|CRÓNICA|Napoli 1-1 Barcelona: Un empate con eliminatoria abierta

La Liga de Campeones está de regreso para un FC Barcelona que no ha dado la mejor de sus imágenes en San Paolo. Un empate que deja mal sabor de bocas para los aficionados que esperaban ver de esta eliminatoria una transición fácil a cuartos de final.

Nuevos entrenadores, nuevas dinámicas

El Nápoles es un equipo que desde hace poco navegaba sin rumbo a manos de un Carlo Ancelotti que hacía tiempo que perdió el norte. La llegada de Gattuso a la disciplina napolitana ha sido un soplo de aire fresco a un equipo que, siendo sexto de la Serie A, encadena seis victorias en los últimos siete encuentros. Siendo un equipo cuya temporada hace tiempo que dejó de desear, es uno de los pocos equipos que presume de vencer al Liverpool en la actual temporada, al Inter y a la Juventus de Cristiano Ronaldo.

Tras la aclamada destitución de Ernesto Valverde, fue Quique Setién el nombre que ocuparía dicha vacante. La llegada de un técnico estilo Barça fue bien acogida por el sector conservador de la afición culé. Con una idea en mente, ha tomado un tiempo el ver plasmada la idea de un técnico que ya ve sus frutos. Siempre en el centro de la polémica por su idea de juego, sería este martes de Champions el estreno del técnico español en la máxima competición europea.

Un Barcelona atascado

El fútbol control de Setién es en muchos sentido una idea en la que se abusa del balón. Refugiarse en el esférico no te permite ganar los partidos si no consigues que este entre entre los tres palos. Con una defensa napolitana bien posicionada, ha supuesto durante la primera parte un auténtico quebradero de cabezas para unos jugadores que no encontraban espacios.

En una primera parte realmente mala para los azulgranas, los locales fueron los que contrariamente ampliaron la ventaja en el marcador con el gol de Mertens. Marcharon al vestuario sin poner en entredicho el trabajo del guardameta Ospina.

El bloque defensivo napolitano ha sido una de las particularidades táctica del encuentro. Consoladado abajo y con Mertens como referencia arriba, pacientemente el equipo esperaba el error rival, ordenados y sin cometer una fuerte presión. Fue una genialidad del entrenador, que se estrenó con más nota que el técnico culé.

Dos goles para dejar una eliminatoria abierta

El gol de Mertens silenció a algunos e hizo gritar a otros. La mala experiencia del Barça en Champions trajo a la cabeza imágenes poco deseadas para la afición azulgrana. Un golazo del belga abrió el marcador para comenzar a considerar al Napoli como lo que es, un gran rival.

La falta de espacios vino a ser solucionada por una asociación de tres toques que finalizó Antoine Griezmann. Un gol que señalaba el empate en San Paolo con aún media hora de encuentro por delante.

Un marcador que no recibió más modificaciones deja la eliminatoria con un toque de emoción, que será resuelta en el partido de vuelta del Camp Nou, siendo el Barça el postulado como claro favorito. Un empate no es un resultado bueno para un FC Barcelona que no deberá descuidar detalles que le puedan volver a costar otra Champions League.

Vidal expulsado, un problema más

Arturo Vidal cayó en la tentación al ser provocado por un Mario Rui que recibió una entrada de amarilla por parte del chileno. Expulsado por doble amarilla, el FC Barcelona se enfrentará a las bajas de Busquets y Vidal sancionados y a la de Piqué por lesión.

La falta de centrocampistas titulares supone un problema para un Quique Setién que deberá de reinventarse, sin poder contar por supuesto con Vidal, hombre clave en esa posición de falso nueve donde su entrenador lo estaba colocando.

Últimas Noticias