse con una plaza en las semifinales de la UEFA Champions League, frente a ellos se encontraban las chicas del Birmingham City, que buscaban conseguir una heroicidad en este partido correspondiente a la 19 jornada de la FA Women’s Superleague.

Las locales llegaban al encuentro en una dinámica muy positiva, con diez partidos consecutivos sin conocer la derrota, y un solo empate, lo cual les posicionaba como líderes, dos puntos por encima de su principal perseguidor, el Manchester City, y con la posibilidad de irse al parón internacional en lo más alto de la clasificación. Mientras que las visitantes, en noveno lugar, pelearían por alejarse del descenso, marcado por el Aston Villa que con un partido aún por disputar estaba tres puntos por detrás.

A pesar de la acumulación de partidos típica de un equipo que disputa Champions League a estas alturas de la temporada, Emma Hayes solo introdujo un cambio en la alineación inicial del Chelsea, que sería un 1-4-2-3-1 con Berger en Portería; Charles, Bright, Eriksson y Andersson en la defensa; Leupolz y Spence creando juego; Cuthbert y Kirby entrando por bandas; y Sam Kerr en punta escoltada por Pernille Harder.

Por otra parte, las visitantes salieron con una alineación completamente defensiva, un 1-5-3-2 bastante similar al que utilizó el Aston Villa la semana anterior en este mismo escenario, cuando fueron derrotadas por 2-0 frente al Chelsea. La entrenadora Carla Ward decidió partir con Hannah Hampton defendiendo el arco; Harriet Scott, Ruby Mace, Gemma Lawley, Georgia Brougham y Sarah Mailing en defensa; Emma Kelly, Christie Murray y Mollie Green en sala de máquinas y Claudia Walker y Ruesa Littlejohn en ataque tratando de hacerse con algún balón que pudiera generar peligro a la contra.

El Chelsea partió llevando el peso del partido como era de esperar, su táctica era clara, mover el balón rápido y presión alta tras pérdida, anulando completamente a sus rivales, que apenas enlazaban dos pases seguidos. Sin embargo, las locales no parecían conseguir provocar peligro, pues el Birmingham estaba bien plantado con las once jugadoras detrás del balón y muy atentas a la línea del fuera de juego para evitar sorpresas con pases a la espalda.

La primera acción de peligro llegaría en el minuto once, cuando un mal centro del Chelsea fue despejado y cayó en los pies de Jonna Andersson, que se colocó el balón y lo golpeó con fuerza, pero su disparo se marchó ligeramente desviado. Este fue el primer aviso de un Chelsea que poco a poco se acercaba con más peligro, aprovechando tiros lejanos y jugadas a balón parado, pues les era imposible romper el entramado defensivo formado por las visitantes.

En el minuto 24, el conjunto blue desarrolló una gran jugada de pases que poco a poco fue creando fisuras en la defensa rival, y finalizó con un tiro raso desde el punto de penalti que Hanna Hampton despejó con una gran estirada, pero la fortuna no estuvo de su parte y el balón cayó en los pies de una Sam Kerr que remató a placer para poner el 1-0.

Pero el equipo de Emma Hayes, consciente de su superioridad quería más, y se lanzó a por el segundo, que casi llego con un pase de Kerr a la frontal del área que Melanie Leupolz no necesitó ni controlar para golpear el balón con fuerza a la cepa del poste derecho, pero la gran acción de la guardameta evitó el segundo gol del partido.

En este momento, el Chelsea se convirtió en un huracán de tiros lejanos, balones a la espalda, centros cuyos remates salían rozando el larguero… habían conseguido romper la defensa rival y querían aprovecharlo, pero la suerte no las estaba acompañando.

Al no conseguir anotar, el asedio fue cesando lentamente, y las visitantes trataron de hacerse con el empate, pero el Chelsea aprovechó el robo de balón y lanzó una contra rápida por la banda izquierda, desde ahí partió un centro de Andersson que fue rematado al larguero, pero el rechace le cayó a Sam Kerr que anotó el segundo del partido y de su cuenta particular sin dificultad en el minuto 46.

No habían pasado ni 60 segundos cuando Erin Cuthbert sacó una falta pegada a la banda derecha casi en el centro del campo, el centro trazó una trayectoria perfecta a la cabeza de Kerr que con un testarazo a la escuadra izquierda anotó su tercer tanto del partido en tan sólo la primera mitad. Con esta jugada el partido llegó a su ecuador, con un resultado que prácticamente otorgaba los tres puntos a las locales, que habían dominado sin apenas oposición los primeros 45 minutos del encuentro.

Tras el paso por vestuarios el dominio blue continuó, seguían manteniendo el cuero en su posesión, y generando ocasiones, aunque ahora con menos peligro, tenían el partido completamente bajo control.

