|ANÁLISIS| Levante: en busca de la calma como estado permanente

El Levante Unión Deportiva es uno de esos equipos que parece acabar cómodamente la competición liguera todas las temporadas. Si bien esto es cierto, su irregularidad a lo largo de la campaña les condena a no poder aspirar a puestos superiores en la tabla. Dicho con otras palabras, desde que Paco López llegó al banquillo granota en 2017, los valencianos no han coqueteado en exceso con el descenso, pero su variable ritmo a lo largo del año no le permite mirar más allá de la mitad de la clasificación.

Estilo de juego

López trató de implantar un juego de gran velocidad a su llegada a Valencia. Y, efectivamente, este año se está haciendo gala de ese estilo de juego con una plantilla conformada, entre otras cosas, por centrocampistas de una gran calidad. Bajo la batuta de Campaña, la medular granota es la principal arma que tiene el técnico español para hacer daño a sus rivales.

El entrenador de Silla se escuda en su clásico 1-4-4-2, aunque con algunos matices. Han sido varias las ocasiones en las que el centro del campo ha formado un rombo y no una línea recta con las bandas marcadas. Esta situación se suele dar cuando están en el terreno de juego Campaña, Rochina y Bardhi acompañados por un pivote defensivo. Pese a ello, estando los tres futbolistas en el campo también ha apostado por el juego de Rochina y Bardhi más escorados a banda. Con ello, López demuestra que pese a basarse en este tradicional esquema, puede matizarlo según las circunstancias del encuentro.

Claves ofensivas

El Levante tiene una escuadra muy ofensiva. La presencia de centrocampistas con un gran toque de balón permite que la circulación del esférico se efectúe de forma muy rápida, lo que provoca el desorden de la defensa rival. Así, podríamos decir que la principal clave en ataque de los de Paco López es el movimiento del cuero a gran velocidad, acompañado de constantes desmarques tirados por los extremos (en caso de que jueguen), de los mediocampistas más adelantados y de los propios delanteros.

Por otro lado, cuenta con delanteros que se adaptan muy bien a lo que pide el técnico. Tanto es así que el único “nueve” clásico que hay en la plantilla es Borja Mayoral, que no suele salir de titular en las alineaciones. Los otros delanteros, como son Roger Martí o Sergio León, son veloces, con facilidad para el regate y con una gran capacidad para buscar los desmarques y los huecos con los que generar peligro.

Es tal la apuesta por este tipo de juego ofensivo que en algunos casos la punta de ataque ha estado formada por uno de estos dos delanteros junto a Morales, extremo de gran velocidad que tiene una inmensa habilidad para encontrar desmarques.

En la actual campaña, el máximo goleador de la plantilla se trata de Roger Martí, que acumula once tantos.

Claves defensivas

Probablemente, la razón por la que el conjunto valenciano no se puede permitir llegar a puestos europeos es su problema en la defensa. El conflicto que hay en la línea de atrás viene de largo, y es que López no ha sabido frenar la sangría goleadora desde que llegó al Levante.

Pese a tener una defensa muy completa y de buen nivel, el rendimiento defensivo global del equipo deja mucho que desear, especialmente cuando juegan lejos del Ciudad de Valencia. Con una línea formada por dos centrales y dos laterales, el conflicto comienza con la clara vocación ofensiva de los defensores de banda. Futbolistas como Toño, Clerc o Miramón suelen buscar posiciones adelantadas para generar superioridad numérica en los laterales del campo. Esto se traduce que atrás queden casi desamparados los dos centrales con el pivote defensivo.

Por otro lado, el técnico valenciano parece no haber encontrado una pareja de centrales titular. Han sido muchos los futbolistas que han pasado por la zaga granota, siendo el único que realmente se ha ganado la titularidad Rubén Vezo. Su acompañante en cada encuentro suele ser una incógnita, lo que da lugar a un rendimiento muy irregular en defensa.

Pese a ello, en posiciones defensivas el Levante cuenta con uno de los jugadores revelación de la actual temporada: Aitor Fernández. El guardameta llegado del Numancia es el futbolista que más minutos ha disputado, siendo esencial para el equipo en todos los encuentros. Pese a no estar luchando por el Zamora por la gran cantidad de goles que encajan los granotas, es uno de los porteros que más paradas realiza de la LaLiga.

Previsiones antes de la temporada

Al comenzar la pretemporada del pasado verano, el objetivo en mente de todos los hinchas granotas era lograr la permanencia de forma holgada. Una vez conseguida esa meta, por qué no soñar con llegar más arriba y meterse en la lucha por los puestos europeos.

Para ello, la directiva del club valenciano buscó futbolistas en el mercado con los que mejorar la línea defensiva. Como consecuencia llegaron Vezo, Miramón y Clerc, siendo estos dos últimos muy necesarios después de que en la campaña pasada la escasez de laterales provocara el agotamiento de los jugadores que ocupaban esa posición. Además, el fichaje de futbolistas como Radoja, Melero, Sergio León y Hernani parecían hacer ascender el nivel de la plantilla.

Objetivos

A día de hoy, los de Paco López cumplen su objetivo, encontrándose a ocho puntos de los puestos de descenso. Sin embargo, no deben confiarse pues justo antes de que el Covid-19 paralizara la competición doméstica, parecía que equipos como el Mallorca o el Leganés seguían con ganas de “dar guerra”. Dicho de otra forma, si no siguen sumando en todos los encuentros se podrían meter en un inesperado aprieto.

En lo que se refiere al lejano sueño europeo, se encuentran a 12 puntos de la sexta posición y a nueve de la séptima. Si bien es cierto que es muy complicado meterse en esa lucha, si hay alguna liga en la que cada fin de semana todo puede cambiar es en la española, por lo que nunca se sabe.

Previsión para lo que queda de temporada

Si LaLiga se reinicia, el Levante contará con 11 choques para poder alejarse de forma definitiva del descenso y acercarse a las posiciones más altas de la tabla. La irregularidad de esta escuadra hace difícil que se pueda llevar a cabo una predicción clara sobre su futuro en la competición.

Pese a ello, me atrevería a decir que si logran rendir como visitantes al nivel que juegan en el Ciudad de Valencia, es muy probable que puedan meter presión a los equipos de arriba, y que la hinchada granota pueda disfrutar de este fin de campaña.  

Últimas Noticias