miércoles, abril 24, 2024

|ANÁLISIS| Athletic Club, tratando de reconstruir Guernica

El Athletic Club cerró la temporada 2018/19 muchísimo mejor de lo que se esperaba, quedándose a las puertas de entrar en Europa League. A partir de ese punto, con nuevo presidente, Aitor Elezegi, y nuevo entrenador, Gaizka Garitano, puso rumbo a levantarse. Así que se puede decir que, con la final de Copa del Rey en la mano y la décima posición de la tabla, San Mamés ha logrado levantarse.

Estilo de juego

A pesar de que Gaizka Garitano al principio se resistía, acabó cayendo en la idea de jugar con tres centrales. Esto supuso un cambio radical para el juego de los leones, pues Yuri Berchiche y Ander Capa estarían más aprovechados.

El conjunto vasco desempeña un juego muy físico, con numerosos balones en largo y centros. Esta es una forma de desarrollar el juego muy típico de los leones, haciendo del campo de fútbol una auténtica guerra. Equipo incómodo donde los haya que, tras la consolidación de Iñaki Williams en la delantera, ha engrandecido su peligro.

Claves ofensivas

El Athletic Club, a medida que pasaba la temporada, fue forjando un nuevo sistema de juego, el 1-3-5-2 del que hablábamos antes. Aunque, a priori, parezca una formación más defensiva, que también, mejoró el ataque del conjunto vasco. ¿Por qué? Pues principalmente debido a la costumbre de los leones de atacar por banda. Yuri Berchiche y Ander Capa andan más libres y, sobre todo el primero, ha aumentado su cuota de repercusión goleadora.

Arriba, en la delantera, sigue manteniéndose esa lucha vasca. A pesar de adelantar antes que Gaizka Garitano opta por una pareja en la delantera, es cierto que la mayoría de los partidos los acaba Iñaki Williams en solitario. A su lado suele estar Muniain, quién acaba retrasando su posición para hacer de enlace con el centro del campo. Destacar sobre todo el papel importantísimo de Raul García también en ataque, pues es el segundo máximo goleador del Athletic, con nueve goles. En definitiva, los leones alcanzan su mayor cuota de efectividad a través de los centros y contras comandadas por Iñaki Williams.

Claves defensivas

Si es una realidad la mejora ofensiva de los de Gaizka Garitano con esta formación, la evolución positiva en defensa ha sido mucho mejor. Y es que, además de estar más arropados atrás, el Athletic cuenta con tres centrales que se entienden a la perfección. Íñigo Martínez, el comandante de la defensa, es un seguro y es el defensa diferente con el que cuenta Garitano. A un lado, Yeray. Un jugador que ha superado una situación tan complicada en lo personal y, aún así, se ha hecho con un sitio fijo. Y al otro, el último pero no el menos importante, Unai Núñez. El defensa vasco ha sido una total revelación y todo parece indicar que hará historia, ADN 100% Athletic.

Pero claro, el trabajo defensivo no se queda aquí. Antes plasmábamos la repercusión ofensiva de los dos carrileros, pero es que Ander Capa y Yuri Berchiche también realizan un gran despliegue hacia atrás. Cuando el partido se pone bronco y hay que defender, los leones se agrupan y llegan a formar un 1-5-4-1. En el centro del campo, Dani García, Raúl García, Unai López y Muniain, habitualmente, se encargan de que no pase ningún balón por el interior. Si bien conocemos ya todos el gran esfuerzo que hace Raul García en los partidos, la temporada de Dani García es inmensa. Se hablaba a principios de temporada de que los leones necesitaban hacer un esfuerzo por traer de vuelta a Javi Martínez. Sin embargo, por una razón u otra, Gaizka Garitano confío en el experimentado centrocampista español y, hasta el momento, le ha salido de diez.

Y como último, pero no menos importante, la sorpresa positiva de la temporada. Unai Simón se ha consolidado en la portería de los leones, llegando a hacer olvidar a Kepa Arrizabalaga. Tal está siendo su repercusión que, si no hay algún inconveniente, apunta a debutar internacionalmente con España. Mucha culpa tiene él de que el Athletic Club sea el tercer equipo menos goleado de primera, habiendo recibido 23 goles en contra.

Previsión antes de la temporada

En lo que llevamos de temporada, Gaizka Garitano ha trabajado sin descanso para cambiarle los trazos al Guernica de Picasso. El técnico vasco, sin ninguna incorporación, ha conseguido remontar una situación que parecía el fin del Athletic Club en LaLiga y de su estilo de llevar el club. Esto, incluso, ya lo consiguió en el final de la pasada campaña, cuando logró posicionar a los suyos en la octava plaza de la tabla.

Esta temporada se antojaba de transición. Los objetivos, sin fichajes, no eran muy exigentes. Una buena posición en LaLiga para los leones se situaba en la mitad de la tabla y en Copa del Rey era diferente. El antiguo «Rey de Copas», debido a este nuevo formato, no se aventuraba a poner una fase como mínima para no fracasar.

¿Están cumpliendo sus objetivos?

A día de hoy, los leones marchan décimos en LaLiga, a ocho puntos de Europa. Hasta el momento, en la competición doméstica están cumpliendo con lo establecido. El Athletic Club no ha dado señales de debilidad en ningún momento de la temporada y, a pesar de la posición, se trata de un rival muy incómodo de vencer.

La alegría ha llegado en la Copa del Rey. Si la idea previa de la directiva respecto a esta competición no era ambiciosa, la sorpresa es abrumadora. Los de Gaizka Garitano, a base de goles en los últimos minutos y sufrimiento, se han colado en la final de esta nueva Copa del Rey. Además, dándose una final vasca 93 años después de la anterior, un hito histórico que se recordará en la posteridad.

Previsión hasta final de temporada

En medio del parón de fútbol debido al COVID-19, Gaizka Garitano y los suyos descansan con los deberes hechos. Una final de Copa del Rey y la décima posición en la mano avalan a un técnico muy querido entre los leones. En la competición doméstica no se espera mucho más del Athletic Club, siendo la plaza que ocupan la que realmente merecen.

En la Copa todo es diferente. Quizás la Real Sociedad parta como favorita e incluso tenga más presión debido a la gran temporada que está realizando. Pero si hay algo seguro del Athletic es que nunca se da por vencido. La final, se juegue cuando se juegue, seguramente será vibrante y emocionante como la que más. Así pues, los leones van con mucha ilusión y sin presión a la que, seguramente, sea la final más bonita en su historia.

Últimas Noticias