Corría el minuto quince de la segunda parte cuando tras una buena combinación de pase por parte de las locales, el balón llegó a Fleming en la banda derecha, desde allí dio un pase raso al centro del área, este encontró a Fran Kirby, que sin pensárselo dos veces finalizó la jugada enviando el balón al fondo de la red, poniendo el 4-0 en el electrónico.

Tras este gol la entrenadora local decidió sustituir a la que fue la mejor jugadora del partido una vez más, Sam Kerr, para darla descanso tras dos semanas jugando dos partidos cada siete días.Las blues daban así el partido por ganado, pues la diferencia en el marcador y en el juego era abismal.

Pero esto no quería decir que el ataque local fuese a cesar, en el minuto 73 el Chelsea trenzó otra larga combinación de pases que acabó de manera similar al gol anterior, centro desde la banda derecha rematado por Guro Reiten desde el punto de penalti para subir el 5-0 al marcador.

Tras varias ocasiones que no se concretaron, tiros lejanos por encima de la portería, alguno que impactaba en el larguero, e intervenciones ciertamente notables de la guardameta visitante, en el minuto 91 Fran Kirby puso el 6-0 definitivo en el marcador con un potente disparo desde el centro del área, frente al cual Hannah Hampton nada pudo hacer.

El partido siguió así con un claro control local hasta que la colegiada señaló su final, haciendo efectiva la victoria más que merecida de un Chelsea que encadena ya 11 partidos sin conocer la derrota y se sitúa líder con cinco puntos de ventaja frente al Manchester City, a expensas de su visita al Tottenham, asegurándose así llegar líder al parón de selecciones y al duelo que muy probablemente decida el campeón de la liga en dos semanas, cuando el Chelsea visitará al conjunto skyblue a dos jornadas del final de la competición.

En el otro lado de la moneda queda un Birmingham que lleva sin conocer la victoria desde el 14 de noviembre, y queda a tan solo tres puntos del descenso a la Championship de cara a un final de temporada sumamente emocionante en la parte baja de la tabla.

Crónica| Arsenal 0-3 Liverpool: Vendaval «Red» para avisar al Madrid

El Arsenal ha recibido esta tarde en el Emirates Stadium al vigente campeón de la Premier League. Un encuentro entre dos equipos que se encuentran lejos de estar realizando la campaña que deseaban, necesitando una victoria que les permitiera tener opciones de, al menos salvar los muebles. Antes del pitido inicial, los gunners se encontraban en la novena posición, cuajando una temporada tan irregular como ya viene a ser costumbre, pero con un buen estado de forma en sus últimas actuaciones que les permite soñar con disputar competiciones europeas la próxima temporada. El Liverpool, por su parte, llegaba a Londres en la séptima plaza, a tres puntos de un West Ham que marca la clasificación a la UEFA Europa League y excesivamente alejados de su objetivo inicial de defender el título, los reds buscarán en este final de temporada colarse en unos puestos de Champions que se han alejado debido a la mala forma del equipo antes del parón internacional.

Para buscar la victoria, Mikel Arteta ha salido con una formación 1-4-2-3-1. Esta es la formación que el técnico suele usar para hacerse con la posesión del balón, este ha alineado hoy a Leno bajo palos; Chambers, Holding, Gabriel y Tierney en defensa; Thomas Partey y Dani Ceballos creando juego; Pepe y Aubameyang por bandas; y en ataque Odegaard, actuando de media punta por detrás de Lacazette.

Los visitantes por otro lado también salieron con la intención de hacerse con el control de la pelota, pero estos por medio de un 1-4-3-3, Jürgen Klopp decidió salir con Alisson en portería; defensa para Robertson, Kabak, Philips y Alexander Arnold; controlando el centro del campo estarían Milner, Fabinho y Thiago Alcántara;y en el ataque Sadio Mané, Firmino y Mo Salah, el mismo tridente que tantos éxitos ha cosechado anteriormente.

El partido comenzó con una batalla clara por la posesión, con ambos equipos buscando las bandas. Los dos conjuntos protagonizaban así una batalla muy táctica, sin un dominador claro, pues a pesar de que el Liverpool se hacía con el balón lentamente ninguno de los dos conjuntos era capaz de crear peligro, al margen de un tiro raso de Fabinho desde la frontal que salió por la izquierda de la portería sin asustar a Leno.

A medida que pasaba el tiempo, el encuentro se fue convirtiendo en un monólogo red, los locales se metieron en su área mientras los de Jürgen Klopp movían el cuero continuamente sin cometer a penas errores y, cuando esto ocurría su presión alta y la falta de opciones para sacar el balón de los gunners provocaban un despeje con el cual el Liverpool volvían a hacerse con el balón.

A pesar de ello, las ocasiones no se produjeron hasta casi pasada media hora, en el minuto 28 Allisson envió un balón desde su área hasta el centro del campo, allí fue peinado por Thomas Partey , acabando erróneamente en posesión de Sadio Mané, este se la colocó con la cabeza y se fue condujo el balón velozmente a la izquierda de área,acompañado por Salah y los dos centrales gunners, el extremo trató de alcanzar con un pase raso al egipcio, no obstante el balón le quedó demasiado atrás y no pudo tirar en la que fue la primera ocasión verdaderamente clara. A penas un minuto después Firmino recibió el balón en la banda izquierda y, tras zafarse de un defensor con un gran amago ejecutó un disparo a media altura que salió a la derecha de la portería.

Por su parte los londinenses tuvieron su primer y único tiro a puerta de la primera parte en el minuto 31, cuando Aubameyang se hizo con el balón pegado a banda y aprovechó su desborde para internarse en el área paralelamente a la línea de fondo, antes de centrar el cuero a Pépé, que remató muy blando a las manos de Allisson.

Esta ocasión fue seguida por la que puede que fuera la oportunidad más clara de la segunda parte, la cual fue para James Milner, que recibió un pase en la frontal del área, procedente de la banda derecha, y buscó puerta sin pensárselo dos veces, pues el portero venía de cubrir el palo y llagaba muy vencido, pero en vez de buscar el contrapié, quiso ponérsela en el palo largo, y el balón se marcho fuera por escasos centímetros.

El partido continuó sin más ocasiones para ninguno de los dos equipos, con los visitantes aún controlando el cuero, y unos minutos más tarde el árbitro señaló el final de los primeros 45 minutos. Una primera parte claramente por los visitantes y de la cuál se podría decir que la mejor noticia para el Arsenal era marcharse al vestuario sin haber encajado.

Tras el intervalo la dinámica del partido no cambió excesivamente, los locales intentaron llevar más el peso del partido, adelantándose un poco más, algo que el Liverpool trataría de aprovechar con balones largos, no obstante los intentos de adelantarse en el marcador eran inofensivos, y tras quince minutos tan solo se había producido un tiro a puerta para los locales que lejos estuvo de incomodar al guardameta visitante.

No obstante en el minuto 63 los reds trenzaron una larga jugada de pases, que finalizó cuando Alexander Arnold colgó el balón desde la banda derecha al punto de penalti, el balón surcó el cielo de Londres y fue a parar a la cabeza de Diogo Jota que envió al fondo de la red, tras impactar eso sí con la mano izquierda de Leno.

No habían pasado ni cinco minutos cuando Thiago envió el balón a la espalda de Gabriel, quien al verse superado se fue al suelo intentando sin éxito arrebatarle el balón a Salah, este encaró portería y disparó con calma un balón que tras pasar entre las piernas del meta gunner se coló en la portería, poniendo el 0-2 en el marcador.

Pero los de Klopp querían más, y de nuevo un balón a la espalda de la defensa,esta ves enviado por Firmino, propiciaron un uno contra uno para Salah, pero esta vez Leno despejó a bocajarro su tiro, deshaciéndose así del peligro.

En el minuto 82, cuando parecía que el partido ya no daba para más, Gabriel cometía un error en sacando el balón, el cual llego a Salah para que pusiera un centro que Mané controló de espaldas, este control no fue muy bueno y se alejó de los pies del jugador Senegalés, pero justo en ese momento apareció Diogo Jota, que con un potente trayazo sumó su segundo gol del encuentro y el tercero para su equipo, sellando así la victoria.

Tras este vendaval de fútbol por parte de los reds, la intensidad del partido bajó, y el encuentro llego sin pena ni gloria hasta su final. Con este resultado, el Liverpool consigue temporalmente la quinta plaza, y dormirá hoy en posiciones europeas, a la espera del enfrentamiento entre Wolverhampton y West Ham que se disputará el lunes, y consigue mejorar su moral y sus sensaciones de cara a la ida de los cuartos de final de la UEFA Champions League, un encuentro en el cual visitará al Real Madrid. Por otro lado el Arsenal continúa en la novena situación, con dos partidos más que un Aston Villa que recibe mañana al Fulham, y a siete puntos de una posible clasificación a Europa que si bien aún es posible, se antoja cuánto menos complicada.

Crónica| Chelsea F 2-0 Aston Villa F: Un mero trámite para el líder


El estadio de Kingsmeadow, en la ciudad deportiva del Chelsea, ha acogido hoy el encuentro correspondiente a la decimoctava jornada de la FA Women Super League. Este es un duelo que fácilmente podría haber sido tildado de David contra Goliat, pues las locales necesitaban la victoria para recuperar un liderato que ayer perdieron temporalmente tras la victoria del Manchester City por 1-0 frente al Reading, mientras que las visitantes llegaban a Londres con la necesidad de sumar de tres para poder alejarse del West Ham, que tan sólo un punto por detrás marcaba la zona de descenso.

El equipo blue salió con una formación 1-4-3-3 con la que buscaba hacerse con el control del balón. Emma Hayes alineó a Zecira Musovic en portería; defensa de cuatro para Carter, Bright, Eriksson y Blundell; creando juego estarían Cuthbert, Kirby y So-Yun Ji; y en ataque Fleming, Kerr y Reiten

Por otro lado las villans partieron con una alineación de 1-5-3-2, con las líneas muy juntas, una formación claramente defensiva con la que intentarían no encajar y dar la sorpresa a la contra. El entrenador inglés Marcus Bignot salió con Lisa Weiss defendiendo la meta; Hutton, McLoughlin, Asante, Franklin-Fraiture y Ale en defensa; el centro del campo sería para Ewers Arthurs y Follis; y arriba buscando el gol se encontraban Hanssen e Iwabuchi.

Como era de esperar, el partido comenzó con control del Chelsea, las visitantes bien plantadas alternaban el 1-5-3-2 en ataque con un 1-5-4-1 en defensa, sin permitir la más mínima situación de peligro, excepto cuando en el minuto seis, Sam Kerr recibió un pase a la espalda de la defensa, regateó a la meta del Aston Villa y mandó el balón por encima del larguero, pero afortunadamente para ella la jugada quedó invalidada por fuera de juego.

El Chelsea poco a poco se iba acercando más, la defensa villain se iba resquebrajando lentamente y eso se reflejaba en que las jugadas del conjunto de azul generaban cada vez más peligro, especialmente con las carreras de Kerr por la banda izquierda, que le ganaba la espalda a Ella Franklin-Fraiture con excesiva facilidad.

En el minuto 23, tras un largo asedio, Francesca Kirby centró el balón desde la izquierda del área para que Sam Kerr cabeceara sola en el borde del área pequeña, el balón, a pesar de ir blandito y bombeado, pillo a contrapié a Lisa Weiss, que no pudo hacer nada por evitar que el 1-0 subiera al marcador.

Las visitantes intentaron en ese momento reponerse del golpe y hacerse con la posesión pero sus ataques eran demasiado débiles para poder preocupar a sus rivales, que en el minuto 35 se hicieron con un balón que enviaron de nuevo a Kerr en carrera, esta se quedo sola ante la cancerbera, que rechazó su tiro enviándolo a la banda. Poco después, las blues volvieron a acercarse con un disparo lejano, pero este se marchó fuera, pasando a escasos centímetros del palo derecho, y a partir de este momento el partido volvió a estar bajo su control, con sus once oponentes por detrás del balón.

Al poco de empezar el tiempo de descuento, las jugadoras del combinado claret and blue intentaron lanzar una contra fácilmente detenida por la defensa local, que envió un balón largo para So-Yun Ji, quien de nuevo ganó la espalda a la defensa y se quedo sola frente a la arquera rival, pero erró su tiro y lo mandó a la derecha de la portería, siendo esta la última ocasión de una primera parte claramente dominada por las blues.

Tras el paso por vestuarios, el partido continuó con el mismo rumbo, las locales buscaban marcar un segundo gol que les proporcionase tranquilidad, mientras que las visitantes trataban de hacerse con un balón que les permitiera lanzar un contraataque con el que pudieran igualar el marcador.

En el minuto 56, Sam Kerr volvió a recibir un centro en el área, ganó el duelo aéreo a Admita Ale y cabeceó el balón, que salió volando hacia la escuadra izquierda de la portería defendida por una Lisa Weiss que no pudo hacer más que observar como su mano no alcanzaba el esférico y este se colaba en la portería, poniendo el 0-2 en el electrónico.

Seis minutos más tarde Kerr, la que hasta el momento era la mejor jugadora del partido, se retiraba del terreno de juego, tras enviar a saque de puerta un balón que podría haberse convertido en su tercer gol del partido. Esta sustitución fue la prueba de que Emma Hayes ya daba el partido por ganado y quería reservarse para la vuelta de su eliminatoria de Champions frente al Wolfsburgo.

Con el 2-0 en el marcador las jugadoras del conjunto local bajaron el ritmo, seguían teniendo el control de la pelota, pero las ocasiones dejaron de sucederse, y el partido lentamente fue acercándose al pitido final, con el cual el equipo blue se hacía con una victoria completamente merecida.

Con este resultado, el Chelsea recupera su condición de líder y viajará entre semana a Alemania para cerrar su clasificación a las semifinales de la UEFA Champions League, para ello tendrán que hacer valer la victoria que obtuvieron en la ida por 2-1. Por otro lado el Aston Villa suma ya cuatro derrotas de forma consecutiva, metiendo un solo gol en sus últimos 6 partidos, por lo cual acaban la jornada un solo punto por encima del descenso.

P